Instinto Animal

06/19/2009 |06:19 p.m.
 
Los parásitos del corazón son unos gusanos que se alojan en este órgano vital, provocando serias consecuencias.

P: ¿Por qué a los perros les dan gusanos en el corazón?

 Mi perra Labradora de ocho años se había vuelto bien vaga. Estaba lenta y se pasaba todo el día descansando. El veterinario le diagnosticó parásitos del corazón y se los estamos tratando con una especie de quimioterapia. Ahora está mucho mejor, pero nos gustaría saber  más sobre la condición.

Milton e Irelis

 

R: Estos parásitos les dan también a los gatos

El Dr. Víctor Oppenheimer, presidente del Colegio de Veterinarios, explica que el gusano del corazón es transmitido por mosquitos que  pican a un animal infectado y  chupan la larva del gusano. Ésta se desarrolla dentro del insecto hasta llegar a convertirse en larva de tercera etapa. Si el mosquito pica a otra mascota y le inyecta la larva, ésta llegará al corazón en unos seis meses.

Ni a los perros ni a los gatos se les puede administrar el preventivo de los parásitos del corazón sin hacerles antes la prueba de sangre que los detecta. Esos medicamentos sólo funcionan cuando el animal no está infectado. Si ya tiene la enfermedad y uno le diera el medicamento, podría ocurrir una reacción fatal.

 

Los gusanos subsisten alojándose en las paredes del corazón y alinentándose de la sangre. Pueden llegar a medir 12'' y se van acumulando hasta que obstruyen las cámaras del corazón. El resultado puede ser: 1) que el corazón se agrande y ocurra un fallo cardiaco; 2) que sigan creciendo los gusanos y entren por la arteria pulmonar y  causen una embolia ; 3) como consecuencia de ambas habrá fallos en los diferentes órganos porque la sangre no llegará debidamente oxigenada ni en la cantidad necesaria para el funcionamiento normal.

 

SÍNTOMAS

En casos moderados - tos seca como si quisieran vomitar algo

En casos más severos - debilidad, cansancio agrandamiento del abdomen (se acumula líquido por el fallo en el corazón)

En casos de embolia - respiración dificultosa como la de un asmático (eso es una emergencia)

 

TOMA NOTA

Diagnóstico:

- Oppenheimer recomienda la  prueba “Eliza”, en la que se remueve un poco de sangre y se pone con un reactivo conjugado. Ésta es mucho más certera que, meramente, sacar sangre y mirarla por un microscopio.

 

Tratamiento:

-  Consiste en una serie de inyecciones intramusculares y hay varias formas de administrarlas, dependiendo de la severidad de la enfermedad cardiaca. Por ello, es crítico clasificar el grado de enfermedad cardiaca de la mascota para establecer el protocolo adecuado.

 

La consecuencias:

- Si la mascota no se atiende debidamente, la muerte, según Oppenheimer, “es una de las peores que he visto”.

 

Escríbenos con tus dudas, preguntas e inquietudes sobre comportamiento y salud animal a: Instinto animal, Editorial Primera Hora, PO Box 2009, Cataño  PR 00963-2009, o al email atumanera@primerahora.com