Una voz por los estudiantes especiales

11/02/2012 |08:15 a.m.
Primera Hora / GabrielLópez Albarrán  
La situación de precariedad que afecta a los estudiantes de nuestras escuelas públicas se acentúa cuando se trata de niños con necesidades especiales.

La situación de precariedad que afecta a los estudiantes de nuestras escuelas públicas se acentúa cuando se trata de niños con necesidades especiales. Ante el panorama que Omayra Burgos Colón conoció desde pequeña, cuando observaba a su madre desempeñarse como maestra en el área, ella prefirió sumarse a la solución y hoy labora como educadora a tiempo completo en nivel intermedio.

“Soy una mujer fuerte, sencilla, luchadora y perseverante. La falta de sensibilidad hacia los estudiantes que forman parte de este programa, el prejuicio que aún existe en nuestra sociedad, el discrimen y la falta de empatía (...) fue lo que me motivó a ser parte de la solución, a alzar la voz por quienes quizás no puedan alzarla, reclamar sus espacios, tiempos, presencia y trato”.

De hecho, la misma Omayra fue quien nos mencionó que noviembre es el Mes de la Educación Especial, una fecha adecuada, aunque no la única, para hablar sobre un tema que necesita atención.

A diario, nuestra lola atiende a ocho niños y, según afirma, al enseñarles a sus estudiantes entonar una cánción, el ver sus caras y la atención, que prestan  es suficiente para saber que con tenacidad las metas son alcanzables.

¿Qué opinas de la situación de escuelas modelos con una alta población de educación especial? 

Su enfoque ha sido dirigido a mejorar la calidad del proceso de enseñanza y aprendizaje considerando los factores que perjudiquen al estudiantado y  resaltando las habilidades de cada uno de ellos y practicando la inclusión en la sala regular. De este modo se deja ver que no hay ni existen etiquetas cuando la vocación y el compromiso son genuinos. 

¿Cuáles son los tipos de discapacidad más comunes en Puerto Rico, según tu experiencia?

Problemas específicos de aprendizaje y retardo mental.

¿Qué piensas de las personas o maestras en esta área que tienden a ayudar excesivamente a estos estudiantes? ¿Trabajan por su bien o tronchan su futuro académico?

Todo maestro, sin importar si esdirectamente del Programa de Educación Especial, tiene que tener presente que cada cabeza es un mundo. Todos aprendemos de forma diferente.  La manera correcta de llegar al estudiantado es proveerle un ambiente apto y propicio para poder llegar a lo que en realidad queremos lograr: seres que analicen, que resuelvan y que minimicen una carga.  Un maestro es un guía o facilitador del proceso de enseñanza y, para que ese aprendizaje sea efectivo, se debe proveer las herramientas necesarias y la experiencia.

Si pudieras enumerar de forma breve las soluciones al problema en términos generales ¿cuáles serían?

1. Eliminar las etiquetas, prejuicios y discrimen a la población.

2. Tomar en cuenta los factores que pudieron ser o son parte de esa necesidad especial.

3. Escuchar, respetar y hacer valer los derechos de cada uno.

4. Ofrecer información correcta a la población.

5. Aceptar y asumir esa necesidad y trabajar con ella a tiempo para salir adelante.

6. Entender que cada ser tiene sus limitaciones y necesidades pero también tienen sus fortalezas.

7. Conocer la realidad de las personas con necesidades especiales (impedimentos).

Asumir que en la familia existe un miembro con discapacidad resulta frustrante para algunos padres ¿Cuál es tu mensaje? ¿Cómo aconsejarías abordar la situación?

Al momento de cualquier padre o persona recibir una noticia que no era esperada, resulta frustrante, decepcionante y nos inunda de dolor y hasta culpa. El proceso de aceptación pude ser uno largo o momentáneo, y aunque resulte difícil aceptarla se debe trabajar con el mismo.

Mientras más temprano se trabaje con esas necesidades y se le brinden las ayudas necesarias, menos será el impacto negativo que pueda tener en la vida del niño. (De) limitaciones, problemas o impedimentos, nadie está excento a enfrentarlas. De repente somos personas sanas y tan solo en un segundo la vida nos puede cambiar. Lo importante es unirse como familias, dialogarlo, buscar información y ayuda de diversos sectores (públicos o privados) que sirvan de apoyo. La familia que se une, acepta y trabaja a tiempo con una situación logra salir vencedora y al final del camino se dará cuenta que lo mejor de todo es darle frente a la vida.



En Números

De acuerdo con Rosalie López Castellanos, directora del Programa de Apoyo a la Comunidad en Materia de Educación Especial de la Universidad del Sagrado Corazón, (PRACEE), las estadísticas en torno a la educación especial en Puerto Rico, –informes que muchas veces se afectan por la alta incidencia de familias que se mudan de la Isla   en busca de más y mejores servicios– estiman lo siguiente:

Uno de cada tres niños en los salones de clases se estima que  será de Educación Especial.

140 mil personas entre las edades de 0 a 22 años    presentan algún tipo de impedimento.

Uno de cada 62 bebés que nacen en la Isla tiene alta posibilidad de desarrollar autismo.

Para más información, puedes llamar a PRACEE al 7870- 728 -1515,  exts.  2297, 2298, 2153