Resolución 2013: Más salud, menos libras

01/18/2013 |10:00 a.m.
 
Luego de haber hecho todos los desarreglos habidos y por haber en la dieta, llega el momento de empezar a trabajar en la resolución de bajar de peso.

Se acabó lo que se daba. Luego de haber hecho todos los desarreglos habidos y por haber en la dieta, llega el momento de empezar a trabajar en la resolución de bajar de peso y moldear tu figura.

Hay varios factores que van de la mano cuando de  bajar de peso se trata, entre ellos: ejercicios, dieta y paciencia. A estas alturas, ya sabrás que fallar en cualquiera de ellas impide obtener los resultados deseados. Y es que, aunque el ejercicio es fundamental y necesario para lograr perder peso, el mismo debe ser complementado con una dieta saludable para maximizar los resultados. Lo mismo sucede con la dieta; esta puede lograr cambios por sí sola, pero combinada con ejercicios los logra con mayor rapidez. Por último está la paciencia, que es fundamental.  Al comenzar un plan de pérdida de peso, hay que tener presente que los resultados no llegarán de la noche a la mañana. Además,  por lo general, una pérdida de peso muy rápida provoca que lo vuelvas a ganar de la misma manera. 

En 4 pasos

De acuerdo con la doctora Rocío López, experta en medicina funcional, un plan que te ayude a perder peso saludablemente te ayudará, a su vez, a mejorar tu salud física, mental y emocional.  Según López, ese plan debe comenzar con cuatro pasos:

1. Haz una lista de tus metas  a lograr en uno, tres, seis meses y en un año. Elabora un plan para cada una de las metas que te propongas, qué pasos tienes que seguir para ver tus metas alcanzadas.

2. Sé realista con tus objetivos,  si tienes cinco años con problemas de peso, no es real proponerte perder en tres meses el peso que ganaste en tanto tiempo.

3. Consigue apoyo, ya sea  un especialista en consultoría o un familiar o amistad que te motive y te ayude a mantenerte cumpliendo tus metas.

4. Revisa con frecuencia  tu lista de metas. Si hay algo que no funcionó, vuelve sobre los primeros pasos. Recuerda, si el método que utilizaste para cumplir tu meta no funcionó, no significa que debas abandonar tus metas, sino que debes explorar opciones diferentes a la que tomaste para llegar al mismo objetivo.

Escribe, come y rebaja

A juicio de la doctora Rocío López, una dieta saludable y que a la vez te mantenga en tu peso normal debe estar constituida por grasas, carbohidratos, proteínas y  debe ser abundante en vitaminas, minerales y antioxidantes.

Así que cuidado con las dietas que te privan por completo de algún grupo de alimento, ya que no te mantendrán saludable a largo plazo.  La doctora recomienda un plan de alimentación como el siguiente:

1. ESCRIBE UN DIARIO  DE TUS COMIDAS  y meriendas durante tres días. Escribe absolutamente todo, desde los vasos de agua que te tomes hasta las mentas o chicles que consumas.

 2. PON ESPECIAL ATENCIÓN A LA CANTIDAD DE FRUTAS  y vegetales frescos que hay en tus comidas, estos son los grandes ausentes de las dietas modernas y deberían estar presentes en todas las comidas y meriendas.

4. REGISTRA CUÁNTAS VECES COMES FUERA  de tu casa y cuántas veces comes comida cocinada en tu casa. No hay mejor manera de controlar lo que comes que cocinando en tu casa.

5. OBSERVA CUÁNTA AGUA NATURAL  purificada o filtrada bebes. Debería ser alrededor de 10 vasos al día. Observa cuántos refrescos, cuántas tazas de café, cuánta sal, cuántos alimentos de latas, cajitas o de restaurantes de comida rápida consumes, esto es lo que debes reducir o eliminar lo más posible.

6. PON ATENCIÓN A AQUELLOS ALIMENTOS QUE  te causan alguna reacción negativa (ruidos intestinales, gases, barriga inflada, dolor, diarrea, acidez, estreñimiento, etc.), podrías tener sensibilidad a ellos. Lo mejor es que no los consumas o lo hagas en poca cantidad. 

8. CUANDO TE ASALTEN LOS ANTOJOS,  detente un momento a pensar en la versión más saludable de tu antojo y opta por ella, por ejemplo, si te antoja un “hamburguer”, prefiere la versión hecha en casa, con los ingredientes preparados por ti en pan de trigo integral y con abundantes vegetales. 

9. LA CALIDAD CUENTA,  no es lo mismo un tomate orgánico cosechado el mismo día o en días recientes que un tomate refrigerado traído de lejos; ni tampoco es lo mismo una salsa de tomate en una lata No importa que haya tablas que den equivalencias de calorías. Entre más fresco y libre de preservativos, colorantes y saborizantes, mejor.

10. HAZ TUS CHEQUEOS MÉDICOS  de rutina, descarta que otros problemas de salud como diabetes, tiroides, hipertensión y otros desbalances hormonales estén interfiriendo con tus metas de pérdida de peso.