Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Wilkins ofrece un festejo "rockmántico"

Por Damaris Hernández Mercado 05/08/2016 |07:43 p.m.
Para sus fans, Wilkins sigue proyectando sensualidad a través de su dramatismo escénico, que inyecta a cada interpretación. ([email protected])  
Su concierto fue el regalo perfecto para algunas madres.

Inolvidable cita. Es así como María Miranda y María Hernández recordarán la celebración de hoy del Día de las Madres. Madre e hija, por primera vez salieron de la cocina de su casa para festejar su día en un concierto. 

 Ambas residentes de Carolina llegaron en la tarde de hoy al Centro de Bellas Artes (CBA) Luis A. Ferré para escuchar y cantar con el cantautor Wilkins, uno de sus artistas favoritos. La pareja de madre e hija revelaron que nunca habían hecho algo distinto que no fuera cocinar para el “familión” por lo que intercambiar trastes y cucharas por temas musicales hizo la velada memorable y perfecta.

En el caso de ellas las taquillas del concierto fueron un regalo del esposo de Hernández. 

“Estamos  emocionadas es nuestro concierto juntas y el día  de madres. Fue tremendo regalo. Vamos por primera vez hacer algo distinto”, reveló emocionada Hernández, hija menor de Miranda.

 
Wilkins ofrece un festejo 'rockmántico'

Su concierto fue el regalo perfecto para algunas madres.


Con ese mismo entusiasmo de ver al “Divino rockmántico” llegaron Alejandrina Cosme Rivera y su hija Ingrid Rodríguez desde Naguabo. La hija quiso complacer a su progenitora para festejar con su artista predilecto.

Cosme Rivera sostuvo que siempre asiste a los conciertos de Wilkins porque “me gusta todo de él”.  Ella es de las seguidoras del artista que recuerdan la carrera del mayaguezano en la década del 80 con los éxitos "Tratándose de ti", "Mi problema eres tú" y "Te mataría", todos  interpretados por el cantante durante su presentación.

Desde el público y tras la pregunta del artista una madre agradeció  a viva voz que su hijo le regaló los boletos del concierto. Ella al igual que el resto de  la madres que asistieron a la velada musical acompañadas de sus hijos e hijas salieron complacidas y satisfechas de poder  estar junto a su ídolo por espacio de más de dos  horas  que duró el espectáculo denominado “Wilkins, concierto para las madres”. Wilkins inició su recorrido musical de más de cuatro décadas  a las 5:24 p.m. en un viaje que incluyó 22  canciones y  cuatro medley, todas evocando las diversas etapas artísticas del cantautor que  pensó que no regresaría  a los escenarios luego de enfrentar una bacteria que le provocó una infección  en la espina dorsal y estuvo a punto de morir. Una vez regresó en el 2013 a los escenarios el cantante puertorriqueño se ha mantenido muy activo con diversas presentaciones  en la Isla. 

Con los temas “No se puede morir por dentro”, “Esto si es amor” y “Candilejas” recordó sus inicios en la década de 70.

“Estas canciones fueron éxitos hace  40 años y todavía tienen el poder de seguir  juntándonos”, expresó el  artista que logró  la conexión con sus  fanáticos desde el primer tema del recital que fue “Amarte a ti”.

Si algo tiene  el artista es que en el escenario aviva al público de un solo golpe sin importar  el tiempo. Ya sea  a través de las románticas letras o de sus movimientos electrizantes de piernas, cadera y manos Wilkins desata la euforia y la fidelidad de sus seguidores. Para sus fans, Wilkins sigue proyectando sensualidad a través de su dramatismo escénico, que inyecta a cada interpretación. No faltaron los “te amo” y “eres mío” de parte del público que casi  ocupó por completo la Salas de Festivales del CBA. Los elogios provocaron que la voz de “Margarita” confesará; “que bien se siente que griten Wilkins tú eres mío sobre todo a los 49 años”, desatando carcajadas entre los asistentes. Durante todo el concierto el artista se  mantuvo conversador con el público.

Sobre el desempeño vocal del artista, cabe destacar que contrario a sus  inicios las notas agudas no siempre las logra ni tampoco los  sostenidos. No obstante esto pasa inadvertido por el público que canta los estribillos  de las  canciones ante la ausencia de voz. Esto se  notó mucho en el tema “Te amo” en el que recurrió a la corista para las  notas altas.

El artista, al igual que en presentaciones  anteriores, comunicó sus creencias cristianas con los  temas “Un nuevo amor” y  “Cómo no creer en Dios”. Cabe destacar que Wilkins fue uno de los primeros  artistas populares en grabar temas  cristocéntricos y comercializarlo fuera del género de la balada y el rock.

La cumbia y el ritmo llegó  con los éxitos “Sopa de Caracol”, “Margarita”, “Y que culpa tengo yo” y  “Lambada”. En algunos de estos temas el público saltó de su butaca  para bailar. Entre los  temas más aplaudidos figuraron “Qué me pasa contigo”, “Bella sin alma”, que incluyó la silla que  arroja al suelo y “Sereno”.

El cantante  agradeció a todos los asistentes  por  hacer el “sacrificio de estar conmigo en un día tan especial. Que la sigan pasando bien. Feliz Día de las Madres”.

Wilkins fue reconocido en medio del concierto, por el director del CBA, Ricardo Cobián como el primer artista popular en presentarse en la Sala de Festivales. Esto fue en el 1981 y ambos recordaron tan importante momento en su carrera. 

Regresa a la portada