Muchas formas de ayudar

06/08/2012 |04:01 p.m.
 
En esta semana de la solidaridad, y siempre que puedas, los albergues y santuarios de animales cuentan con tu generosidad

Por costumbre, cuando hablamos de donativos o de cooperar con alguna causa, casi todos pensamos automáticamente en contribuciones en metálico. Sin embargo, cuando se trata de albergues y santuarios de animales, son tantas las maneras de colaborar, que decir “Quisiera ayudar, pero no cuento con el presupuesto” es totalmente innecesario.

Las entidades sin fines de lucro, tanto públicas como privadas, que recogen, socorren y albergan animales desamparados invariablemente operan a base de donativos, sí. No obstante, el donativo más generoso, el más necesario y el que está al alcance de todos nosotros es el de nuestra buena disposición para cooperar con las mismas.

A continuación, Tus Mascotas enumera algunas de las muchas formas en que tú puedes ayudar para que estas instituciones sigan prestando una labor tan necesaria para nuestra sociedad. Y es que no hay que olvidar que el trato hacia los animales no es sino un reflejo del estado anímico del colectivo de un país. El respeto a la vida –de humanos y de animales, por igual– evidencia el calibre del corazón de los pueblos.

Demostremos, una vez más, que pese a todo lo que se pueda criticar en Puerto Rico, este pueblo tiene un alma que sólo sabe dar.

TU VALIOSO TIEMPO  Lo más preciado que puedes donar a un albergue o santuario de animales es el regalo de tu tiempo. María Vázquez, del albergue de animales Animal Rescue Center, en Ponce, sugiere, por ejemplo, que las personas se ofrezcan de voluntarias para contestar el teléfono. “¡Si supieran lo mucho que nos ayudarían sólo contestando las llamadas!”, dijo. 

Vázquez también mencionó que sería ideal que hubiera voluntarios que estuvieran pendientes, por los alrededores de las instalaciones, para asegurarse de que no abandonaran animales en cajas o sueltos por ahí. Por su parte, Gloria Martí Rodríguez, de Save a Sato, sugirió que los voluntarios se prestaran, también, “para llevar a las mascotas  al veterinario”, algo que a los cuidadores de los animales se les dificulta por falta de tiempo. 

Además, mencionó que sería estupendo que los entrenadores de mascotas  les  enseñaran a los animalitos de los albergues y santuarios a sentarse, acostarse, estarse quietos, venir, etc., cuestión de que se fueran bien entrenaditos para sus nuevos hogares.

UN PASEÍTO, POR FAVOR Otra manera fácil y entretenida de colaborar es sacando a los perros a pasear. Con frecuencia, en estos lugares los canes sólo juegan entre sí, por lo que no aprenden nada ni mejoran sus destrezas sociales.

Cuando los sacas a pasear con collar y traílla, los enseñas a controlar sus impulsos, ya que no pueden moverse si tú no los dejas. En segundo término, los paseos los ayudan a distraerse. En su encierro, ellos pueden oír y oler todo lo que pasa fuera de su  confinamiento... ¡pero no lo pueden ver! Durante esas salidas, satisfacen su curiosidad a la vez que se ejercitan. Así, cuando regresan a sus jaulitas, están más sosegados.

Los paseos también los ayudan a que se porten más serenos y juiciosos cuando vayan a sus nuevos hogares, lo que reduce las probabilidades de que los devuelvan por inquietos.

HOGAR, PULCRO HOGAR  Todos los efectos de limpieza que usamos en nuestros hogares se utilizan, también, en los albergues y santuarios. “El cloro, el cloro es lo más importante. Aquí hay que desinfectar todos los días”, aseguró también Vázquez. Otros productos de limpieza que tanto ella como Martí Rodríguez mencionaron fueron detergentes para piso, paredes y ventanas, así como bolsas de basura, guantes de goma, mapos, escobas y recogedores. ¡Ah!, y los periódicos también son muy útiles. 

FRESQUITAS Y LIMPIAS  Las mascotas necesitan asearse con regularidad y la realidad es que sus cuidadores no siempre pueden hacerlo con la frecuencia que quisieran. Si visitas un albergue o santuario para bañar mascotas por lo menos dos veces al mes, tu esfuerzo será sumamente apreciado. Además, el masaje del baño ayudará a que los animales se relajen. Por otro lado, mientras más se aseen, menos ariscos serán al temido baño y se portarán mejor cuando les toque someterse al agua en sus nuevos hogares.

¡TAMBIÉN HAY QUE DIVERTIRSE!  Di la verdad: ¿es o no es cierto que tu perro y tu gato tienen infinidad de juguetes que ya no usan? En vez de dejar que esos artículos  estén cogiendo polvo por las esquinas o en una canasta en el garaje, dónalos a los albergues y santuarios. Tendrán un efecto sedante en los animalitos y los ayudarán a sobrellevar los días, meses o hasta años de encierro en lo que son adoptados.

BARRIGUITA LLENA Si hay algo que no puede faltar  es comida. Y una que otra bolsita de comida seca, dos veces al mes, no hace mella en el bolsillo de nadie. Eso sí, antes de hacer tu donativo de comida, pregunta cuál es la marca o variedad que les sirven a los perros y gatos del albergue al que piensas ayudar. Recuerda que, al igual que nos pasa con nuestras mascotas en casa, una vez los animales se acostumbran a una comida, pueden tener trastornos estomacales si ésta se les cambia de repente.

CARIÑO, MUCHO CARIÑO  Eso es lo que más necesitan  animalitos. Estando en un lugar extraño adonde llegaron, probablemente, porque sus guardianes los abandonaron, seguramente sienten miedo. 

Los gatos, en particular, se benefician de las caricias de los voluntarios que sencillamente van y los cogen en brazos para pasarles la mano y tranquilizarlos. ¿Y qué perro no daría la vida porque alguien viniera con regularidad, simplemente a  rascarle la panza o la cabecita? Todo esto contribuye a fomentar temperamentos serenos, aptos para la adopción.

LOS EXTRAS TAMBIÉN SON IMPORTANTES  Cuando le regales a tu gato un nuevo collar o le compres un nuevo arnés y una correa de pasear a tu perro, ¡no botes los viejos! ¡Tráelos a tu refugio de animales más cercano! Haz lo mismo con sus platos de comida y de agua, camitas, toallas, frisitas y artículos similares. ¡Ellos nunca sabrán que son de segunda mano! Y si te sobran champús o medicinas  de mascotas que estén en buenas condiciones, ¡dónalos también!

¿QUIERES AYUDAR? Aquí encuentras adónde te puedes comunicar

A continuación, los teléfonos y correos electrónicos de algunos albergues y santuarios de animales en la Isla:

- Aguadeños en Defensa de los Animales,  939-350-0303

- Albergue de Animales Villa Michelle,  Mayagüez, 787-834-4510

- Amigos de los Animales,  Piñones, 787-313-5653

- Amor es Igual a Mascotas,  Vega Baja, 787-370-1572

- Animal Rescue Center, Ponce, 787-844-8100

- Animal Rescue Foundation of Rincón,  787-823-7167

- Big Dog Rescue of Puerto Rico,  939-232-8759, 787-630-5356, www.bigdogrescuepr.org, info@bigdogrescuepr.org 

- Cats' Last Resort,  Naguabo,  787-717-2619

- Centro de Control de Animales de Carolina,  787-757-2626

- Centro de Control de Animales de San Juan,  787-480-3432

 Ciudadanos Pro Albergue Animales de Aguadilla,  Aguadilla, 787-882-2333

- El Faro de los Animales, Humacao, 939-247-3120, info@farodelosanimales.org

- Gatolandia, Trujillo Alto, 787-562-2881

- Paraíso de la Montaña,  Toa Baja, 787-593-9704

- Puerto Rico Animal Savers,  Vega Baja, 787-673-8120, prasfoundation@gmail.com

- Santuario Canita,  Guayama, 787-649-1795

- Santuario de Animales San Francisco de Asís,  San Germán, 787-612-8587,   info@sasfapr.org

- Save a Gato,  www.saveagato.org,    saveagatopr@gmail.com

- Save a Sato,  www.saveasato.org, info@saveasato.org

- Sociedad Protectora de Animales de Puerto Rico, Guaynabo 787-720-6038, info@hspr.org

- Vieques Humane Society,  787-741-0209