"La isla de Príapo" imagina un mundo de hombres impotentes

Por Agencia EFE 03/20/2013 |02:02 p.m.
Oswaldo de Rivero, ex embajador peruano en las Naciones Unidas, presenta en Madrid su primera novela.
"Un mundo sin testosterona podría ser más cooperativo y menos violento", afirmó De Rivero en una entrevista con Efe en Madrid, donde se encuentra para presentar su novela "La isla de Príapo", en la que imagina un mundo en el que todos los hombres se quedan impotentes, salvo tres científicos que querrán aprovechar la situación para exigir una sociedad más justa. (EFE)  

Madrid.- Una pandemia de disfunción eréctil mundial es el punto de partida para intentar crear un mundo más justo y pacífico en la primera novela de Oswaldo de Rivero, ex embajador peruano en las Naciones Unidas.

"Un mundo sin testosterona podría ser más cooperativo y menos violento", afirmó De Rivero en una entrevista con Efe en Madrid, donde se encuentra para presentar su novela "La isla de Príapo", en la que imagina un mundo en el que todos los hombres se quedan impotentes, salvo tres científicos que querrán aprovechar la situación para exigir una sociedad más justa.

Se trata, en palabras de su autor, de una "novela de ficción erótica y futurista" -se desarrolla entre los años 2035 y 2045- y también de un particular alegato a la mujer.

"En mis últimos años de carrera tuve la oportunidad de visitar lugares como Bosnia, Kosovo, Darfur, Somalia o Congo, en los que se dieron atrocidades increíbles y donde las principales víctimas eran las mujeres", explica.

Y agrega que cuando se les preguntaba a ellas por qué se cometía tanta violencia contra la mujer "la respuesta era única y clara: por la testosterona".

De esas experiencias le vino la inspiración para escribir esta novela ya que -afirma- nunca ha visto "a mujeres en las guerrillas ni tampoco violar a nadie" pero como "no podía denunciar las consecuencias de la testosterona en la ONU, me reinventé", dice.

El que fuera embajador peruano en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York entre 2001 y 2007 reconoce que esta obra es "una crítica al sistema mundial actual".

De hecho, en la trama, la ONU secuestra a los tres hombres que se han librado de la pandemia y los declara "patrimonio mundial" para que donen esperma y así puedan nacer más personas.

Ellos, que pertenecen a una hermandad, aceptan, pero exigen como contrapartida a la comunidad internacional eliminar todo el armamento, reducir la emisión de gases, dedicar la ciencia únicamente al beneficio humano y una moratoria a la exploración espacial: "es ahí cuando empieza la lucha entre los ideales de la hermandad y algunos poderes internacionales", explica el escritor.

De Rivero cuenta que, antes de escribir la novela, investigó qué podría pasar si realmente se diera una pandemia de impotencia mundial y asegura que "todos los hombres me decían que eso sería un horror pero sin embargo las mujeres afirmaban que seguramente se acabarían las violaciones y las guerras".

Por ello, el ex embajador peruano insiste en la crítica a la ONU por denunciar las violaciones pero no aludir a la "responsabilidad del hombre", si bien reconoce que "la solución es difícil" ante la naturaleza biológica masculina.

"El argumento de la novela es insólito, inédito y provocativo, tiene un trasfondo trágico pero es el lector el que interpretará y decidirá qué solución puede haber", sentencia.

Esta es la primera novela de ficción del diplomático peruano Oswaldo de Rivero, quien ha publicado también numerosos ensayos como "Los estados inviables" o "El pensamiento cero".