Sácale provecho a la tecnología

09/26/2011 |
Los niños parecen nacer con el chip tecnológico.

Nacen con el chip tecnológico. Así solemos hablar los padres de nuestros nenes, quienes desde muy temprana edad parecen moverse como pez en el agua con los diferentes aparatos electrónicos que tienen a su alrededor, desde la computadora hasta el ipad o el iphone de mamá y papá. Muchos, incluso, parecen estar más duros que los propios padres en el manejo de la tecnología. Así, pues, los dejamos navegar este mundo electrónico con la esperanza de que sea parte de un proceso de aprendizaje.

“Es que aprende los colores en el portal de Discovery Kids”. “Tiene que aprender a manejar el ratón” .“Este es el futuro que le va a tocar vivir”. Éstas son algunas de las muchas razones que nos motivan a dejar que los nenes se sumerjan en el mundo frente a la pantalla. ¿Puede, entonces, la tecnología convertirse en una poderosa herramienta de aprendizaje? ¿Cómo podemos los padres aprovechar al máximo esta herramienta? La profesora Larissa Parrilla, del Centro Educativo Koiné -y quien está terminando un doctorado en tecnología educativa- y la psicóloga escolar Lissette Morales nos ofrecen una guía de cómo debemos incorporar de forma efectiva el uso de la tecnología al aprendizaje de nuestros niños pequeños.

Establece límites claros

Es vital establecer límites claros. “Los papás deben recordar siempre que la tecnología no puede sustituir una destreza básica. No importa que pueda reconocer todas las letras en el teclado de la computadora, aun así necesita poder escribir no sólo en molde, sino en cursivo”, explica la Dra. Morales.

Para la psicóloga escolar también es muy importante que se evalúe el aparato que se le entrega al niño, de forma tal que, como padres estemos seguros de que el nene tiene la madurez y la capacidad para manejarlo. “Muy frecuentemente veo cómo los padres les entregan ipad y teléfonos bien sofisticados a niños pequeños que, aunque parece que pueden manejarlos, realmente no tienen esa capacidad todavía. Hay que recordar que el niño se enfrenta sin miedo alguno a estos aparatos y aprende a tocarlo todo, explorando los límites sin realmente entender lo que hacen. Luego, cuando lo trancan o lo tiran al piso en medio de una perreta o hasta por el inodoro, el padre se lamenta de lo ocurrido”, afirma la educadora, quien sostiene que se le debe buscar un sustituto apropiado a estos aparatos. “Para los niños menores de ocho años las compañías Vtech, Fisher Price y Leapfrog, entre otras, ofrecen una gran variedad de juguetes electrónicos educativos”, afirma Morales quien está a cargo del centro Caminos de Aprendizaje en Arecibo.

Es también importante tener claro el propósito con el que se usa la tecnología y establecer un límite de tiempo. “No debemos pensar que puede sustituir el aprendizaje tradicional de destrezas, sino que debemos verlo como un complemento importante al proceso educativo”, aclara la educadora.

Al evaluar las herramientas tecnológicas

En el campo de la tecnología “todo dependerá de la edad del niño”, explica Larissa Parrilla, del Centro Educativo Koiné, y quien también es maestra en el Colegio San Ignacio. Algunos criterios que debes tener en cuenta son:

1. En niños en escuela elemental la tecnología no debe atentar contra su desarrollo motor y sensorial. 

2. Utiliza programas de computadora y juegos educativos que están a prueba de errores.  Por ejemplo, si el niño está practicando cómo reconocer el tamaño de diferentes objetos, sólo debe aceptarle la contestación correcta. De lo contrario, puede causar confusión y frustración en el niño.

3. Evalúa cuidadosamente el instrumento antes de presentárselo al niño. Es importante fijarse en que el nivel de dificultad sea apropiado para la edad y en el tipo de animación y sonido que utilizan. Hay programas que sobrecargan los sentidos del niño con dibujos muy elaborados y sonidos.

4. Identifica el tipo de destreza que se quiere reforzar. En la clase de matemáticas en que hay que llevar a cabo tantos problemas de práctica, puede ser una excelente opción practicar los problemas a través de un buen programa de computadoras. Otras veces, sin embargo, la tecnología puede servir para ampliar la creatividad del niño o para facilitar la comparación y el análisis.

5. Enseñarles a los niños que la computadora es una herramienta de trabajo y no un sinónimo de juego. En la casa y en el salón de clases no se debe premiar el buen comportaminto con más tiempo frente a la computadora.