El trabajo social como norte

09/28/2012 |08:00 a.m.
Ineabelle Mora  
Conoce más sobre Ineabelle Mora, una Lola que, sin dejar a un lado su rol de madre y esposa, le apasiona dar la mano a los más necesitados

Como toda una Lola, Ineabelle Mora, se esmera por dar lo mejor de sí en su trabajo como técnica de trabajadora social, esposa y madre. Aunque dice que no es facil, le complace saber que pone su “granito de arena” en la vida de muchos niños. Ineabelle se describe también como madre abnegada y buena esposa, “sombreros” que lleva puesto simultáneamente con una sonrisa en sus labios. 

Precisamente, por el hecho de ser una mujer trabajadora y luchadora , la joven de 38 años se describe como una Lola. “Soy muy dada a las peronas y me vivo el sufrimiento de los demás”, dice la mujer, natural de Arecibo. Además de su trabajo, a la chica le gusta ejercitarse por lo que todas las mañanas , después de su tacita de café, se va al gimnasio. Cuida de su cuerpo tomando mucha agua y comiendo saludable. Junto con el ejercicio a Ineabelle le gusta  cuidar de sus piel, especialmente la que está en el área de los ojos. Asegura darse un facial cada cierto tiempo. Ineabelle tiene una obsesión: sus manos y sus pies, por lo que los cuida con mucho esmero. Aunque dice considerarse una mujer sexy, le gusta verse natural. Tampoco es es esclava de la moda. “Me gusta estar a la moda, pero si veo que algo lo tiene todo el mundo, lo descarto. No lo uso”, confiesa la joven y añade que le encantan los zapatos.  Si de placeres se tata, la chica prefiere comer bien,  tomarse una copita de vino y viajar.