Placeholder

Por Soraida Asad Sánchez

Ser madre está de madre

Mamá se fue de viaje… ahora las entiendo

07/03/2013
A aquellas madres que en algún momento se les presente la oportunidad de salir de viaje, y estar lejos de la rutina por unos días, las exhorto a aprovecharlos. De esta manera, recargan baterías y se desconectan un poco de todo.

Hay experiencias en la vida que nadie te las puede contar, simplemente tienes que vivirlas para comprenderlas. Pues me ha tocado una de esas… En mayo pasado en este espacio publiqué la carta que hizo un padre dirigida al jugador de fútbol Lionel Messi expresándole la admiración que sentía su hijo por él. Gracias a Dios y al poder de las redes sociales, el pequeño Jediael Matos, verá jugar a su ídolo en Los Ángeles, California.

Pero estas líneas no son para darles los detalles del encuentro, esta entrada es para expresar lo que había escuchado que sentían las madres que se despegaban de sus hijos por el trabajo, y que hasta hoy, yo no había experimentado.

La oportunidad de ser testigo del momento en que este niño, de solo siete años de edad, hace su sueño realidad me emociona, el que la historia que publiqué se esté acercando a tener un final feliz, me encanta. Y que hayan confiado en mí para enviarme a cubrirlo, me llena de satisfacción.

Ahora bien, esta es la primera vez que me despego de mis princesas, día y noche por varios días. Las que han vivido esta experiencia me entenderán.  Las que no la han experimentado, les cuento que es fuerte el sentimiento, esa sensación de extrañarlos es constante. Y aunque estoy feliz por la oportunidad, les confieso que sentí como un apretón en el corazón cuando salí de mi casa.

Sin embargo, pienso que en la vida hay que buscarle el lado positivo a TODO, de esa manera se vive mejor y vas sumando alegrías, no restando. Casi todas las madres siempre estamos ajetreadas, no tenemos tiempo de distraernos, ni siquiera para sentarnos a comer tranquilas. Pero sabemos que nuestro día a día es así y que las satisfacciones y alegrías que nos provocan nuestros peques son más poderosas que todos esos cambios de vida que a muchos les espanta.

A aquellas madres que en algún momento se les presente la oportunidad de salir de viaje, y estar lejos de la rutina por unos días, las exhorto a aprovecharlos. De esta manera, recargan baterías y se desconectan un poco de todo. De todas formas, cuando tenemos un suspiro estamos óptimas. Eso sí, cómo único puedes disfrutar ese tiempo es sabiendo que tus peques están en buenas manos. En mi caso están con papá y las abuelas y ¿qué puede pasar? ¿Que cuando llegue a casa me encuentre con que Kyra, mi perra impuesta, tenga un amigo gato? Si es así, me tendré que ir de viaje de nuevo…