Olga Tañón: "la verdad puede esperar y yo voy a esperar”

10/13/2012 |08:49 a.m.
Olga Tañon (Archivo)  
Olga Tañón evitó anoche viernes demostrarle al público de Miami la travesía por la que sufre en su vida personal.

Olga Tañón evitó anoche viernes demostrarle al público de Miami la travesía por la que sufre en su vida personal.

En tarima, como dice el viejo refrán “el espectáculo debe continuar”, fue exactamente lo que hizo la Mujer de Fuego.

Siendo uno de los pocos conciertos en Miami donde el artista logra interactuar con sus fanáticos.

Desde presentarle a los asistentes una joven autista, portar un aparato para que una chica con problemas de audición pudiera escucharla cantar y hasta bajar del escenario a cantarle una serenata a un matrimonio seguidores de su carrera fueron algunos de los momentos que la gente de Miami pudo disfrutar en el teatro del Fillmore.

“En el torbellino se encuentra la luz. Celebremos esta noche llena de bendiciones”, dijo Tañón a su público tras cantar las primeras tres canciones de la noche que arrancó con “Serpiente mala”.

Momentos antes del concierto, Tañón se encontró con la prensa para responder preguntas a los medios ansiosos por escuchar alguna declaración nueva ante el caso que mantiene en corte con su ex esposo el ex pelotero de grandes ligas Igor González y el estado de salud de la hija de ambos Gabriella Marie.

La conferencia comenzó por aclarar la salud de Gabriella Marie, de 16 años, quien tiene varios padecimientos y que esta semana recayó ante una baja de su hemoglobina y de sus plaquetas rojas.

“Gabriella está bien, está estable. Quiero aclarar que en ningún momento dije que Gabriella había sangrado cerebralmente”, explicó quien si su hija estuviera delicada de salud hubiera cancelado el concierto y quien espera más respuestas de los médicos la próxima semana.

La describió como “una angelito de amor” que “siempre canta” aunque esté enfermita y actualmente en silla de ruedas por estar débil.

Tras hablar un poco más sobre la enfermedad de Gabriella fue el único momento en que sus ojos se llenaron de lagrímas. 

Ante las preguntas sobre la demanda de 3.1 millones que la merenguera radicó contra el ex pelotero por daños y perjuicios, difamación e incumplimiento de contrato a finales de septiembre por patria potestad de Gabriella Marie que desea el actual esposo de la artista Billy Denizard respondió “para mi ha sido muy duro, muy difícil”.

Visiblemente afectada añadió que no hablaría del caso y remitió que la información oficial fue presentada por su abogada Heileene Colberg distribuída en la tarde del viernes.

La misma señala que la petición de la demanda continuará en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan a pesar que la corte desestimó parte del documento en cuanto a la patria potestad y las capitulaciones que serán vistas en la corte de Arecibo.

“Al fin y al cabo lo que yo necesito es salud para Gabriella. En el momento que yo vaya hablar, con mucho gusto voy hablar. Quiero llevarlo de la forma correcta y no como los otros lo están llevando” insistió.

Por eso reiteró que “tengan calma, yo no tengo prisa” ante aquellos que la acusan de mentirosa.

“A mis maravillosos 45 años en la vida de Olga Tañón no hay prisa. Lo que necesito es vivir la vida con mis hijos y con mi esposo que ha sido más que fuerte con todo”, expresó mientras Denizard la escuchaba detrás de las cámaras de televisión.

Así subrayó “hay que aprender a esperar. La mentira es la única que ha tenido prisa de correr y llegar primero. La verdad puede esperar y yo voy a esperar”.

Tras su aparición en Miami, Tañón estará hoy sábado en House of Blues en Orlando, Florida donde “ya se vendió todo” después de siete años.