Pura pocavergüenza en 'Los tres cornudos'

06/15/2012 |
La actriz Magali Carrasquillo se remontó a sus años universitarios para construir su personaje, “Cinthia”, que requiere exagerar sus gestos y movimientos del cuerpo.  (Suministrada)  
Magali Carrasquillo se une al elenco que explora el género de la comedia del arte.

La puesta en escena de Los tres cornudos está enmarcada en la celebración de los 25 años de la compañía Aleph, la exaltación del trabajo de la profesora Gilda Navarra –que presentó la pieza en 1972– y la realización de un texto perteneciente al género de la comedia del arte, poco explorado en el teatro profesional.

Todo lo anterior tiene muy entusiasmada a la experimentada actriz Magali Carrasquillo, quien se remontó a sus años universitarios para adentrarse en este montaje de comedia del arte, en el que los personajes se distinguen, entre otras cosas, por exagerar sus gestos y movimientos del cuerpo, y algunos actores utilizan máscaras para acentuar características particulares.

“Es todo un retrato de la infidelidad, las trampas que hace la gente y la falta de escrúpulos”, anticipó Carrasquillo sobre la trama de la comedia protagonizada por los tres cornudos, interpretados por Gerardo Ortiz, Carmelo Santana y Julio Ramos, quienes estarán acompañados por Provi Seín, Evelyn Rosario, Ramfis González, Luis Felipe Meléndez, Marcelino Puig y Carlos Feliciano. El profesor Rafael Fuentes está a cargo de la dirección.

La pieza Los tres cornudos, auspiciada por el Instituto de Cultura Puertorriqueña, se presentará este sábado, a las 8:30 de la noche, y el domingo, a las 4:00 de la tarde, en el teatro Francisco Arriví, en Santurce.

“La pieza tiene valores de producción en el vestuario y la escenografía de época (siglo XVI). Lo que me parece curioso es que, sin importar la época, las pasiones humanas se siguen pareciendo. Es un retrato de la pasión y de la debilidad humana”, expresó Carrasquillo, intérprete de “Cinthia”, una cocinera y “esposa de uno de los cornudos y amante de un títere oportunista”.

“Es bien graciosa sin caer en lo ofensivo. La gente disfrutará de un estilo particular de teatro pero muy cómico. La gente no se tiene que sentir intimidada por la cuestión de época porque esto es una pocavergüenza”, añadió.

Contrario a otras producciones, la actriz y sus compañeros llevan cuatro meses de intenso trabajo, que se tradujo a sólo cuatro funciones teatrales. Los costos de producción, la limitación de fechas disponibles y el descuento a personas mayores de edad forman parte de la realidad de los productores y actores del teatro nacional. “Es muy triste porque pareciera que todo apunta a que se acabe el teatro, pero no lo van a conseguir y resistiremos como sea. No vamos a dejar el teatro por más impedimentos que haya. Es nuestra vida y el país lo necesita”, puntualizó.

Para boletos, llame al (787) 792-5000.