Niño de 12 años nomina a su mamá para la portada de Lola - Ve vídeos

02/12/2011 |10:25 a.m.
Melba de Jesús García renunció a la gerencia de una tienda para dedicar más tiempo a su hijo, quien la nominó para ocupar la portada de nuestra revista Lola. (Primera Hora / Gabriel López Albarrán)  
El niño Carlos Daniel Alicea nominó a su madre Melba De Jesús García como regalo del Día del Amor.

Melba De Jesús García despacha con total naturalidad los años difíciles  que vivió junto a su ex esposo. A veces hasta acompaña el diálogo con una sonrisa, siempre buscando ver el vaso medio lleno.

Sin embargo, cuando Melba confirmó su presentimiento y se enteró de que fue su hijo Carlos Daniel Alicea quien envió un correo a la redacción de Primera Hora para nominarla para ocupar la portada de Lola, la emoción  le inundó los ojos con una alegría inmensa.

“Cuando venía para acá tenía mi sospechas porque quién más (me podía nominar)...  Cuando tú ves que tu hijo te da las gracias y está orgulloso de ti, tú dices 'Wow, lo estoy haciendo bien, no me arrepiento. Aunque estoy sola,  estoy haciendo de mi hijo alguien'. Esto para mí es lo máximo. Yo quiero que mi hijo jamás baje su cabeza, que se sienta orgulloso de la mamá que tiene”, comenta mientras se seca las lágrimas la mujer de 41 años.

Puede hablar de la dificultad de esa década con  la confianza de haber superado esa etapa, porque si no “solo Dios sabe dónde estaría”. Un minuto después, nuestra lola de portada es capaz de confesar su delirio por el tono dorado que luce su cabellera, lo encantada que ha quedado con las ondas en su melena y su favoritismo por los looks casuales.

Todo lo hace sin rastros de inseguridad, sin que tan siquiera  los recuerdos más oscuros quiebren su voz.

Y es que la vecina de Río Grande, que construyó con sacrificios el apartamento en el que vive con su hijo,  prefiere celebrar las satisfacciones  del presente. Se trata de un momento que disfruta plenamente.  Entre las ventajas de estar soltera, Melba valora  la calidad y el tiempo que le dedica tanto a su hijo como a ella misma. “Como persona sola tengo tiempo para descubrirme y analizarme. Ahora mismo estoy por la educación de mi hijo, porque él se la merece. Mi deseo mayor es que mi hijo sea feliz, que sea lo que sea mamá lo va  a apoyar, pero que sea feliz”, dice muy segura. 

Como ejemplo, el niño de 12 años y  de notas excelentes, cuenta con el historial laboral de su madre. “Yo renuncié de ser gerente de una tienda para irme a limpiar casas y yo no soy menos que nadie por eso. Yo opté por más tiempo con mi hijo y no me arrepiento. Eventualmente, yo voy a seguir subiendo.  Lo que tú hagas por tus hijos y por ti, siempre vale la pena”, concluye.