Recibe el 2013 con nuevos bríos

12/28/2012 |08:00 a.m.
 
Empieza el año con un plan para lograr tus metas y resoluciones

A punto de despedir un año y empezar otro, comienzas a repasar aquello que te propusiste hacer en el 2012 y lo lograste. También te das cuenta de que en esa lista de resoluciones te faltaron algunas metas por cumplir.

No basta tan solo el deseo de hacerlo. Si quieres lograr lo que te propones para el nuevo año, la disciplina y consistencia deben ser tus aliadas  durante las próximas 52 semanas. ¿Quieres más? Pues practica lo siguiente para que puedas llevar a cabo tus resoluciones para el año:  

- Escribe lo que deseas y colócalo en un papel visible para que lo veas todos los días.

- Encuentra a alguien que comparta  algunas de tus resoluciones para que sea tu partner y se brinden apoyo mutuamente. 

- Da un paso a la vez. Si planificas hacer ejercicio, aumenta el tiempo de ejercitarte poco a poco. No te  impongas desde el comienzo hacer  90 minutos de ejercicios todos los días ya que  puede ser que te quedes a mitad de camino.

Por último y no menos importante, cada vez que logres una de las metas realizadas, ¡celébralo! Date ánimo para continuar alcanzando lo que te propusiste para el 2013.

¡Quiero bajar de peso!

Esta es la famosa resolución que encabeza la lista de todos los años. “Quiero rebajar”, “Quiero ponerme un bikini en verano”... y sí, después de las fiestas comienza el entrenamiento.  Empiezas pompeá, pero a mitad de camino te “rajas”. ¡Muy mal! Llevar una vida saludable debe ser prioridad siempre. Así que comienza el año visitando tu médico y conoce tu estado de salud. A partir de ese punto determina qué es lo más conveniente para que  empieces desde cero con una vida saludable.

Deseo  completar mi carrera

Esta sí es otra de las resoluciones que son parte de la lista. No basta con desearlo, tienes que moverte hacia ello. Si trabajas, busca alternativas para terminar tus estudios. Muchas instituciones universitarias brindan distintas opciones para  el adulto que trabaja. Así que no hay excusas. Ya sea querer terminar tu carrera o estudiar algún curso que te interesa, pon manos a la obra.

Ahorrar para viajar

Empieza por aguantar esos antojos de comprar zapatitos y ropita nueva todos los meses, de comer afuera, y todo aquello que te hace gastar más de lo que puedes.  Comienza el 2013 haciendo ajustes en tu presupuesto para que  saques alguna cantidad y la guardes en una cuenta de ahorro. Decir que quieres hacerlo no basta. No importa la cantidad, lo importante es que seas consistente y saques una cantidad para que puedas lograr esa meta.

Tener mi propio hogar

Al igual que la consistencia en el ahorro para el viaje, has lo mismo para hacerte de tu  casa o apartamento. Ya sea que vives pagando una renta de alquiler o que deseas mudarte a un lugar más cómodo. Comprar una propiedad requiere de unos gastos adicionales, así es que debes separar un presupuesto para este fin.