Placeholder

Por Dra. Ingrid Marín

Controla tus emociones

La difícil decisión de mudarse

11/09/2017
Luego de todos los arreglos de mudanza e instalación puede llegar la nostalgia. Para ayudar a que el proceso sea más llevadero es importante tomar acción.

En los últimos meses son muchos los puertorriqueños que han tenido que tomar la difícil decisión de mudarse. Otros ven a sus hijos, familia o amigos partir de forma repentina y con poco tiempo para asimilar la distancia.

Aunque emprender una nueva etapa de vida es motivo de alegría e ilusión, no necesariamente es la realidad de todos. Hay quienes se han marchado al haber perdido su trabajo tras la llegada del huracán, otros porque sus hijos no pierdan el curso escolar o por salud.

Luego de todos los arreglos de mudanza e instalación puede llegar la nostalgia.

La nostalgia es definida como la angustia o deterioro emocional causada por una separación anticipada o actual de la casa, objetos y/ o personas con las cuales hay apego (Thurber & Waltson).

El mudarse a otro país trae consigo un cambio drástico de las costumbres y la rutina, además de los sentimientos normales de tristeza que trae el alejarse de los seres queridos.

El saber que no se estará presente en etapas importantes de la familia, la incertidumbre de si será exitosa o no la nueva vida entre otros cambios, hace que las personas puedan sentirse tristes, ansiosas y hasta nerviosas pensando en lo que dejaron atrás.

No es fácil dejar una vida llena de recuerdos, de seres queridos y hasta de aspectos rutinarios para enfrentarse a cosas nuevas. Las cosas nuevas, aunque positivas generan estrés.

Esta nostalgia no necesariamente es un sentimiento que está presente en todo momento. Puede presentarse en algunos momentos del día, cuando se está en ocio o cuando algo no sale como se esperaba.

Entre los sentimientos que se manifiestan en momentos como estos se encuentra tristeza, soledad, falta de ánimo y perdida del sueño entre otros.

Poco a poco una vez se va dando el debido proceso de adaptación ven desapareciendo. 

Para ayudar a que el proceso sea más llevadero es importante:

o   Mantenerse ocupado.

o   Es bueno llamar a su familia pero trate de no hacerlo de forma continua. Puede que llame dos veces en semana y los demás días envíe mensajes de texto. Esto lo ayudará y ayudará a sus familiares.

o   Abra las puerta a nuevas amistades, comience por un hobbie, una actividad  que propicie conocer a otros.

o   Familiarícese con el lugar, conozca las calles, los lugares de compras. Esto poco a poco lo llevara a sentirse más seguro y adaptado.

Hablar con alguien que haya pasado lo mismo será de gran ayuda para sentirse entendido y mostrarle estrategias.

Busque las cosas buenas de donde reside.

Si siente que está llegando a deprimirse, busque ayuda profesional.

Todos los cambios son difíciles de hacer pero los seres humanos tenemos la capacidad de adaptación a  diferentes ambientes. Éxito en esta nueva etapa.

Si desea coordinar una cita con la Dra. Ingrid Marín Espiet, en su oficina localizada en el área metropolitana puede comunicarse al (787)222-4999.

Para consultas sobre este tema puede hacerlo vía email: [email protected]

Tags

Huracán María