La Comay pide disculpas y llama a "la paz"

12/07/2012 | 07:04 p.m.
Las expresiones del títere se dieron en su programa “SuperXClusivo”, de Wapa, justo cuando manifestantes protestaban frente a las instalaciones de ese canal. (juan.martinez@gfrmedia.com)  
Las expresiones del títere se dieron en su programa “SuperXClusivo”, de Wapa, justo cuando manifestantes protestaban frente a las instalaciones de ese canal.

“La Comay” pidió esta tarde disculpas por sus expresiones en torno al asesinato del publicista José Enrique Gómez Saladín e hizo “un llamado a la paz” a las personas involucradas en el movimiento “Boicot a 'la Comay'” que se mantiene en las redes sociales de Internet.

Asimismo, solicitó que los grupos dejen de protestar para así recordar que “lo importante es esclarecer ese asesinato y todos los demás”.

Las expresiones del titiritero se dieron en su programa “SuperXClusivo”, de Wapa, justo cuando decenas de manifestantes protestaban frente a las instalaciones de ese canal, en Guaynabo, exigiéndole a la gerencia la cancelación de ese espacio televisivo que va al aire de lunes a viernes a las 6:00 de la tarde.

“Quiero decirles que nunca, y no fue la intención ni la mía ni la de Kobbo Santarrosa ni la de Héctor Travieso (el coanimador), ofender... Y ahora soy sincera: si alguna persona se sintió ofendida con lo que dijimos aquí o la manera en que dijimos la información, mira, pues pedimos disculpas”, manifestó la muñeca parlante manejada por el productor Antulio “Kobbo” Santarrosa.

“A los que están en mi contra, mira, respetamos su opinión, pero también los exhortamos a la paz. La violencia sigue pasando desapercibida. Las víctimas no pueden pasar a un tercer plano. Yo siempre seguiré defendiendo a toda, toda persona que sea víctima de estos bandidos. Ustedes saben que yo siempre me he destacado por defender al pueblo”, prosiguió en su intento por apelar a los sentimientos de los televidentes.

En su programa del pasado martes, “La Comay” responsabilizó a Gómez Saladín de su muerte. “Mi pregunta es qué hacía José Enrique Gómez Saladín en la calle Padial, en Caguas, donde es un foco de homosexualismo, prostitución y de cuanta cosa hay... La pregunta es, ¿se buscó esto este señor José Enrique Gómez Saladín? ¿Tenía amistades con estas personas? ¿Anteriormente este señor era cliente de estas personas? ¿Tenía alguna amistad?”, dijo textualmente la marioneta.

Estas expresiones han provocado un movimiento al que hoy, viernes, se sumó el astro boricua Ricky Martin, y que ha involucrado además la retirada de auspiciadores de “SuperXClusivo” de la talla de la cadena de megatiendas Wal-Mart y la aseguradora Triple-S.

“Óigame, todos ustedes saben que SuperXClusivo es el único programa que se ha mantenido firme en dar seguimiento a todos los casos judiciales que se han visto por televión y nosotros hemos logrado lo que en muchísimas ocasiones el Departamento de Justicia y la Policía de Puerto Rico y otros programas televisivos no han podido resolver”, continuó diciendo el títere hoy, viernes.

“Las víctimas no pueden estar en un segundo o en un tercer plano. Vamos a dejar las cosas en su justa perspectiva”, planteó antes de indicar que “el show debe continuar” y proseguir con los chismes, especulaciones y burlas a varias figuras de la farándula.

Por cierto, ayer se mofó de la meteoróloga Susan Soltero, de Univisión, por haber subido de peso. Con Héctor Travieso, estuvieron casi 10 minutos riéndose del abultado abdomen de la telerreportera.

Vuelve y hace lo mismo

No es la primera vez que Santarrosa se disculpa y después vuelve a hacer comentarios similares a los que provocan las reacciones adversas a la muñeca. En 2010, pidió perdón al público y al activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano por usar la palabra “pato” para dirigirse a los homosexuales. Las disculpas se dieron luego de que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) le hiciera un llamado a la gerencia de Wapa ante la radicación de varias querellas en su contra.

Esta situación provocó incluso que Wapa hiciera una campaña de servicio público en la que exhortaba al respeto a la diversidad.

Sin embargo, meses después “la Comay” volvió a expresarse desepectivamente y hacer comentarios risibles acerca de personas a las que adjudicaba ser homosexuales.