Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Sube el telón en el CBA

Por Patricia Vargas Casiano 01/11/2018 |11:45 p.m.
La reapertura de la sala principal estará a cargo de Lucecita Benítez con su concierto el 10 de febrero.
Lucecita Benítez (Archivo)  

El edificio principal del Centro de Bellas Artes (CBA) en Santurce celebrará su reapertura el 20 de enero con la puesta en escena de Blanca Nieves, del Ballet Juvenil Danzarín, en la sala René Marqués. 

Mientras que la cantante Lucecita Benítez tendrá el honor de reestrenar la Sala de Festivales Antonio Paoli el 10 de febrero con su concierto Traigo un pueblo en mi voz en una producción de Rafo Muñiz. 

Así lo anunció Jetppeht Pérez de Corcho Morgano, gerente general de la institución, quien se mostró muy optimista con Primera Hora por todas las peticiones que ha recibido de productores de teatro, eventos musicales y ballet. También porque con el regreso de las actividades culturales de la entidad -luego de que el huracán María lo dejará sin energía eléctrica- se reactiva Santurce.

“El centro está energizado y el transformador que instalamos estará funcionando hasta que se compre uno nuevo. El problema mayor fue con un transformador eléctrico que se encontraba en la subestación que se dañó y en Puerto Rico no existe otro; se hace a la medida en Estados Unidos y enviar a reconstruirlo se toma entre 30 a 35 semanas. Nos movimos en Puerto Rico y encontramos uno usado, en buenas condiciones, que era de una farmacéutica. Se instaló el 17 de diciembre y el 22 de diciembre se logró energizar Bellas Artes”, explicó Pérez de Corcho Morgano.

El joven ejecutivo afirmó que las salas no sufrieron daños estructurales graves.

“Durante todos estos meses se restauraron los pisos de las salas René Marqués y la Antonio Paoli. Se limpiaron telones, conductos de aire acondicionado, butacas y alfombras. El teatro, por la forma que está construido, no tiene ventilación y acumula humedad, y ahora fueron tres meses, sin daños mayores”.

Señaló que la compañía aseguradora del CBA sólo ha desembolsado entre un 10% y un 15% del dinero por reclamaciones.

“La restauración se realizó con el dinero que había en unas cuentas que se mantienen para casos de emergencias”.

El administrador calculó en sobre $300 mil los desembolsos y pérdidas del CBA: “Los gastos de limpieza fueron $90 mil, los del transformador ronda en los $83 mil con las pruebas y requerimientos de energía eléctrica, y la pérdida por los eventos que se cancelaron, que se calcula en alrededor de $106 mil”. 

El administrador indicó que durante los meses que el centro se mantuvo cerrado no se detuvo la actividad cultural y se lograron realizar 36 eventos entre septiembre y diciembre.

“Con todo y la crisis, y la falta de energía, pudimos, con generadores, celebrar actividades en la Sala Sinfónica Pablo Casals, algunos conciertos gratuitos para el público en la Plazoleta y eventos de ballet de la compañía Mauro. Además, la Sala Sinfónica se usó además para que FEMA pudiera educar a la ciudadanía en sus reclamaciones”, detalló.

Regresa a la portada