Placeholder

Por Mario Alegre Femenías

Sin subtítulos

UC: Gate of Hell / Repo Man

04/17/2013
Uno de los filmes reseñados en esta edición de Universidad Criterion recibió el Oscar a la mejor película extranjera y la Palma de Oro en Cannes. El otro es un clásico de culto de la década del 80. ¿Adivinen cuál me gustó más?

Gate of Hell

El largometraje de Teinosuke Kinugasa es uno de incuestionable hermosura y elegancia, pero que transcurre a un ritmo exasperadamente letárgico. Realizado en 1953, la trama se desarrolla en la edad media japonesa, época en la que el país asiático se encontraba dividido entre muchos territorios que estaban en constante guerra. Sin embargo, contrario a otros filmes contemporáneos que giraban en torno a la figura del samurái, Gate of Hell no es una cinta de acción, sino un drama amoroso que raya en lo melodramático.

Nunca he sido un tipo que necesita acción desenfrenada para mantenerme interesado en lo que ocurre en pantalla. Al contrario, disfruto de las películas lentas, que se toman su tiempo en desarrollar su historia. Pero eso sí, soy alérgico al melodrama, y Gate of Hell lo tiene en copiosas cantidades. Ni siquiera mi afinidad por el cine japonés, particularmente las películas de samurái, pudo contrarrestar el aburrimiento que se apoderó de mí cerca del punto medio de la narrativa.

Es el año 1160 cuando rebeldes batallan contra otros guerreros leales al Emperador. Bajo la protección del samurái Morito (Kazuo Hasegawa), la preciosa Lady Kaesa (Machiko Kyo) es sacada a escondidas del castillo que está siendo saqueado por los subversivos. Poco después, Morito es comendado por su valentía y le pide a un señor feudal que le permita casarse con Lady Kaesa sin saber que ella ya está casada con el líder de la guardia imperial. Morito jura que la mujer será suya a como dé lugar.

Gate of Hell se basa en una obra teatral escrita por Kan Kikuchi, y el drama se desarrolla tal cual se estuviese viendo sobre un escenario. Martin Scorsese lo considera una de los diez mejores largometrajes a color en la historia del cine, y el diseño de producción ciertamente es maravilloso, con unos bellos vestuarios que fueron galardonados por un Oscar en adición al que ganó por mejor película extranjera. Las actuaciones son igualmente teatrales y elevadas en emociones. Con todos esos atributos, lamento el que no haya podido conectar con el corazón de la cinta, un trágico triángulo amoroso a tono con los valores de honor y valentía de los samurái pero sin un centro emocional.

Presentación audiovisual

El filme, que fue restaurado en el 2011, se presenta en su formato original 1.37:1 en resolución 1080p. Los colores son sumamente llamativos, particularmente los tonos rojos y anaranjados. El nivel de detalle es aceptable, al igual que el contraste, el cual sufre en las escenas nocturnas, pero la copia se ve nítida y sin señales de deterioro.

El audio se puede escuchar en japonés, 1.0 PCM Mono, con subtítulos en inglés. La pista no es nada dinámica pero funciona para el propósito de la cinta, que es mayormente dialógica.

Extras

Nada en el disco, sólo un pequeño panfleto con un ensayo del autor Stephen Prince.


Repo Man

Hay películas que quieren ser muchas cosas a la misma vez y fallan desastrosamente, el más reciente ejemplo de éstas siendo John Dies at the End, de Don Coscarelli. Repo Man (1984), del director británico Alex Cox, es una de esas raras anomalías en las que una amalgama de géneros e ideas se convierte en algo tan extraño que es digno de verse.

Repo Man es uno de esos clásicos de culto de la década del 80 que por una u otra razón aún no había visto hasta que llegó a mis manos esta nueva edición en Blu-ray de The Criterion Collection. No tenía idea qué esperar de ella fuera de que salían Emilio Estevez y Harry Dean Stanton, el primero como Otto, un rockero punk desempleado, y el segundo como Bud, el veterano embargador de autos que toma al joven bajo su ala y le enseña las riendas del oficio.

Pero antes de conocer a los protagonistas, Cox nos introduce a su historia con un incidente en el que un viejo Chevy Malibu –conducido por un hombre enloquecido- es detenido por un oficial de la policía, quien al abrir el baúl del vehículo es incinerado en un fulminante flashazo de luz resplandeciente. Es de esperarse que el camino de este peculiar vehículo se cruce con el de Otto, Bud y las otras gangas de embargadores que habitan en la ciudad de Los Ángeles y que compiten entre sí.

A estos elementos disparejos –el dúo de compañeros de trabajo estilo “buddy cop movie”, la comedia laboral y la ciencia ficción que habita en el baúl del Chevy- se le suma el personaje de Leila, una adolescente afectada por teorías de conspiración que envuelve la llegada de extraterrestres a Estados Unidos. Resulta difícil precisar cómo toda esta mezcolanza de cosas (acompañada de un soundtrack de música punk que fue muy popular para la época), funciona exitosamente en pantalla, pero la realidad es que lo logra.

Al no limitarse a las restricciones de un solo género, Repo Man adopta una cualidad constantemente camaleónica. Es un filme con actitud que responde al nihilismo y el temor de una guerra nuclear que persistía en la década del 80, durante la presidencia de Ronald Reagan. Alex Cox se tomó un riesgo en su divertida y extraña propuesta, y son apuestas como esta las que se consagran bajo el estatus de “clásico de culto”, uno más difícil de alcanzar, diría yo, que el propio “clásico cinematográfico”.

Presentación audiovisual

De acuerdo al panfleto que acompaña este lanzamiento, esta transferencia en 1080p, en formato 1.78:1, fue obtenida del negativo original de la cámara escaneada en 2K de resolución bajo la supervisión de Cox, así que si se ve bien para su director, no hay más nada con el testigo. El nivel de detalle es muy bueno para ser una película de bajo presupuesto. La reproducción de colores es adecuada y el contraste bastante aceptable. La copia posee una capa del grano del celuloide que provee una experiencia fílmica agradable.

En términos de sonido, el disco contiene una sola pista en inglés LPCM 1.0 (lossless) que demuestra un sorprendente nivel de profundidad. El diálogo se escucha claramente por el canal central mientras el acompañamiento musical complementa la experiencia.

Extras

Tenemos una pista de comentario por parte de Alex Cox –grabada en 1999- junto al productor ejecutivo Michael Nesmith, la directora de casting, Victoria Thomas, y los actores Sy Richardson, Zander Schloss y Del Zamora. El grupo provee anécdotas acerca de la producción así como el legado del filme entre sus fanáticos.

También se incluye la versión televisiva de Repo Man, editada por Cox y Dick Rude. Esta versión contiene escenas que no aparecieron en el corte teatral así como uno de los más horrendos y cómicos usos de doblaje para censurar el lenguaje que no se puede escuchar en televisión.

Cox, Nesmith y el inventor de la bomba atómica, Sam Cohen, discute varias de las escenas que fueron editadas en el segmento titulado The Missing Scenes.

Repossessed es una discusión de 25 minutos de duración entre Cox y otros de los cineastas envueltos en la realización de Repo Man acerca de la historia del largometraje.

El actor Harry Dean Stanton habla de su filosofía de vida así como su trabajo cinematográfico en el segmento titulado Harry Zen Stanton, de 26 minutos de duraci’no.

El legendario Iggy Pop fue entrevistado recientemente por Criterion con motivo de este lanzamiento. El “Godfather of Punk” habla sobre su relación con Alex Cox, su contribución al soundtrack de la película y su apreciación de la cinta.

Plate O’ Shrimp es un segmento dedicado a la música de Repo Man, el proceso de audiciones y lo temas de la película, protagonizado por los músicos Keith Morris así como miembros del elenco, entre ellos el latino Miguel Sandoval, quien interpreta a uno de los integrantes de una ganga de embargadores.

Por último tenemos los tráilers de Repo Man y un tremendo panfleto ilustrado por Tyler Stout –quien también diseño la llamativa carátula del Blu-Ray- con un ensayo del crítico Sam McPheeters, el cómic con el que originalmente Alex Cox propuso la realización de la película y una entrevista con el embargador Mark Lewis.

Nota final

Mi impresión de la película en combinación con la falta de suplementos en el disco hace difícil una recomendación de Gate of Hell, más allá de que se ve fenomenal en alta definición. Por otro lado, el Blu-Ray de Repo Man está preñado de material suplementario y el empaque es tan radical que casi vale la pena comprarlo por eso solamente. Sin duda uno de los mejores y más completos lanzamientos de The Criterion Collection en lo que va del 2013.