Ángel “Junior” Torrealba le pide la renuncia al presidente de la Junta de Directores de WIPR

Por Mariela Fullana Acosta / mfullana@primerahora.com 03/08/2013 |11:29 a.m.
Torrealba dijo que su caso en el tribunal está estancado. (teresa.canino@gfrmedia.com)  
También exigió la dimisión de los miembros de la Junta.

El productor Ángel “Junior” Torrealba regresó ayer a los portones de la Corporación de Puerto Rico para la Difusión Pública, en Hato Rey, esta vez para pedirle la renuncia al presidente de la Junta de Directores de la estación pública, Ralphie Pagán. 

Torrealba, quien también exigió la dimisión de los miembros de la Junta, indicó que su petición respondía a que tanto Pagán como el resto de la Junta, habían sido “cómplices del silencio” en el caso que lleva en contra de la estación pública de radio y televisión  por los derechos de autor del programa Puerto Rico al son del Caribe, el cual alega que le pertenece.  

“Es hora de ponerle el cascabel al gato y he decidido salir otra vez a la calle a dar mi reclamo que es justo y necesario. Por eso he venido a pedirle la renuncia a la Junta de Directores y a su presidente, Ralph Pagán, porque ha sido cómplice del silencio en estos cuatro años de todo lo que ha sucedido en mi caso y en otros casos que han sucedido en este canal”, expresó Torrealba.

El demantante informó que el lunes radicará sendas querellas en el Departamento de Justicia y en la Comisión de Arte, Cultura y Turismo del Senado para que se investigue qué está pasando con su caso.

“Esto ha sido una persecución política... Aquí ha habido una serie de fabricaciones”, denunció el productor  a la vez que ofreció como ejemplo de esa “irregularidad” un supuesto incidente en el que la Corporación trató de registrar el nombre del programa en cuestión en los Estados Unidos cuando ya  estaba registrado en Puerto Rico bajo su nombre.

Al cuestionarle a Torrealba sobre el estado actual de su caso - que lleva seis años en los tribunales- éste dijo que está estancado debido a que los abogados de la Corporación no han entregado documentos y porque “se fueron un mes y pico de vacaciones”. 

“Aquí han renunciado dos abogados, un bufete, y uno se tiene que preguntar cuánto se ha gastado la estación en abogados con este caso y otros más. Aquí todo el mundo calla, pero yo no callo porque yo vengo a decir la verdad y estoy acostumbrado a estar en el campo de batalla”, puntualizó.

El productor, en tanto,  informó que sigue dispuesto a transar la demanda, pero que ya no cree ni en una sola palabra de lo que dicen los abogados de WIPR.

“Un día hablan de $500 mil, otro día de $300 mil, de un millón y los otros días hicieron una oferta de $30 mil. Eso es una burla y no están tratando de resolver nada porque tú tratas cuando vas al tribunal y nunca han ido”, alegó Torrealba, quien es representado  por los licenciados Ángel Cintrón y Zoe Laboy.

Le contesta a Torrealba

Pero las declaraciones de Torrealba contrastan con lo que señaló ayer el abogado Alfredo Castellanos, quien representa a WIPR en este caso. El letrado indicó que el próximo 30 de abril está pautada una vista en el Tribunal de San Juan y que el caso continúa, según el debido proceso de ley.

“Me parece insólito que ya existiendo un señalamiento  para una vista de conferencia con antelación a juicio y con el caso tomando su curso, (Torrealba)  realice una conferencia de prensa  para hacer estas declaraciones”, indicó en entrevista telefónica. 

Castellanos se defendió de los alegatos del productor y precisó que si el caso se ha dilatado ha sido por culpa de los abogados del productor.

“No ha habido prácticas dilatorias y eso está en el récord. Los abogados de él han abandonado el caso y él está frustrado y está haciendo esto para intimidar a la corporación pública”, opinó Castellanos, quien hace dos años está a cargo del caso.

El abogado precisó que recientemente se le hizo una contraoferta a  Torrealba para transar el caso, pero que éste no aceptó. Castellanos se negó a indicar la cantidad de dicha transacción.

“La oferta que se le hizo fue significativamente inferior a lo que ellos están tratando de exigirle a la Corporación y al pueblo de Puerto Rico”, dijo.

Castellanos concluyó que WIPR está en la mejor disposición de negociar el caso, pero enfatizó que no cederá a “presiones e intimidación de asuntos que no conciernan directamente a las alegaciones que están expuestas ante el tribunal”.

El letrado, a su vez, dijo que el contrato que mantiene con la estación pública de radio y televisión es “bien pequeño”, pero no precisó la cantidad. 

“Es imposible ganar dinero con el contrato que nosotros tenemos. Nosotros tenemos un grado de responsabilidad y la Junta de Directores me ha pedido que los ayude por la difícil situación que pasan y  lo vamos a hacer hasta que la Corporación decida cualquier oferta de transacción seria y legítima para ponerle fin a este caso”, acotó Castellanos. 

El caso de Ángel “Junior” Torrealba lleva seis años ante los tribunales. En el 2010 el productor mantuvo una huelga de hambre  por 22 días frente al canal en Hato Rey por no haberse resulto su pleito legal. En este proceso, fue diagnosticado y operado de cáncer en el colon, enfermedad por la que actualmente recibe quimioterapia.