La meta: Semestre en balance

08/17/2012 |10:32 a.m.
(Archivo)  
Mantén la calma y cumple con tus responsabilidades, de cara al regreso a clases

Es una realidad: el regreso a clases conlleva madrugar, falta de tiempo para comer bien, inconsistencia en el ejercicio, agotamiento y fatiga.

Y es que, para muchas, ¡al final del mes ya estamos desesperadas por que termine el semestre escolar! Viviendo a este ritmo, abandonamos nuestra persona y sólo vivimos para  nuestros hijos y responsabilidades. ¿O no?

Entonces, es cuando nuestra salud física y mental se quiebra.

Yo experimenté esta forma de vida, hasta hace cinco  años, cuando mi salud física y emocional se afectó a tal grado que estaba a punto del colapso.

Decidí hacer los cambios necesarios para atender mis problemas de salud, cambié mi alimentación y resolví los desbalances en mi vida que me daban infelicidad y desesperanza.

Ahora soy más feliz con mis hijos, estén de vacaciones o de clases, he aprendido a organizar mi tiempo, de manera que ya no siento ansiedad por lo que tengo que hacer en el día; tengo tiempo para mí, para mi esposo y para mi trabajo. Integrar a mi práctica médica, nutrición, y consultoría en estilo de vida, me ha permitido ayudar a transformar la vida de muchas otras madres para que recuperen su salud, vida y felicidad.

Rocío E. López, M.D. y Coach en Salud y  Nutrición Holística. Tel.: 787-743-8583, e-mail: medwellnessclinic@gmail.com

Cógelo relax

Los siguientes consejos te ayudarán a recuperar tu vida mientras atiendes a tus hijos:

1. Preparar el desayuno,  meriendas y comida para las loncheras durante la última comida que cocinas en el día anterior, te ayudará a ahorrar tiempo en la mañana. Solo recalienta y desayuna con tus hijos, empaca y sigue andando.

2. No satures a tus hijos  de actividades extracurriculares. Descansar por las tardes es igual de valioso para todos.

3. Tiempo solo para ti. Aprovecha para ir al salón de belleza, coger un masaje o solo disfrutar lo que mas te plazca.

4. Balancea tu desarrollo profesional y libérate de la culpa por no darle más tiempo de calidad a tu familia.

5. Separa tiempo para tu esposo o pareja,  rescata espacios semanales de intimidad y fortalece la relación.

6. Busca ayuda y delega  actividades en otras personas.

7. Realiza chequeos a tu salud  cada seis meses.

8. Nunca dejes de alimentarte saludablemente,  es la fuente de la energía que necesitas para tu vida diaria.