Daniela Alvarado y Luis Gerónimo Abreu disfrutan su romance en Un esposo para Estela

10/14/2010 |
Los actores aseguran que la buena química que hay entre ellos se refleja en su trabajo en televisión y teatro. (Para Primera Hora / Israel González)  

El que piense que ser actor es sólo pararse frente a una cámara y fingir una situación para luego irse a la calle a dar besos, abrazos y firmar autógrafos, está bien equivocado.

Así lo aseveraron ayer Luis Gerónimo Abreu y Daniela Alvarado, protagonistas de la telenovela de Venevisión Un esposo para Estela, que emite la cadena Univisión en Puerto Rico en horario estelar de lunes a viernes a las 7:00 p.m.

Ambos actores llegaron a Puerto Rico para participar hoy del upfront que realizará la cadena Univisión.

Durante un trayecto realizado con Primera Hora desde el Aeropuerto Luis Muñoz Marín hasta el hotel La Concha a su llegada, la pareja de actores coincidió en que la actuación es una carrera que genera muchas satisfacciones personales, pero que también es una carrera que exige mucho respeto por los colegas artistas y sobre todo mucha disciplina.

Por ejemplo, según compartieron los actores venezolanos, besar a la pareja protagonista frente a las cámaras (que usualmente son de las escenas que más encantan a las telenoveleras) no es simplemente sellar los labios e intercambiar fluidos. De acuerdo con Daniela y Luis Gerónimo, besar frente a las cámaras requiere sutileza y buen gusto aún en escenas que sugieren más apasionamiento que romanticismo.

Un poco tímida, la joven actriz opinó que besar a la contraparte de forma explícita “se ve feo”, mientras que el actor se reiteró en que “besar es un asunto serio”.

Dar besos en los labios en las telenovelas no siempre constituye una práctica agradable, confesó por su parte Daniela.

Según la actriz, hay veces en que hay que hacer escenas de besos con personas poco inspiradoras, pero que eso es parte del trabajo. En cambio, Luis Gerónimo no discrimina, según comentó entre risas.

Luis Gerónimo y Daniela, quienes en la telenovela Un esposo para Estela interpretan a “Adriano Alberti” y a “Estela Morales” respectivamente, mantienen una amistad y una relación profesional de muchos años, según compartieron. De hecho, en estos momentos, ambos se presentan en la obra de teatro Hasta que el matrimonio nos separe. La química entre ambos actores es evidente y ha sido cimentada en respeto, según expresaron.

En Un esposo para Estela, Daniela encarna a un personaje que atraviesa por múltiples conflictos internos por problemas de salud (en la visión) y por situaciones familiares en una disputa por una herencia. Esto hace que “Estela” siempre esté arisca y a la defensiva.

“‘Estela’ y yo tenemos algo en común, porque yo tengo mi carácter, pero no tan fuerte como el de ella”, dijo Daniela acerca de su personaje.

Luis Gerónimo, bajo el personaje de “Adriano”, se convierte en el interés romántico de Estela a medida que se va desarrollando la trama.

En Puerto Rico, la telenovela prácticamente está en su etapa inicial y aún se desconoce cómo se desarrolla por completo la relación romántica entre ambos personajes. Desafortunadamente para las seguidoras de la telenovela, Luis Gerónimo no quiso adelantar ni pizca de los próximos capítulos que se verán en Puerto Rico.

Estos actores venezolanos no pudieron identificar algún momento embarazoso durante la filmación de alguna escena, pero sí guardan recuerdos de varias tomas “graciosas”, mencionó Daniela al hacer referencia a los llamados bloopers, como cuando se les olvidan líneas de su libreto o incluso se han caído en medio de una escena.

Además, coincidieron en que las telenovelas tienen un efecto especial en la audiencia “porque muchas de las personas que nos ven se identifican con los personajes o con las situaciones”, mencionó Luis Gerónimo.

Los protagonistas de Un esposo para Estela, por otra parte, se expresaron fanáticos de Puerto Rico y aunque siempre vienen a trabajar, quisieran poder vacacionar en la Isla.

A Luis Gerónimo le unen lazos más sentimentales a la Isla debido a que su padre, el actor Luis Abreu, recordado por haber grabado varias telenovelas en Puerto Rico en los años ‘80, fue pareja de la actriz y animadora boricua Giselle Blondet.