Viva la pasión por Menudo (Ve vídeo y fotogalería)

06/05/2010 | 09:58 p.m.
Ray Reyes, René Farrait, Charlie Massó, Johnny Lozada, Miguel Cancel y Ricky Meléndez, pusieron a gozar a sus fanáticos en el concierto El Reencuentro: One More Night. (Primera Hora/Ana María Abruña)  
Euforia entre los fanáticos de Menudo que presenciaron esta noche el concierto El Reencuentro: One More Night, en el Coliseo de Puerto Rico, en Hato Rey.

Queda algo de la euforia que causaba Menudo en las pasadas tres décadas. El Reencuentro: One More Night lo demostró la noche del sábado en la versión reducida del Coliseo de Puerto Rico, en Hato Rey. Durante más de una treintena de canciones, los hombres –ya no son unos chicos– mantuvieron al público de pie y desbordante de energía, aunque no tanta como en las versiones de El Reencuentro de 1998 y 2005.

Se contaban con los dedos las personas que permanecieron sentadas cuando los ex miembros del extinto grupo ochentoso Ricky Meléndez, Johnny Lozada, Ray Reyes, René Farrait, Charlie Massó y Miguel Cancel entraron al escenario vestidos de gala tras una explosión de pirotecnia justo a las 9:17.

La imponente luminotecnia dejaba al descubierto a los cuerpos meneándose, aplaudiendo y cantando al ritmo de A volar mientras los cantantes convertían la tarima en el trono de su imperio, liderado en esta apertura por la voz de Miguel, la misma que una hora y media después motivó lágrimas con Cuándo pasará, canción bañada con una lluvia de cenizas desde el techo.

Como flautistas de Hamelín, durante cada número dirigieron los movimientos que imitaban al instante los emocionados espectadores, quienes casi llenaron el recinto. La música y las coreografías siguen siendo   las mismas, lo que se constató en imágenes de sus comienzos proyectadas en tres pantallas gigantes.

En Chicle de amor, Tú te imaginas, Chiquitita, Zumbador y otras, Ray, el menos esbelto, hizo delirar a las jóvenes, niñas y señoras presentes, a juzgar por los gritos. Lo mismo ocurrió con René, cuyas manos se desplazaron varias veces hacia su entrepierna durante la interpretación de Voy a América, El ayer, Rock TV y Súbete a mi moto, con la que cerraron el show a las 11:50 de la noche.

“En un concierto normal, hace unos cuantos años, hubiéramos seguido con el próximo tema, pero ya tenemos 40 años. Pero ya, en serio, queremos darles las gracias por acompañarnos en esta noche. En 2005 quisimos presentarnos aquí (en el Choliseo), no pudimos, fuimos al (coliseo Roberto Clemente, en Hato Rey), pero por fin estamos aquí y se lo agradecemos”, expresó Ricky antes de cantar Dame un beso y pedir a las parejas que se unieran, lo mismo que logró un rato más tarde al entonar Y yo no bailo y Cámbiale las pilas.

La faceta sentimental del amor llegó de la mano de un cambio de ropa y la voz de Johnny en Clara, seguida por la de René y su cara de tristeza al cantar Quiero ser. El primero, quien ha labrado una carrera como actor en México, se robó incontables miradas con cada guiñada que hacía. Antes de Mi banda toca el rock, además,  protagonizó una coreografía con percusión con la que destacó su atlética y sensual figura.

Del mismo modo, Charlie demostró que sigue siendo teniendo La chispa de la vida con Mi mejor amiga, No te reprimas,  Amistad y Acércate, que dedicó a su “gran amiga, Marisa (Baigés)”.

En la mitad del concierto, todos protagonizaron dos popurrís, uno acústico y otro disco, todos coreados casi en su totalidad por el público. Luego de otro recorrido por sus éxitos, el grupo hizo un homenaje a distintos países del mundo que les dieron fama. La flor de la canela, La murga, Cielito lindo, Pavo real, Buen borincano y Habito una tierra luz, entre otras letras acompañadas del cuatro de Christian Nieves, formaron parte de la conmemoración.

En el espectáculo, los muchachos tuvieron tres cambios de ropa, todos con accesorios que destacaron su sensualidad.

Fanáticos eternos
Las muestras de cariño entre los fanáticos eran evidentes en sus gestos y en pancartas como la que prepararon los hermanos y primos Idalia, Jessika, Rosa y Virgilio Padilla. “No se deben retirar. Ellos siguen siendo guapos y cantan y bailan bien. Nunca surgirá un grupo que los supere”, indicó a este diario Idalia, proveniente de Miami.

“Ellos fueron de los primeros que empezaron estos conciertos así tan masivos”, opinó Virgilio.
Sin duda, sigue viva la magia del conjunto, cuyos integrantes han variado desde su fundación en 1977 y su disolución en 1997, cuando adoptó el nombre de MDO. Banderas de México, Brasil, Perú, Venezuela y hasta Japón se ondearon en el área de arena.

“¡Gracias por una infancia increíble!”, resumió Ray  el sentimiento mutuo entre la audiencia y los artistas al terminar Si tú no estás.

El Reencuentro: One More Night fue una producción de Roberto Sueiro y Javier Gómez, y contó con la apertura del cantautor puertorriqueño Ignacio Peña, quien ofreció un puñado de canciones con visuales de concienciación social. A continuación el repertorio interpretado.

Un viaje al pasado
1. A volar
2. Claridad
3. Fuego
4. Chicle de amor
5. La chispa de la vida
6. Susana
7. Voy a América
8. Dame un beso
9. Tú te imaginas
10. Lluvia
11. Clara
12. Quiero ser
13. Dulces besos
14. Popurrí acústico: El momento del adiós, Dos niños, Mi mejor amiga, El ayer, Chiquitita, Por amor
15. Popurrí disco: Los fantasmas, Más, mucho más, Ella, Sólo tú, sólo yo, Voulez Vous
16. Me voy a enamoriscar
17. Zumbador
18. Rock TV
19. A bailar
20. Y yo no bailo
21. No te reprimas
22. Amistad
23. Acércate
24. Si tú no estás
25. Cuando pasará
26. La flor de la canela, La murga
27. Cielito lindo, Pavo real
28. Buen borincano, Habito una tierra luz
29. Coquí
30. Cámbiale las pilas
31. Mi banda toca el rock
32. Súbete a mi moto