Los gatos y los lagartos

11/18/2011 |08:36 p.m.
 
Ojo con las cosas que tu felino pueda cazar en tu patio

P¿Son los lagartos tan peligrosos para los gatos como los sapos son para los perros?
Hace poco leí un reportaje que ustedes publicaron  acerca de lo peligroso que era que un perro atacara a un sapo. Mi pregunta es  si lo mismo les puede suceder a los gatos. Como pueden ver en la foto que adjunto, esta mañana cogí a este gato con un lagarto  casi en la boca. ¿Cuán peligroso puede ser esto? Sé que los lagartos son reptiles y los sapos anfibios, pero más vale precaver, que tener que lamentar, ¿no?
 Gracias anticipadas, Raiza Zapater.

R¡Debe tener mucho cuidado con esto!
Los gatos, al igual que los perros, podrían envenenarse si sus membranas mucosas entraran en contacto con las secreciones producidas por la piel de los sapos.  Los síntomas clínicos que padecería un gato con este tipo de intoxicación serían parecidos a los de los perros.  Éstos incluyen: enrojecimiento de las encías, vómitos, salivación, debilidad, colapso, dificultad respiratoria y hasta convulsiones.  Sin embargo, es sumamente raro ver que un gato resulte intoxicado con un sapo, ya que éstos no son tan extrovertidos como los perros.

En cuanto a la preocupación de que el gato  ataque a los lagartos, como bien menciona, éstos son reptiles y no anfibios como los sapos.  Las iguanas, lagartos y lagartijos que se encuentran en Puerto Rico no secretan toxinas venenosas como lo hacen los sapos,  pero podrían lastimar al animal si lo golpearan con la cola (en el caso de una iguana de mayor tamaño) o si lo mordieran.

A veces, estas heridas se pueden infectar y pueden causar celulitis, aunque esto es raro.  Si pasara, notaría que el área de la mordida o laceración se enrojecería, el gato tendría dolor y podría tener  secreciones serosanguinosas o purulentas.  Con infecciones fuertes, la mascota podría dejar de comer y tener fiebre.

 En el caso de mordidas en las patas, la mascota podría cojear de la pata afectada. Es sumamente raro que esto pase, pero, si ése fuera el caso, sería importante buscar ayuda veterinaria lo más pronto posible.

Más información
Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico, Dra. Alma Alicea Garcés, 787-765-1120