Cristina Soler toma riesgos en la dirección

08/31/2012 | 00:00 a.m.
La actriz Cristina Soler dirige la comedia “La mujer de dos”, que se presentará a partir de este fin de semana en el Centro de Bellas Artes de San Juan. (Suministrada)  
Por segunda ocasión, Cristina Soler experimentó una sensación de inseguridad y miedo, que, en vez de paralizarla, la invita a ser creativa.

Por segunda ocasión, Cristina Soler experimentó una sensación de inseguridad y miedo, que, en vez de paralizarla, la invita a ser creativa.

Soler se desempeña como directora de la comedia teatral “La mujer de dos”, que se presentará este fin de semana y el próximo en la sala de drama del Centro de Bellas Artes de San Juan.

Este trabajo cómico, que define como “una burla al teatro del absurdo”, contará con las actuaciones de Tita Guerrero (“Maritere”), Jorge Castro (“Milton”) y Ernesto Javier Concepción (“Carlos”).

La artista se estrenó en esta faceta en el verano de 2008, cuando dirigió la comedia “¿De qué se ríe la perra?” en el Festival de Teatro del Tercer Amor de la compañía Teatro Coribantes. Su trabajo le mereció el premio de mejor dirección.

“Mi zona de confort es la actuación, Como directora tengo una responsabilidad más grande porque, lo que escoges o decides, puede llevarse a alguien enredado. También, en el proceso, afloran las inseguridades y los miedos de que si tomaste la decisión correcta, pero he hablado con otros colegas directores y me dicen que todo esto es parte del proceso”, expresó Soler, quien ha explorado la dirección en la televisión.

“Después del estreno, te digo”, bromeó sobre si retomaría esta aventura artística.

“Me sucede cuando actúo también, en que hay momentos en que me digo por qué no cojo un avión o por qué dije que sí. Pero el que no se cuestiona ni se arriesga es un mediocre, así que me lancé”, añadió.

Mencionó que, además, en el proceso de estudiar el libreto de Murray Schisgal se dio cuenta de que no era tan sencillo como le pareció en la primera lectura. “Cuando lo leí, pensé que era realista full, pero luego descubro que realmente es una burla al teatro del absurdo. Del ser humano que se cree que el mundo está en contra de él. Es una crítica a la comedia perfecta norteamericana con situaciones absurdas”, indicó al señalar que mantuvo el texto en la época de los 60 por las líneas que hacían referencia a las posturas de las mujeres de ese tiempo, que no tienen nada que ver con los puntos de vista actuales.

Soler describió el texto como una radiografía del amor y del matrimonio. Anticipó que la trama muestra a un hombre que quiere culminar su matrimonio. Para lograrlo, él le presentará su esposa a un amigo, pero luego quiere regresar a la relación.

Para boletos, puede comunicarse al (787) 792-5000 y (787) 620-4444.