A cuidar de tu boca en el embarazo

07/04/2011 |
Un cuidado adecuado destierra el mito de que cada embarazo cuesta un diente.

Un cuidado oral adecuado destierra el viejo mito de que cada embarazo cuesta un diente. Disfrutar de una buena salud bucal es de suma importancia para todos, pero resulta aún más apremiante para las mujeres embarazadas, ya que podría comprometer el bienestar del feto.

“Hay estudios que han demostrado una relación directa entre la enfermedad oral en la mamá con partos prematuros y bebés de bajo peso”, acota la Dra. Elaine Pagán, dentista pediátrica y coordinadora del Centro de Salud Oral Materno Infantil (CSOMI) del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Por ejemplo, las bacterias de la gingivitis -una inflamación común en las encías- entran a la sangre a través de la boca, viajan hasta el útero y desencadenan la producción de prostaglandina, que causa contracciones que inducen al parto prematuro, según denota la dentista pediátrica.

Otros problemas orales comunes en mujeres en estado de gestación incluyen las caries dentales, y la periodontitis, una inflamación de las encías que provoca la pérdida de hueso y soporte de los dientes ocasionando que se debiliten. El tumor de embarazo es otra afección frecuente que consiste en una reacción inflamatoria que aparece en las encías a causa de los cambios hormonales y que suele desaparecer sin tratamiento.

La Dra. Pagán menciona que en este grupo de mujeres aumenta la propensión a padecer otras condiciones, ya que “disminuye el flujo de la saliva”, además, “algunas tienen malos hábitos alimentarios que afectan los dientes y las tendencias a reflujos y vómitos crean en la boca un ambiente más ácido”.

para una buena salud oral

Una mujer encinta “puede recibir tratamientos orales en todo momento. Idealmente, desde que sepa que está embarazada, debe visitar a su dentista para la limpieza oral”, aseguró la Dra. Pagán. Además, la experta destaca que, preferiblemente, los tratamientos dentales se realicen en el segundo trimestre. Por último, menciona que un cuidado adecuado evitará “problemas durante y luego del embarazo”.

Después del parto

Luego del nacimiento, si la mamá tiene un alto contenido de bacterias bucales, éstas pueden transmitirse al bebé de diversas maneras, como al soplarle la comida para enfriarla. De otra parte, mientras más temprano el bebé se infecta, más riesgo tiene de ser un niño con enfermedades orales. Por tal razón, a los pequeños se les debe dar un cuidado oral adecuado desde su nacimiento.