Que Ana y Mía no te engañen

02/25/2012 | 10:22 p.m.
Primera Hora / Gabriel López Albarrán  
La anorexia y la bulimia son condiciones que se manifiestan mayormente en mujeres jóvenes. Entérate de cómo detectar estas enfermedades y qué hacer ante ellas.

Consejos como “opta por un cubo de hielo como snack y esconde la falta de nutrientes de tu organismo con un esmalte de uñas encubridor” son algunos de los trucos encontrados en páginas web pro Ana y pro Mía (a favor de la anorexia y la bulimia, respectivamente), pero que muy poco tienen que ver con las jóvenes boricuas seleccionadas Chicas Look Cyzone a lo largo de los siete años que lleva la línea cosmética en la Isla.

Si bien se puede observar el compromiso de estas jóvenes con una imagen atractiva y fresca, ellas también se mostraron orgullosas de representar una línea que promueve el desarrollo de  la autoestima a través de su campaña Quiérete.

Y es que la autoestima es el primer punto destruido cuando de trastornos como éstos se trata. Ambas condiciones pueden presentar factores biológicos, sociales y psicológicos, abunda el psicólogo Carlos Sosa.

“La anorexia y la bulimia son trastornos ligados fuertemente a sentimientos de culpabilidad, ansiedad, depresión y baja autoestima. La imagen que nos vende la sociedad en la que vivimos tiene mucho que ver con estos padecimientos. Queremos llegar a ser bellos y atractivos y el mismo concepto nos aleja cuando somos víctimas de estos trastornos alimentarios. La persona  que   padece bulimia purgativa llega a tener unos cambios físicos notables,  como que se le daña la dentadura y el aliento es terrible. Mientras que con la anorexia,  la persona manifiesta pérdida de cabello, retiro de la menstruación, desmayos y hasta la muerte”.

A pesar de que los sites pro Ana y pro Mía encuentran seguidores en jóvenes de todo el mundo, Sosa subraya que “el problema es que lamentablemente no lo podemos ver como una selección alternativa al estilo de vida porque puede costar la vida”.  De hecho, según detalló el psicólogo, se han dado casos de personas que, tras varios años de someter a su organismo a alguno de estos patrones tan poco saludables e iniciar un proceso de recuperación, ya su cuerpo no responde igual y su salud pende de un hilo por el resto de sus días.

En este sentido, el experto recalca que, como padres,  es imprescindible mantener una buena comunicación con los hijos, vigilar y facilitar el desarrollo de su personalidad . “Hay que darles mucha confianza y ayudarlos a saber qué es correcto y qué no”.

“En el afán de conocer a los jóvenes, nos dimos cuenta de que éstos atraviesan una etapa llena de cambios que generan estrés e inseguridad que afectan su autoestima.  Todo esto suele ocasionar múltiples problemas y enfermedades, como la obsesión por la delgadez extrema, con el consecuente sometimiento a prolongadas dietas y tratamientos, como laxantes, con el único afán de conseguir lo que en sus mentes es el cuerpo ideal.  Con esta preocupación, iniciamos Quiérete que, como el nombre lo indica, busca reforzar la autoestima y brindar información sobre la anorexia y la bulimia para ayudar a prevenirla”, indicó Dafne Romero, jefe de imagen corporativa de Belcorp, distribuidora de la marca.

Al rescate de tu personalidad

El número de adolescentes con trastornos alimenticios es desconocido en Puerto Rico, pero se estima que en Estados Unidos seis de cada diez mujeres podría padecer alguna condición relacionada. Esta cifra abarca condiciones como la anorexia, la bulimia, la vigorexia (obsesión por el físico) o la pica (ingesta de materiales no comestibles como la tierra o limpiadores de cocina) entre otras.

A tono con esta realidad, la campaña Quiérete ha dado resultados alentadores, según explicó Romero. “Nuestras iniciativas van desde información psicológica y nutricional con expertos en la Web hasta charlas (one-on-one) con las chicas en universidades y colegios.  Toda forma es buena para llegar a ellas”, abundó.

Según destacó el especialista, los adolescentes entre las edades de 14 y 18 años son los más propensos a desarrollar anorexia o bulimia debido, sobre todo, a la vulnerabilidad de esta etapa. En este aspecto es importante encontrar modelos que no solamente promuevan el bienestar físico, sino que también enfaticen  la salud emocional de los jóvenes.

“Cyzone promueve la actitud y la belleza interior.  Esta filosofía de la marca se expresa en nuestra comunicación, acciones, productos y campañas.  Como ejemplos están nuestras tallas de  ropa que van  desde x-small hasta x-large,  y nuestro concurso Look Cyzone, donde buscamos embajadoras de la marca que muestren quiénes son a través de su look, actitud y personalidad.

Sosa, por su parte, subrayó la necesidad de informar a la población en riesgo sobre la peligrosidad de ambas condiciones a la vez que se establecen sencillas medidas de precaución. Por ejemplo, no es aconsejable utilizar apodos como “mi flaco” o “mi gordo” cuando nos referimos a los niños, ni compensarlos o castigarlos con la comida. “Es importante aceptar a los niños tal y como son”.

Asimismo, el experto no dudó de   la efectividad de los tratamientos ofrecidos en la Isla, siempre y cuando integre a varios especialistas como un médico generalista, un nutricionista y un psicólogo o psiquiatra. Igualmente reconoció que muchas familias deciden iniciar tratamientos de este tipo en los  Estados Unidos, a lo que puntualizó  que la anorexia y la bulima son condiciones que la persona no puede manejar sola, necesita el apoyo de toda la familia.

Para consultas con el psicólogo Carlos Sosa, puedes comunicarte a los teléfonos 787-755-2402 o 787-640-2821. De igual manera, puedes visitar www.cyzone.com y elegir la sección de Puerto Rico. En el botón de regalos encontrarás los artículos pro fondos de la campaña Quiérete.

Señales de alerta

Contar  las calorías de todo lo que ingiere, incluyendo bebidas, chicles y vegetales

Seguir dietas restrictivas o eliminar ciertos alimentos de la dieta, como el pan, el queso, el azúcar, la carne y otros

Optar por comer a solas  o de pie, dividir en pequeñísimas porciones los bocados, comer lentamente, etc.

Ir al baño tras cada comida

Inventar excusas para evadir la hora de la comida

Sentirse culpable aunque haya ingerido pequeñas cantidades de alimentos

Anhelar y practicar el perfeccionismo

Considerarse inferior  a los demás y tener una imagen distorsionada de sí misma

Mostrar un estado  depresivo e irritable, con frecuentes cambios de humor

Tendencia al aislamiento, sufrir una disminución de las relaciones sociales

Realizar actividad física de manera excesiva  y manifestar nerviosismo si un día no puede hacer ejercicio

Fuente: Revista Psychologies

Do's & Don'ts

Entre las sugerencias ofrecidas por el psicólogo Carlos Sosa sobre la actitud que debes mantener frente a una persona o adolescente con trastornos alimentarios como éstos, figuran las siguientes:

No enfatizar en cómo se ve

No vigilar lo que come para "cogerla fuera de base"

No regañarla

No hacer comparaciones, ni aconsejarle emular a otra persona

Evitar las confrontaciones agresivas

Como parte de las recomendaciones que sí deberías poner en práctica, están:

Actuar naturalmente

Ser amable

Destacar los logros que no están relacionadas con el físico

Hacer cosas para demostrarle cariño

Hacerle saber que estas disponible para ayudarla

Hablar con la persona  en un tono positivo sobre el problema, y que sienta afecto

Aquí puedes ver la edición impresa