Prince Royce se presentará en Viña del Mar

02/25/2012 | 10:13 p.m.
Prince Royce,actuará en el Festival de Viña del Mar, en Chile. (Archivo)  
Dice que su familia le ayuda a no perder la cabeza por la fama.

El joven artista de bachata Prince Royce, que este domingo actuará en el Festival de Viña del Mar, en Chile, confesó hoy que su familia ha sido un pilar fundamental para mantener los pies en el suelo y no caer en los vicios de la fama.

"Quizás fue un poquito difícil al principio llegar a la fama tan rápido (...), pero creo que mi familia siempre me ayudó mucho con eso. Mantenerme firme, mantenerme enfocado", dijo el intérprete estadounidense de origen dominicano en la rueda de prensa previa a su concierto de este domingo en la Quinta Vergara

Y es que en menos de dos años, la vida de este intérprete de 23 años nacido en El Bronx de Nueva York ha dado un giro de 360 grados gracias a la publicación su primer disco, con el que ha rejuvenecido el género y ha recibido tanto el reconocimiento de la crítica como de sus seguidores.

Ante este éxito meteórico e inesperado, explica que el ingrediente principal para no acomodarse es tener su familia unida, algo que resulta "una bendición para no caer en los vicios", afirmó.

"Quizás ha llegado la fama, quizás ha llegado dinero, pero algo tan simple como una llamada de mi mamá puede cambiarme el día o puede ser algo importante en mi vida", enfatiza orgulloso.

Además de la unión familiar, Royce también se fija en la trayectoria de artistas consolidados como los mexicanos Maná, con los que recientemente ha editado el tema "El verdadero amor", para mantener el ritmo y no naufragar en los aires que a veces conlleva la fama.

"Si sigo teniendo éxito de aquí a cinco, diez años quiero ser como Enrique Iglesias o como Maná, que son artistas que a pesar de sus éxitos, de tanta trayectoria, todavía siguen creando música", señala el artista.

Preguntado por su relación con la banda de bachata "Aventura", Royce negó que exista una rivalidad con su líder, Romeo Santos, y reconoció que el éxito del grupo dominico-estadounidense no significa ni mucho menos una amenaza para él.

"No lo veo como una rivalidad. Estuve con Romeo en Nueva York dos semanas atrás (...) Si a él le va bien a mi también me va bien. No estoy aquí para quitarle la luz a un artista", matiza.

Al terminar el acto, Royce recibió de manos de su discográfica el doble disco de platino por haber vendido más de 15,000 discos en Chile, un reconocimiento que le aportará aún más energía para convencer mañana al público del anfiteatro de la Quinta Vergara.

"Compartir escenario con personas como Luis Fonsi, Luis Miguel o Juan Luis Guerra y ser parte de este festival es un gran honor", agregó.