De su propia inspiración

05/04/2012 |05:27 p.m.
 
La estrecha relación entre la jovencita y una perrita de terapia es la base de la alegría que llevan a quienes visitan

Puede que el término “niño o niña especial” suene trillado para unos o demasiado genérico para otros. No obstante, en el caso de Beatriz Sofía Nogueras Muñiz es tanto justo como apropiado, pero no por las razones que algunos pensarían. Porque, si bien es cierto que Beatriz tiene varias condiciones de salud, que se resumen en un rezago e inmadurez neurológica, lo que hace que la adolescente de 17 años sea verdaderamente especial es su inmenso deseo de ayudar a otros. 

Según lo explicó su mamá, Marisell Muñiz, los primeros síntomas de Beatriz “fueron en su desarrollo motor, cuando era pequeña, por lo cual ha estado recibiendo múltiples y diversas terapias desde los dos años como terapia física, ocupacional y del habla, así como sicológica y educativa”. No obstante, nada de eso ha impedido que la joven medallista de la tropa de Niñas Escuchas 299 se haya convertido en toda una líder comunitaria.

Marisell acredita los marcados progresos de su hija, en gran medida, a “la intervención temprana, a sus fortalezas y a su ubicación escolar en Instituto Modelo de Enseñanza Individualizada (IMEI), donde recibe atención por niveles y no por grados. Beatriz nos sorprende cada día con todas las cosas que aprende y puede hacer. Actualmente, está en nivel secundario de Educación Especial”.

De otra parte, el gran amor que la jovencita siente por los perros ha influenciado grandemente sus deseos de superación, motivándola a desarrollar una iniciativa comunitaria que sólo puede llevarse a cabo con canes de terapia. El programa se llama Mueve tu cola, toca un corazón y está dirigido, precisamente, a la población con necesidades especiales.   

Loable iniciativa

Pero, ¿cómo es que esta chica desarrolla un programa con repercusiones sociales de la envergadura de  Mueve tu cola, toca un corazón?  De acuerdo con Miriam Cartagena, consejera de la tropa 299 y coach de la adolescente en dicho proyecto, hace cuatro años, cuando Beatriz vio que su hermana Cristina había ganado la medalla de oro del escutismo, “dijo que ella iba a hacer lo mismo”. 

Luego de colaborar  en un proyecto para  la medalla de plata de una compañera de su tropa,  el cual involucraba  perritos, Beatriz decidió que su proyecto iba a ser, precisamente, con  canes. “Cuando estuvimos discutiendo el tema para su proyecto”, rememoró Cartagena, “habíamos escuchado de la terapia canina. En la discusión con Bea, vimos que ella ha tenido que coger muchos diferentes tipos de terapias, pero nunca se había expuesto a la terapia canina y comenzamos a buscar información. Bea escogió el nombre de Mueve tu cola, toca un corazón porque ella veía que cuando los perros están contentos, mueven sus colas y ésa es la forma en que ofrecen su terapia, permitiendo que la gente los toque, moviendo sus colas para llevar la misma alegría que ellos sienten al ser tocados”.

Al explicar el propósito principal de Mueve tu cola, toca un corazón, Marisell informó que el mismo es “dar a conocer los beneficios de la terapia canina e informar sobre quiénes la brindan en Puerto Rico”.  

Las metas

Como aspirante a la medalla de oro del escutismo, Beatriz pretendía que, con su proyecto, “al menos, 10 personas se inscribieran para comenzar el proceso de convertir a sus perros en terapeutas caninos. Beatriz sobrepasó esa meta, logrando nada menos que  86 inscripciones”, abundó Marisell. 

Otro de los objetivos, continuó explicando la orgullosa mamá, era “realizar un vídeo educativo para que la gente conozca lo que es la terapia canina y los beneficios de ésta. El  propósito es  entregarlo  al menos a  20 veterinarios –cinco en cada punto cardinal de Puerto Rico– y a cualquier entidad o institución que lo interese”.

Más aún, ya Bea ha obtenido su carnet de asistente de terapia canina y, una vez finalice su proyecto, seguirá trabajando como voluntaria de la FCPR. 

Todo el mundo se unió por Beatriz

 El proyecto de Beatriz se presentó, primero, al Concilio de Niñas Escuchas para su aval y, luego, a la Federación Canófila de Puerto Rico (FCPR) para obtener su apoyo. Para la producción del mismo se contó, también, con la generosa colaboración de amistades que donaron los recursos, el tiempo y el talento para la realización. Entre esos talentos, estuvieron  las actrices Luisa de los Ríos y Tita Guerrero, y el videógrafo Juan Colón.

 Por parte de la FCPR, las intervenciones de Maritza Santiago, del grupo de terapia canina, y de  Marie Nevárez, coordinadora de dicho programa, fueron instrumentales. “Desde el primer momento, recibieron a Beatriz y a su idea  con los brazos abiertos y en poco tiempo se estableció una relación como si se conocieran de siempre”, explicó Marisell. “Comenzaron  a llevar a Beatriz a  diversas actividades donde pudiera seguir relacionándose con los perros de terapia y aprendiendo sobre su manejo y entrenamiento. Así fue como se convirtió en asistente voluntaria de terapia canina”, dijo.

Amigas inseparables

Otro beneficio fundamental de Mueve tu cola, toca un corazón es que el animalito que se escogió para entrenar a Beatriz en las lides de la terapia canina fue una perrita de la raza Chinese Crested llamada Maggi, que pertenece a Marie Nevárez. 

Cuando comparte con Maggi, “Beatriz llega más habladora, llena de alegría, contándonos cómo disfrutó su día de terapia. Demuestra más confianza en sí misma y desarrolla planes futuros, anotando cada una de las próximas visitas con mucho entusiasmo”, refirió Nevárez.

Gracias a Maggi y a su tenaz empeño, Bea continúa superando su timidez, puliendo sus destrezas sociales y de liderazgo, y encaminándose hacia lo que será su inevitable destino: ser una mujer de bien, feliz, realizada y exitosa.


http://bcove.me/9xw3v9rh



http://bcove.me/ny68dzzs




Más sobre la medalla de oro del escutismo

 El premio al que aspira Beatriz Sofía Nogueras Muñiz es  el máximo  galardón que se puede obtener en los rangos de las Niñas Escuchas. Según lo explicó Marisell Muñiz, mamá de la jovencita, “el mismo requiere que la joven desarrolle y lleve a cabo un proyecto de servicio que sea de impacto beneficioso para la comunidad, que sea duradero y sostenible, y que envuelva un mínimo de 80 horas de servicio. 

Actualmente, Beatriz se encuentra en la etapa final de su proyecto de Mueve tu cola, toca un corazón, distribuyendo su  vídeo educativo de terapia canina, promoviendo el proyecto en diferentes medios y procesando las hojas de interés de personas que quieren evaluar a sus mascotas para que puedan convertirse en perros de terapia.  Una vez completado esto, deberá preparar su informe final del proyecto para el 1 de junio del año en curso y presentarlo al Concilio Caribe de Girl Scouts. Luego de que el mismo sea evaluado y aprobado, estaría recibiendo su medalla de oro el 4 de agosto de 2012,  en la ceremonia Sueños Realizados”.

Más información

Para conocer más sobre el programa de Mueve tu cola, toca un corazón, pueden escribir a muevetucola@gmail.com, visitar la página de www.facebook.com/muevetucola o llamar a los teléfonos 787-633-4949  o  787- 308-2897.