Museo Reina Sofía celebra 75 años del Guernica de Picasso

10/01/2012 |01:34 p.m.
La exposición pretende redefinir los parámetros conceptuales e históricos de un período fundamental del siglo XX, clave para entender los años en que vivimos; un período de conflicto, no suficientemente estudiado, un momento en el que el arte y el poder se enfrentan y se apoyan. (EFE/Sergio Barrenechea)  
Guernica fue pintado por Pablo Picasso para recordar el bombardeo de la localidad vizcaína el 26 de abril de 1937.

El Museo Reina Sofía celebra con una gran exposición el aniversario del Guernica, que hace 75 años fue pintado por Pablo Picasso para recordar el bombardeo de la localidad vizcaína el 26 de abril de 1937.

"Encuentros con los años 30" es el título de esta muestra que pretende propiciar un encuentro entre el visitante y la historia y sacar a la luz lo que estaban haciendo los artistas en una década convulsa, clave para entender los años que vivimos.

La muestra, que mañana inaugurará la reina Sofía, es para el museo una de las más importantes de la temporada, lo que queda de manifiesto en los más de 2.000 metros cuadrados en los que se pueden ver más de cuatrocientas piezas, muchas de las cuales proceden de las más importantes instituciones y colecciones de todo el mundo.

Además, el 75 por ciento de estas obras no se han exhibido nunca antes en España, como la pintura de Antonio Berni "New Chicago Athletic Club" (1937), o la pieza "Combat des princes saturniens II", de Wolfgang Paalen.

La exposición pretende redefinir los parámetros conceptuales e históricos de un período fundamental del siglo XX, clave para entender los años en que vivimos; un período de conflicto, no suficientemente estudiado, un momento en el que el arte y el poder se enfrentan y se apoyan.

Para Manuel Borja-Villel, director del museo, se trata de una década de una intensidad enorme, de gran creatividad y de gran importancia para el Reina Sofía ya que la base de su colección se asienta en esta época.

Estos puntos se reflejan en las salas de exposiciones temporales del museo de la primera planta, mientras que en la segunda, que alberga parte de la colección permanente del Reina Sofía, se ha montado en torno al Guernica un discurso que trata sobre el arte plural de la República y de la Guerra Civil española, partiendo de la influencia de Goya.

El recorrido se inicia con los "Realismos" representados por artistas como Siqueiros, Ben Shahn, Guston o Beckman, mientras que en "Abstracción" se exhiben obras de Hans Arp, Moholy-Nagy, Josef y Anni Albers, John Cage, Merce Cunningham, Robert Rauschenberg o Joaquín Torres García. A estos nombres se unen en el recorrido los de Klee, Baumeister, Kandinsky, Calder, Mondrian o Hans Arp.

El apartado sobre los proyectos nacionales e internacionales muestra como las grandes exposiciones constituyeron los escenarios donde se ponía de manifiesto el papel de los artistas en los proyectos gubernamentales.

El "Surrealismo" se articula a partir de las exposiciones internacionales surrealistas en las que se mezclaron nombres como Miró, Arp, Picasso o Ernst. Obras de óscar Domínguez, Breton, Roland Penrose, Magritte, Picasso, Matta o Dalí documentan también esta sala.

El cine y la fotografía se incorporaron en los 30 a la corriente de la cultura de masas. Paul Strand, Man Ray, Moholy-Nagy, o Rodchenko, son algunos de los presentes en este bloque en el que se proyecta la pieza de Walker Evans "Travel Notes" (Tahiti,1932), del Metropolitan de Nueva York.

La segunda planta del museo muestra la sección dedicada a la Segunda República, la Guerra Civil y el Exilio. Especial importancia tiene el Pabellón Español en la exposición internacional de París de 1937, con el Guernica como eje central.