Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

El eterno encanto de los piratas

Por Melba Brugueras / [email protected] 08/08/2017 |00:00 a.m.
En la ficción, los piratas no suelen ser buenos, pero no siempre son representados como los hombres brutales que fueron.  
Sembraron el miedo por años en su búsqueda de mercancía valiosa.

Quizás el pintoresco capitán “Jack Sparrow” de la saga Pirates of the Caribbean domine los mares en la pantalla grande, pero mucho antes de la aparición de este popular personaje de ficción, en la vida real los piratas dominaron los mares con actos de violencia, pillaje y depredación que son dignos de películas de terror. 

Sin embargo, la literatura, la poesía y Hollywood se han encargado de suavizar e idealizar la imagen de esos saqueadores que por años sembraron pánico. Clásicos de la literatura fueron inspirados por los bandoleros del mar, como la famosa novela La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson. 

En la ficción, los piratas no suelen ser buenos, pero no siempre son representados como los hombres brutales que fueron. En la vida real cometían actos bárbaros sin compasión con tal de acumular sus tesoros: lingotes de oro y plata, joyas, piedras preciosas y todo tipo de mercancía valiosa. 

Como cuestión de hechos, el bandolerismo marítimo es aun una práctica en este siglo y todavía son comunes los reportes de actos de piratería, como ocurre en la costa de Somalia. 

La piratería era una actividad ya conocida más de 400 años antes del nacimiento de Cristo. Según los textos de historia, fueron los griegos quienes bautizaron a estos ladrones con el nombre de peiratés, que significa “los que atacan”.

Las primeras referencias históricas de ataques piratas realizados desde el mar contra otras embarcaciones datan del año 78 a.C. en el Golfo Pérsico, el mar Mediterráneo y el mar de la China Meridional. 

Los bandoleros que merodeaban el Mediterráneo llegaron a representar un gran peligro para Roma, porque impedían el comercio y suministro de mercancías y bienes del imperio. 

Más adelante, según referencias históricas, en la Edad Media los piratas más notables fueron vikingos y árabes. Ambos grupos se apropiaban ilegalmente de materias primas que luego podían vender.

Los vikingos hicieron estragos en lo que es hoy Gran Bretaña, Irlanda, Países Bajos y en la península Ibérica. En la primera época del medioevo, hacia el siglo VIII d.C., este temido grupo cometió un sinnúmero de actos barbáricos en las costas europeas. Quemaban, mataban y robaban a diestra y siniestra. 

Pero a pesar de que los vikingos protagonizaron muchas historias de terror en el siglo VIII, los piratas árabes eran considerados mejores navegantes y estrategas en esa era. 

Sin embargo, los piratas más conocidos de la historia y tema de discusión en las escuelas elemental y superior son aquellos que surgieron a partir del descubrimiento de América. 

La gran fuente de riquezas que representaban las tierras nuevas y el tráfico naval que produjo convirtió al océano Atlántico en un hervidero de piratas de países europeos y criollos, se enfrentaban y concordaban con tal de llevarse parte del botín.

Pero fue la reina Isabel I de Inglaterra, en el siglo XVI, la que le dio un giro a la piratería cuando legalizó la escuadra de piratas ingleses del capitán Francis Drake, temido por las embarcaciones españolas. 

La monarca, incluso, le otorgó el título de “Sir” (caballero de la corona inglesa). Mientras los ingleses veían a Drake como “un héroe nacional”, sus principales enemigos, los españoles, lo consideraban un verdugo, asesino y ladrón. 

La práctica que estableció Isabel I pronto fue adoptada por otros países. Los corsarios disponían de una “patente de corso” para sabotear embarcaciones de países enemigos del gobierno que otorgaba la licencia en cuestión.

Despiadados 

Los siglos XVII y XVIII quedaron marcados, más que nada, por los ataques piratas en el Caribe y en el oceáno Atlántico contra las embarcaciones españolas, francesas e inglesas. Mataban y esclavizaban a los marineros católicos europeos. De hecho, entre 1630 y 1697, los piratas tomaron control de América Central, que se convirtió en su sede principal.

Dondequiera que iban, causaban pavor, sobre todo en el mar caribeño. En ese tiempo, Port Royal, Jamaica, se convirtió en una de sus bases principales.

A los saqueadores que solían atacar los navíos españoles en las Antillas entre los siglos XVII y XVIII, se les conocían como bucaneros y filibusteros. 

Durante el siglo XIX, la actividad de los piratas se concentró más que nada las costas africanas y en el siglo XX fue ejercida de forma sistemática y estuvo concentrada a reductos del Tercer Mundo. Los países que albergaban más piratas hacia fines de siglo pasado eran Somalia, Indonesia y Malasia. 

En el siglo actual, la piratería se realiza con apoyo de la tecnología. Utilizan GPS para ubicar embarcaciones donde hay turistas para robarles objetos de valor.

El código 

Los piratas tenían un código creado por el pirata Bartholomew Roberts, cuyo objetivo era sentar reglas que debían honrarse en un barco pirata.

Cada pirata tenía derecho al voto y sus provisiones las podía usar a voluntad, excepto en periodos de escasez.

El botín se repartía uno a uno por lista. Si alguien engañaba o defraudaba era abandonado en una isla desierta como castigo. 

No podían jugar a las cartas o a los dados por dinero.

Las luces y velas debían estar apagadas a las 8:00 de la noche.

Cada pirata debía mantener su pistola y sables limpios y aptos para el combate. 

No se permitían niños ni mujeres en el barco.

Abandonar un barco o quedarse encerrado durante una batalla se castigaba con la muerte o abandono.

No se permitían peleas a bordo. Debían ocurrir en tierra, a espada o pistola.

Ningún pirata podía abandonar su estilo de vida hasta que compartiese mil libras en el fondo común.

El capitán y el intendente recibían dos partes de cada botín; el maestre, contramaestre y el cañonero una parte y media, y el resto de los oficiales parte y cuarta.

Los músicos tenían quedescansar los sábados.

Ellas también fueron bandoleras

La piratería marítima no estuvo dominada solo por hombres, también hubo mujeres que dejaron su huella siniestra como piratas. 

-Grace O’Mally: (1530-1600) pirata irlandesa que desde 1550 sembró el terror en las costas de irlanda e inglaterra, así como entre los barcos turcos y españoles. era descrita como brutal y sanguinaria. 

-Mary Read: (1650-1730) pirata inglesa. fue una de las más famosas en la edad de oro de la piratería. ella y anne bonny fueron acusadas y condenadas por piratería durante el siglo xviii

-Anne Bonny: (1698- 1782) pirata irlandesa que operó durante los primeros años del siglo xviii. recordada como una de las únicas dos mujeres (junto a mary read) que fueron declaradas culpables de piratería en el siglo xviii.

-Ching Shih: (1775-1844) fue una famosa pirata china que comandó una de las flotas más grandes de la historia durante el siglo xix. llegó a tener 1,500 barcos y una tripulación de 80,000 hombres.

Piratas famosos

Barbanegra: (1680-1718) De origen inglés. Se llamaba Edward Teach. Fue el capitán del Queen Anne’s Revenge. Murió bajo la orden del gobernador de Virginia, Robert Maynard, con más de 20 heridas en su cuerpo.

Henry Morgan: (1635-1688) Corsario inglés que formó su riqueza saqueando navíos españoles y alemanes.

William “Captain” Kidd: (1655-1701) Iba a ser un corsario escocés, pero terminó siendo pirata. Existen muchas leyendas acerca del escondite de su tesoro.

Francis Drake: (1543-1596) Fue uno de los piratas ingleses más poderosos y con mayores recursos en la historia. Al final de su carrera sólo respondía a la reina Isabel I, quien lo nombró caballero.

Black Bart: (1682-1722) Pirata galés cuyo verdadero nombre era Bartholomew Roberts. Implementó el código pirata y capturó más de 500 barcos.

John “Jack” Rackham: (1682-1720) Fue conocido como Calico Jack por su vestimenta. Diseñó la Jolly Roger (la emblemática bandera negra con dos espadas cruzadas bajo una calavera) y llevaba siempre a bordo las dos mujeres piratas más famosas de la historia: Anne Bonny y Mary Read.

Roberto Cofresí: (1791-1825) Pirata puertorriqueño que fue un verdadero dolor de cabeza para las autoridades de distintos países. Comandó varios barcos, en los que implementó un sistema rotativo de tripulación, que variaba entre 10 y 20 hombres, lo que le daba gran flexibilidad en el mar. En el apogeo de su incursión evadió la captura de las autoridades de España, Gran Colombia, Inglaterra, Irlanda, Dinamarca y EE.UU. Para capturarlo, España hizo una coalición internacional, pero un error de parte de Cofresí fue lo que al final le costó su captura y ejecución.

La “Jolly Roger”

Este fue el nombre que recibió la emblemática bandera de los piratas de Europa y América. La más conocida es la que muestra una calavera cruzada por dos espadas blancas. Esa versión fue diseñada por John “Jack” Rackham, más conocido como “Calico Jack”. 

Sin embargo, existen otros diseños. La bandera en la que aparece una calavera cruzada por dos huesos blancos fue usada por el pirata Edward England. 

Mientras que, Eduard Teach (“Barbanegra”) exhibía una versión en la que aparecía un esqueleto sosteniendo un reloj de arena en una mano y un dardo o lanza en la otra.

Regresa a la portada