Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Cómo estimular el aprendizaje de los niños en el verano

Por Nellie Torres de Carella / Para Primera Hora 05/27/2017 |00:04 a.m.
Investigaciones demuestran que el periodo de vacaciones de verano es tan largo que está afectando el patrón de aprendizaje de los niños. (Archivo)  
Un tiempo tan prolongado, completamente desconectados de los hábitos de estudio y el aprendizaje, no es beneficioso para los menores.

Investigaciones demuestran que el periodo de vacaciones de verano es tan largo que está afectando el patrón de aprendizaje de los niños.


Se estima que al comenzar el nuevo curso escolar en agosto, un grupo significativo de estudiantes habrá perdido más de un mes de destrezas adquiridas en algunas áreas, como en matemática. Esta destreza requiere de práctica consistente para mantenerse.

De igual forma, algunos niños estarán tan inmersos en la tecnología, entre televisión, películas y videojuegos, que les costará volver a conectarse con la lectura, destreza imprescindible para el éxito escolar. Tanto tiempo para diversión puede desviar a los niños de actividades que estimulen sus cerebros.

¿Por qué tres meses de pura diversión?

La mayoría de los padres y estudiantes terminan el año escolar tan agobiados por las exigencias escolares, que lo único que quieren hacer en verano es descansar.

Para muchos, las vacaciones de verano son sinónimo de ver películas o jugar pasadas las doce de la noche, dormir hasta después del mediodía, buscar entretenimiento tras entretenimiento y hablar de cualquier cosa, menos de temas relacionados a la escuela.

Todos necesitamos vacaciones, pero un tiempo tan prolongado, completamente desconectados de los hábitos de estudio y el aprendizaje no es beneficioso para nadie.

Ojo con los campamentos

Como en toda área de la vida, todo es cuestión de balance. Si se han decidido por un campamento de verano para sus hijos, escojan uno que, aparte de juegos, incluya deportes, arte, visitas a museos o lugares donde se diviertan, pero que también aprendan, como las excursiones a lugares considerados recursos naturales.

También hay muchas actividades que puedes realizar en casa. Si tu niño es especial y muchas de estas actividades están sobre su nivel de desarrollo, puedes simplificar las mismas. Por ejemplo, al preparar la receta de cocina lo más importante será que él o ella pueda manipular, amasar y mezclar para desarrollar sus destrezas motoras, que pueda seguir instrucciones como las siguientes: mezcla, echa, llena la taza, dame la cuchara pequeña; o aún más simple sería que reconozca el vocabulario de los ingredientes y objetos que se usarán para confeccionarla. Desarrollar la imitación también es importante para tu niño especial, como sería el que te pueda imitar mezclando.

Cada actividad se puede adaptar a la edad o al funcionamiento de cada niño, lo importante es ser creativos.

En cuanto a los niños especiales, o de educación especial, deben continuar con sus terapias y la estimulación en el hogar. Cuidado con permitir que el día de estos niños transcurra sin ninguna estructura, eso podría ocasionar problemas de conducta.

Seamos un modelo, nuestras acciones hablan más que mil palabras, así que aparte de descansar de tanta asignación y tarea escolar de tus hijos, aprovecha el verano para leer más, aprender algo, realizar alguna actividad. Si te ven con motivación por aprender, ellos querrán hacer lo mismo que tú.

Actividades en casa

Para los que se queden en casa, hay muchas alternativas que pueden resultar entretenidas, pero que les proveen experiencias de aprendizaje. A continuación algunas ideas:

Integra a los niños en la cocina. Seleccionen a un país y su comida típica y lean sobre el mismo. Conocer la localización, idioma y costumbres les permite a los niños crear un concepto más amplio del mundo y estarán aprendiendo de una forma más natural que con un libro de texto. La lectura y conocimientos relacionados con historia, geografía, salud y matemática estarían estimulándose en una actividad como esta. Permitan que los niños midan los ingredientes y sigan la receta. Toda actividad en la cocina debe ser supervisada.

Procuren que sean parte del proceso de compras al supermercado. Preparen juntos la lista de todos los alimentos y artículos que se necesitan en la casa. Asignen un presupuesto y denles una calculadora para sumar cada artículo y no pasarse del mismo. Díganles que observen los especiales y comparen precios, además de los ingredientes para ver lo que es más nutritivo. Así estarán practicando matemáticas, lectura, ciencia, salud y economía.

Arte. Manualidades, el aprendizaje de un instrumento y pintura, entre otros, estimularán un área tan importante en todo ser humano.

Fomenten la práctica de la lectura. Compren libros con sus personajes favoritos o las películas que les gustan. También hay muchas revistas dirigidas a los niños con temas, juegos y actividades que interesan a estos y les animan a leer. Si van a ver una película, lean antes sobre la misma. Visiten librerías y permítanles que escojan los libros que estarán leyendo durante sus vacaciones. Recompénselos por cada libro finalizado. De ser necesario, utilicen la tecnología como un refuerzo una vez que termine su periodo de lectura diaria.

Practiquen deportes y visiten parques. Sería muy dañino que los niños estén tres meses en actividades puramente sedentarias. El movimiento es necesario para el funcionamiento del cerebro y todo el cuerpo.

(La autora es licenciada patóloga del habla y lenguaje, y directora del Instituto Fonemi de Puerto Rico

Regresa a la portada