Placeholder

Por Mario Alegre Femenías

Sin subtítulos

UC: A Hollis Frampton Odyssey / ¡Alambrista!

05/31/2012

¿Amantes del cine experimental? ¿Qué tal del neorrealismo? Si contestaron ambas o al menos una de las interrogantes en la afirmativa, esta edición de Universidad Criterion tiene algo para ustedes.

A Hollis Frampton Odyssey es una robusta colección de 24 cortometrajes –realizados entre 1966 y 1979- del fotógrafo, escritor, teórico y, por supuesto, cineasta, Hollis Frampton, un pionero del arte digital.

Por otro lado, en ¡Alambrista! (1977), el director Robert M. Young presenta un retrato muy real y aún relevante de la inmigración ilegal mexicana en Estados Unidos con un acercamiento naturalista y de muy bajo presupuesto.

Ambos lanzamientos en Blu-ray bajo el sello The Criterion Collection se reseñan a continuación.


A Hollis Frampton Odyssey

Mi conocimiento del movimiento Avant-Garde se resume en los cortometrajes de Maya Deren, particularmente Meshes of the Afternoon, por lo que estaba muy curioso de adentrarme en esta colección de Frampton. En esencia, Avant-Garde se refiere al uso de la cámara para explorar ideas a través de imágenes desde una perspectiva diferente. Es cine experimental del más alto orden. Lo que en verdad constituye el término “cine arte” que a veces se le aplica incorrectamente a cualquier estreno de Fine Arts.

Frampton encontró en el cine un nuevo medio con el cual descubrió nuevas formas de expresión. “A film is a machine made of images”, expresó el cineasta, descripción que ciertamente se puede apreciar en su trabajo, exento de una narrativa tradicional y, en su mayoría, pretensioso. Pero todo gran arte posee un cierto grado de pretensión.

Hablar de los 24 cortometrajes que se incluyen en esta colección sería excesivo, más aún cuando hay algunos que ni sabría cómo describirlos, mucho menos criticarlos. Lemon, por ejemplo, es precisamente eso: un limón. Siete minutos de un limón que a medida que va cambiando la iluminación, se asemeja a un seno, un pene y, sí, un limón. Manual of Arms son erráticas tomas de amigos y conocidos de Frampton, sin sonido. Zorns Lemma es casi una hora de clips de un segundo de duración de diferentes letreros de Nueva York, editados en orden alfabético, repetidos una y otra vez.

De mis piezas favoritas sobresalen Surface Tension, de 9 minutos, con su rápido recorrido de Nueva York desde el puente de Brooklyn hasta Central Park, y (nostalgia), de 36 minutos, en el que Frampton hace un relato biográfico fuera de cámara a medida que va quemando fotografías.

Debido a su esotérica naturaleza, tengo que confesar que esta no es una colección que estaré viendo muchas veces, pero no puedo negar que fueron un viaje muy interesante. Si pudiéramos decir que las películas narrativas son las novelas del medio cinematográfico, el Avant-Garde es su poesía.

Presentación audiovisual

Todos los cortometrajes que se presentan aquí fueron filmados en 16mm y no dudo que esta sea la mejor reproducción de estos desde sus respectivos estrenos. Resulta difícil evaluar la transferencia a 1080p en vista de que son trabajos experimentales que juegan con el tiempo de exposición, color, edición, etc., pero en general lucen muy bien aunque algunos si muestran señales de deterioro por el paso del tiempo. O al menos creo que es deterioro y no una estética intencional.

Sólo se incluye una pista de audio, en inglés 1.0 LPCM, y mi única reserva es el hecho de que no se hayan incluido subtítulos en inglés para las narraciones de Frampton.

Extras

El disco incluye extractos de una entrevista realizada a Frampton en 1978 por la cineasta Adele Friedman (21 minutos); audio de una conferencia que dio el artista en Nueva York (1968); y una galería de imágenes de su exposición By Any Other Name.

Curiosamente, el mejor suplemento en esta ocasión es el panfleto. En sus 44 páginas contiene cuatro ensayos escritos por estudiosos de Frampton que sirven como el mejor acompañante a la selección de cortometrajes. De hecho, les recomendaría que los leyeran antes de verlos, ya que enriquece muchísimo la experiencia.


¡Alambrista!

La crudeza de este filme del director Robert M. Young se observa no sólo estéticamente, con el grano característico de filmar en 16mm y el estilo neorrealista que adopta, sino a través de la odisea que atraviesa su protagonista, “Robert” (Domingo Ambriz), un granjero mexicano que decide marcharse a Estados Unidos con el propósito de ganar dinero para mantener su esposa e hija recién nacida.

La cámara de Young jamás se aparta de su sujeto. Vemos cómo cruza la frontera y logra evadir a las autoridades fronterizas; cómo comienza a trabajar en un campo de tomates y aprende a comportarse como un gringo; finalmente, los vemos ser capturado, extraditado y atreviéndose a regresar a Estados Unidos, parte de un círculo vicioso que se repite todos los días en esta frontera.

¡Alambrista! casi parece un documental, y muy bien podría serlo. El rostro de Ambriz se siente auténtico. En su mirada percibimos a un hombre desesperado por brindarle a su familia un mejor futuro, lo que hace aún más trágico el desenlace de su historia. Young nos coloca en el medio de la acción, moviendo su cámara como suma fluidez que nos permite ver el mundo a través de los ojos de “Roberto”.

El filme ganó el primer premio Camera d’Or, otorgado a la mejor cinematografía, que se entregó en el Festival de Cannes. La fotografía es excelente y logra capturar la belleza aun dentro de un escenario tan real y difícil como este.

Presentación audiovisual

Al igual que la colección de Hollis Frampton, ¡Alambrista! fue filmada en 16mm y se reproduce aquí en su formato original 1.66:1 en 1080p. La copia luce muy bien tomando en cuenta que se trata de una cinta de bajo presupuesto. Los colores mantienen su apariencia natural y el contraste es decente, incluso en las escenas nocturnas.

La pista de audio incluye partes en inglés pero la mayoría es en español, en estéreo 2.0 PCM. El diálogo se escucha claramente mientras que la música mexicana y americana sirve de acompañamiento.

Extras

El director Robert M. Young junto al coproductor Michael Hausman hablan sobre la película y comparten interesantes anécdotas sobre la filmación en una pista de comentario que se puede escuchar mientras se ve la película.

Children of the Fields es un cortometraje educativo que Young realizó en 1973 sobre una familia de inmigrantes en Estados Unidos. Este corto fue el que llevó al director a hacer ¡Alambrista!

El actor Edward James Olmos, quien tiene un pequeño papel en el largometraje, es entrevistado sobre su rol en el filme al igual que su amistad con Young y la importancia del filme.

Por último, el panfleto incluye un ensayo del profesor Charles Ramírez Berg.


Nota final

Ambos lanzamientos de Criterion merecen como mínimo un alquiler por parte de los interesados. La colección de Hollis Frampton es un tremendo curso introductorio para cualquier persona interesada tanto en él como el movimiento Avant-Garde, mientras que ¡Alambrista! es un tremendo drama en la misma línea de otros filmes que abordan el tema de la inmigración, como El norte y Sin nombre.