Instinto Animal: "Quiero traer otra mascota a casa"

11/25/2011 |06:49 p.m.
 
La llegada de una nueva mascota, cuando en la casa ya hay otra, requiere de una buena planificación

P ¿Cómo podemos introducir una mascota nueva en casa sin que la que ya tenemos se nos traumatice?
Quisiéramos adoptar un perrito de un albergue o de algún rescatista. La que ya tenemos también fue adoptada y ahora tiene cuatro años. Es dulce y tranquila, pero tímida. ¿Qué nos aconsejan?
Elena, Noel, Ralphie y Jenny

R Hay varias estrategias para  la introducción exitosa del nuevo animalito.
Primero que nada, ¡gracias por adoptar, en lugar de comprar! Eso dicho, cuando se integra una nueva mascota al hogar, lo primordial será asegurarnos de que podremos sobrellevar la carga económica durante toda la vida de ambos animales. No sólo hay que contemplar sus vacunas, desparasitante, castración/esterilización, alimentación y acicalamiento, sino que hay que tener en cuenta los gastos imprevistos de las emergencias médicas que puedan surgir.
Superado ese paso, será crucial que hagamos todo lo posible porque la mascota más antigua se sienta bien con los cambios que genera la llegada de una compañera.
Todos los animales son territoriales de un modo u otro y hay que ayudarlos a adaptarse a compartir las atenciones y el espacio. De no ser cautelosos con esto, la mascota antigua podría sentirse desplazada y podría  sufrir ansiedad y hasta manifestar reacciones negativas como hacer sus necesidades dentro de la casa, ladrar/maullar excesivamente, distanciarse de sus guardianes, romper cosas, etc.

CONSEJOS ADICIONALES

Primer encuentro Los cachorros  instintivamente comenzarán a jugar.  Si la  mascota antigua es adulta, escoge un terreno neutral para presentarlas. Con suavidad,  acércalas  para que se vean y se huelan, sobre todo en la región anogenital. En ningún momento las dejes solas sin supervisión para atajar reacciones agresivas.
Primeros días Nadie en casa debe prodigarle  demasiada atención a la mascota nueva en presencia de la  antigua. Enséñales a ambas, desde un principio, que ninguna puede acercarse a su plato de comida/agua hasta que tú lo autorices. Ponlas a  comer en lugares separados y según se acostumbren la una a la otra, podrás acercarlas, pero siempre bajo supervisión. No  permitas que una invada los lugares o usurpe los juguetes de la otra. Con el tiempo, ellas mismas establecerán sus territorios. A ambas debe enseñárseles que los guardianes son los dueños de sus cosas (camas, juguetes, platos, etc.), pues esto evitará reacciones agresivas.
Rutina  Incluyan a ambas mascotas en una misma rutina diaria. En  los perros, el  paseo diario será la mejor manera de ayudarlos a congeniar.
Señales de alerta  Miradas fijas a los ojos, pelos erizados, colas tiesas, posturas rígidas y gruñidos, son señales de que un encuentro agresivo podría ser inminente. El remedio más eficaz es retirar a la mascota agresiva y ponerla en “solitario” (¡sin gritos y sin golpes!). Cuando se tranquilice, se reunirá con la otra. Si vuelve a ser agresiva, se le pondrá en time-out nuevamente hasta que entienda que ese comportamiento no está permitido.

Fuente: http://www.bernades.com.ar/