'La sagrada familia' rompe con las etiquetas

Por Amary Santiago Torres 12/19/2013 | 04:21 p.m.
Carlos Vega, Naymed Calzada, Lizmarie Quintana, Jorge Castro, Alfonsina Molinari y Marian Pabón creen firmemente en la propuesta teatral de la directora Emineh de Lourdes. (gerald.lopez@gfrmedia.com)  
La desaparición de dos niños será la excusa para exponer las situaciones entre las parejas.

Los artistas Alfonsina Molinari, Marian Pabón, Lizmarie Quintana, Naymed Calzada, Jorge Castro y Carlos Vega defienden el proyecto teatral La sagrada familia, como si cada uno fuera el autor del texto. 

Todos creen firmemente en la propuesta de la directora Emineh de Lourdes, quien con este libreto une su voz a los que abogan por la igualdad. 

La pieza muestra a dos parejas, una compuesta por dos lesbianas y otra por un hombre y una mujer. La desaparición de sus niños será el pretexto para unir a ambas familias que parecen distintas, pero al final del día tienen los mismos problemas y preocupaciones. 

“Es un análisis psicológico de cómo reaccionan estas dos parejas a un evento en que desaparecen los hijos de cada una. Todos vamos al psiquiatra para ver si él puede descifrar una nota, que viene a ser un acertijo. En la búsqueda de los niños, se dan estas situaciones de parejas frente al psiquiatra”, explicó Jorge Castro. 

La sagrada familia se presentó el pasado verano como parte del  Festival de Teatro del Tercer Amor. Ahora la producción repite, con la integración al elenco de Castro, el 20, 21, 27 y 28 de diciembre en el Teatro Coribantes en Hato Rey.  

 
Entrevista al elenco de 'La sagrada familia'

La desaparición de dos niños será la excusa para exponer las situaciones entre las parejas.


Los intérpretes mencionaron que la trama presenta a “Negri” (Quintana) y “Sofía” (Molinari), quienes son madres de “Mía”. La niña es paciente del psiquiatra “Buitrago” (Vega), quien cuenta con la asistencia de una mujer con múltiples personalidades a cargo de Naymed Calzada. La otra pareja está compuesta por “Elena” (Pabón) y “César”  (Castro), padres de “Joseph”. El niño se escapa con la niña. 

“Con toda esta discusión de los derechos de la comunidad LGBTT (comunidad lésbica, gay, bisexual, transgénero y transexual), esta obra tiene grandes aciertos porque trata a una pareja lesbiana de una manera completamente normal, fuera de la percepción que puede tener la mayoría de la sociedad. Se van presentando los problemas de comunicación de esa pareja lesbiana, que son los mismos de la pareja heterosexual”, añadió Castro. 

Ese sentido de igualdad es el  que se impone en la pieza, agregó Quintana. “No le busques más etiquetas a las cosas. Todos somos iguales. Nos pasan las mismas situaciones”, dijo. 

Pabón añadió que los temas que se  develan en la trama, como los prejuicios, el respeto, la tolerancia y la equidad,   permitirán que la audiencia se identifique sin importar su orientación sexual. 

Vega indicó que  le atrajo de la propuesta la forma en que  la directora trabajó  desde la naturalidad y la cotidianidad. “Me gusta que no hay un discurso ni un panfleto. Estoy cansado del discurso y del panfleto porque nos quedamos ahí. Esta obra refleja la cotidianidad y el respeto al ser humano. La vida es así, está aquí y tienes que bregar. Es una aportación valiosa”, expresó Vega. 

Calzada señaló que los temas se presentan en el marco divertido de una oficina de un psiquiatra pediátrico, cuyos colores invitan a los adultos a un juego. Dijo, además, que habrá bailes y canciones que complementarán la historia de drama y comedia. 

Una voz con fuerza 

Los intérpretes coincidieron en que, cuando tuvieron en sus manos el texto de la directora Emineh de Lourdes, se reafirmaron en que nuestro teatro goza de una voz que tiene mucho que decir acerca de la sociedad puertorriqueña.   

“El valor principal de la obra es que ha surgido una nueva dramaturga, la directora. La obra está escrita de una manera inteligente y se atempera a la realidad que estamos viviendo en Puerto Rico”, expresó Castro.

Molinari destacó  que el texto pudo nutrirse de las aportaciones de cada uno de los actores, quienes trabajaron mano a mano con la directora. “Escucha lo que su elenco tiene que aportar”, dijo Molinari al tiempo que “es raro encontrar a una persona que tenga un humor tan negro como ella y a la vez un alma de niño”. 

La sagrada familia tendrá su versión fílmica pronto  tras ser seleccionada por la Junta Consultiva de la Corporación de Cine de Puerto Rico.