¿Encinta y sin pegar un ojo?

10/10/2011 |

El sueño y la maternidad no parecen ir de la mano. Hay quienes incluso aseguran que jamás se vuelve a dormir igual . De seguro, amistades y familiares ya te han dicho que, al menos hasta que tus pinchoncitos tomen vuelo, dormir a tus anchas es cosa del pasado. La realidad, para la mayoría de las mujeres, es que las peleas para lograr el anhelado descanso y el despertarse varias veces durante la noche comienzan antes de que llegue la criatura a sus vidas, a veces desde el inicio mismo del embarazo.

El primer trimestre

Uno de los síntomas más contundentes del embarazo es el eterno cansancio. Una vez confirmas que estás encinta, te arropa un sueño constante y a veces en medio de un día de trabajo tienes que hacer un alto y bajar la cabeza para descansar aunque sea unos minutitos. Irónicamente, sin embargo, este agotamiento no siempre se traduce en largas horas de sueño por la noche. “Las náuseas, los vómitos y el malestar estomacal, unidos a la micción constante, pueden hacer difíciles el descanso nocturno”, explica la Dra. Carmen Zorrilla, ginecóloga obstetra.

Si estás recién comenzando el embarazo y te encuentras en este bote, es importante que busques maneras de relajarte y de conciliar el sueño. “La cafeína es una bebida que afecta mucho estos síntomas, pues aumenta las náuseas, la micción y afecta el sueño. Aquí somos bien dados a nuestra tacita de café, pero si tienes problemas logrando descansar de noche, es buena idea evitar la cafeína”, explica la Dra. Zorrilla.

El inicio del embarazo es también el momento ideal para que te vayas acostumbrando a dormir del lado izquierdo. “Aquellas mujeres que duermen boca arriba o boca abajo deben ir entrenándose para dormir sobre el costado izquierdo. Mientras más crece el útero, más presión ejerce sobre la aorta y la vena cava. Esto reduce la circulación. Al acostarse sobre el lado izquierdo, se asegura una mejor circulación, pues el útero no ejerce presión sobre ninguna arteria importante”, acota la especialista.

El segundo trimestre

Muchos le llaman la luna de miel del embarazo. La mayoría de las mujeres superan los síntomas de la mala barriga y se sienten muy bien durante este periodo. Además, se reduce la urgencia de orinar constantemente y hay menos viajes nocturnos al baño. Todo esto contribuye a que la mayoría de las mujeres puedan lograr un buen descanso en esta etapa, aunque a medida que se acerca el tercer trimestre y va creciendo la barriga, surgen nuevos retos en busca de esas ocho horas o más de descanso en la noche.El tercer trimestre

Prácticamente todas las mujeres embarazadas pelearán arduamente con el sueño en algún momento de esta etapa. El tamaño de la barriga, los dolores en la espalda baja, los movimientos del feto y el inicio de las contracciones involuntarias son algunos de los factores que dificultarán el descanso nocturno. “A esto también hay que añadirle que muchas mujeres empiezan a sentir ansiedad a medida que se acerca la fecha del parto”, acota la Dra. Zorrilla.

No hay soluciones fáciles para esta etapa y una vez que nazca el bebé pensarás que no tenías nada de qué quejarte. La ginecóloga obstetra aconseja que uses almohadas para sentirte más cómoda: “Para aliviar los dolores e incomodidades de espalda, se recomienda que uses una almohada debajo de la barriga y otra entre las piernas y te acomodes del lado izquierdo. Al dormir, evita sobre todo, acostarte boca arriba. Es preferible una posición semisentada”.

Finalmente, ten mucho cuidado con las libras de más que ganes durante el embarazo. “La obesidad dificulta el poder lograr un buen descanso nocturno. En casos extremos puede producir apnea del sueño. Las mujeres sobre peso tienen más problemas de sueño durante el embarazo”, acota la Dra. Zorrilla.

Cuidado con los medicamentos

Utilizar medicamentos para tratar de conciliar el sueño no es buena idea en ningún momento del embarazo. “Recuerda que todo lo que consumes lo consume también el feto. No se sabe cuáles son los efectos de las pastillas sobre el bebé, además de que muchas son adictivas. Es importante buscar un alivio natural, y si aún así no logras dormir, debes consultar con tu ginecólogo para que te ayude a dilucidar opciones”, explica la ginecóloga obstetra.

Ocho remedios para conciliar el sueño

La Dra. Zorrilla aconseja que, ya sea en el primero, segundo o tercer trimestre, sigas estos consejos para alcanzar el sueño durante el embarazo.

1. Limita la cafeína. Esta bebida estimulante puede aumentar las náuseas, la acidez estomacal y la micción frecuente.

2. No hagas una comida muy pesada y alta en grasa por la noche.

3. Limita el consumo de comidas estimulantes y de refrescos carbonatados, pues muchos tienen cafeína.

4.   Mantente bien hidratada. Toma mucha agua durante el día, pero no tanta por la noche para reducir las visitas nocturnas al baño.

5. Haz ejercicios. Se recomienda que aun las mujeres embarazadas hagan ejercicios por 30 minutos diariamente. Evita, sin embargo, hacerlos de noche.

6. Practica yoga y técnicas de relajación, especialmente si sientes mucha ansiedad porque se acerca la fecha del parto.

7. Antes de dormir, date una ducha con agua tibia.

8. Tómate un vaso de leche tibia con canela  o un té de manzanilla justo antes de acostarte.