La belleza y el negocio van de la mano

04/20/2012 | 10:03 a.m.
 
Conoce a Maribel González una empresaria en el campo de la belleza

El campo de la belleza no es todo glamour. Para ganarse el respeto entre  colegas, hay que trabajar duro y destacarse. Siempre dar un paso al frente antes que los demás. Y en 20 años de carrera, eso  lo ha logrado Maribel González.

Tras dos décadas de arduo trabajo y estudios para estar siempre a la vanguardia de lo último en belleza,  Maribel  se ha ganado una posición privilegiada en la industria de la belleza. Según cuenta, llegó a la industria por  casualidad.  Mientras estudiaba administración de empresas, se le dio la oportunidad de trabajar en un salón de belleza como administradora. “Cuando entro al campo (de la belleza), me doy cuenta de que hay una necesidad de administrar salones de belleza. Casi siempre los que están en este campo, el que es peluquero es peluquero y el que es administrador es administrador. Son muy pocos los que tienen ambas destrezas. Detrás de un peluquero exitoso, hay alguien administrando”, explica Maribel y asegura que ésa es la clave del éxito de cualquier salón de belleza.

Una vez Maribel terminó sus estudios en administración y mercadeo, se da cuenta de que la industria de la belleza toma fuerza, pero que hacen falta buenos administradores. “Los peluqueros, que para mí son creativos, hay que llevarlos. Tú le dices a un peluquero qué hizo hoy con su propina y te dice que la  gastó. Sin embargo, un peluquero que se sepa administrar te dice  que con sus propinas las cuantifica al final de un día y con ello paga su carro y pasa la semana”, indica. También dice que la decisión de tener su propio salón de belleza, no fue  fácil de tomar. Sin embargo, se lanzó y hoy día se define como  “manejadora de peluqueros”, a quienes ayuda para que  “brillen con luz propia”.

Beuté, ubicado en el segundo nivel del centro comercial Plaza del Sol en Bayamón, cuenta con un sinnúmero de profesionales, entre ellos peluqueros, esteticistas y técnicas de uñas, que complacen hasta al cliente más exigente. Maribel se encarga de que su equipo de trabajo se mantenga a la vanguardia de las tendencias de moda y belleza. Por ello, no pierde la oportunidad de que éstos tomen cursos de educación continua y talleres.

Maribel indica que le apasiona  su trabajo, y   admite que no se ve haciendo otra cosa. A pesar de que no tiene estudios formales en estilismo, dice que sabe hacer de todo. Pero,  lo que le gusta es administrar. “La administración de un salón de belleza no es tan bonito como se ve. Hay gastos. Aunque el salón se vea lleno de clientes, está produciendo, pero estás produciendo gastos. Por eso tienes que estar pendiente de todo. Si me pongo detrás de una silla, me entretengo y no me puedo concentrar en lo que realmente tengo que controlar”, asegura. 

En cuanto a la clientela, Maribel asegura que la industria de la belleza  está en crecimiento.  “Yo cuando comencé en Beauté,  me dije que le ofrecería al cliente lo que ellos necesitan por un buen precio. Eso es lo que nos ha mantenido”, indica Maribel y dice que hacer ajustes de precio es lo que le ha ayudado a mantener su negocio a flote, a pesar de la estrechez económica por la que atraviesa el país. El salón de belleza, que ya tiene tres años,  cuenta con una fiel clientela que no duda en ponerse bajo el cuidado  de las manos del quipo de trabajo de Beauté.