Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Conscientes del déficit de atención

Por María Ivette Vega Calles 10/15/2016 |00:05 a.m.
Son muchos los retos que tienen que enfrentar los padres, maestros y profesionales que trabajan con niños con esta condición. (Archivo)  
Experta asegura que hoy día, hay más conocimiento sobre la condición que afecta tanto a grandes como a chicos.

El diagnóstico de déficit de atención e hiperactividad nos puede parecer cada vez más común. Sin embargo, Dulce Torres, consejera profesional y especialista por 25 años en la condición, indica que no es que hoy día existan más casos, sino que conocemos más sobre el déficit que afecta tanto a niños como adultos.

“Las personas están entendiendo mejor el déficit de atención, así que lo están conversando más, explicándoselo a los padres. Los mismos padres están leyendo más y se están enterando que ciertos comportamientos indican que puede ser déficit de atención. Por ese conocimiento que las personas están obteniendo ahora creo que se está observando más ese comportamiento de sus hijos, en la casa y en la escuela”, destacó la experta, quien está radicada en Texas.

Son muchos los retos que tienen que enfrentar los padres, maestros y profesionales que trabajan con niños con esta condición, sin embargo, para Torres es de suma importancia enviarles a todos  el mensaje de que todo va a estar bien.

Esa es una de las razones por las cuales el próximo fin de semana vendrá a la Isla a ofrecer un taller en el que presentará herramientas que serán beneficiosas para personas que lidian con niños y adultos que padecen ADD/ADHD (por sus siglas en inglés). La actividad será del 21 al 23 de octubre en el Condado Palm Inn & Suite.

“Calma y conexión” es el título del taller. Esas dos palabras son claves para la relación que se desarrolla entre el padre y el niño, pues es importante que el padre mantenga la calma para poder mantener el control cuando lidia con el niño. Y conexión porque es lo que debe existir entre ambos.

Torres fue enfática en que no hay una edad específica para empezar a ver indicios de que un niño pueda tener déficit de atención. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los niños de hoy día, principalmente como efecto del uso de la tecnología, están acostumbrados a una gratificación inmediata, por lo que hay que indagar más.

“Cuando lees las descripciones de lo que es el déficit de atención y las funciones ejecutivas vas a decir que todos nosotros pasamos por eso. Hay momentos en que estamos bien impulsivos y es por algo. Puede que la ansiedad me esté creando esa impulsividad, o hay momentos en que no me planifico bien y no se cómo organizar un proyecto y no lo hago bien a tiempo. Son cosas por las que todos podemos pasar. El problema no es que a veces te suceda o hayas pasado una vez por esa situación. El problema es cuán a menudo estás pasando por esto y cómo está afectando eso tu vida. Allí es que entra el diagnóstico”, afirmó la consejera.

En ese aspecto son muchos los factores que hay que tomar en cuenta para tener un panorama completo. Hay que estar seguro de que el comportamiento es similar en todos los lugares en donde se desenvuelve el niño.

“Lo primero que tenemos que observar es cuál es la frecuencia y qué le está pasando. Si el niño tuvo un preescolar donde tenía mucha libertad de moverse, de expresarse y hacer muchas cosas, y ahora en el salón de clases tiene que sentarse y seguir las reglas por más de 45 minutos a la vez, hay una serie de cambios que afectan. Así que hay que darle tiempo a ver cómo se acomoda a nuevas instrucciones y seguir horarios más rígidos y estructurados. Si esto continúa a nivel  que el niño no puede aprender, porque está tan distraído que 50%sabe lo que está pasando y 50% soñando, es dónde ponemos atención a lo qué está pasando y buscar si hay algo más”, añadió.

Los adultos también

Torres asegura que por la misma razón de que hoy hay más conciencia sobre la condición, muchos adultos están descubriendo que padecen de déficit de atención. En su práctica ha visto que muchos  lo comprueban luego de que sus hijos han sido diagnosticados con la condición, que suele ser genética. Otras formas de descubrirlo son evaluaciones deficientes en el trabajo o constantes reclamos por parte de la pareja que le reclama cosas como, “siempre estás diciendo que vas hacer eso y no lo haces”.

“Lo primero que hay que saber es cómo fue su vida antes de los 12 años. Tengo que demostrar que en escuela elemental y parte de la intermedia tuvieron unos retos y cómo esos retos se demostraron, porque para poder diagnosticarlos tengo que tener cierta evidencia de eso. Y muchas de las personas con las que trabajo, diría que al menos el 90%, esto no tiene nada que ver con la inteligencia. Al ser inteligente buscas la forma en que puedo terminar eso. Aunque me quede despierto toda la noche, pero lo hago, porque tengo la inteligencia suficiente para poder completar todo lo que tengo que hacer”, afirmó la experta.

El taller tendrá 15 horas de duración. Aquellos profesionales de la salud, maestros y terapistas podrán continuar estudios continuos para realizar una acreditación de la International Coach Federation, que requiere 30 horas. Las personas interesadas en tomar el taller pueden visitar la página www.avantgardecenter.com.

Regresa a la portada