¡No compres ni regales mascotas en Navidad!

12/20/2010 | 01:01 p.m.
 
Los animales vivos no son objetos, por ende, no deben regalarse nunca, sino ser adquiridos o adoptados por personas responsables que realmente los quieran.

¿POR QUÉ NO RECOMIENDAN REGALAR MASCOTAS?
Quienes trabajan en pro de los animales siempre han afirmado que los animalitos no son objetos y, por ende, nunca deben ser regalados. Las mascotas deben ser adquiridas o adoptadas por adultos responsables que estén dispuestos a brindarles el cuidado y el amor que merecen.
De hecho, es por ello que el Dr.Víctor Oppenheimer, veterinario con práctica en Ponce, advierte que “quienes piensen en adquirir una mascota en Navidad, deberían pensarlo de nuevo. Ésta podría ser una de las mayores lecciones en responsabilidad que les enseñáramos a nuestros hijos”, en caso de que estuviéramos adquiriendo el animalito para ellos.
“La Navidad”, añade Oppenheimer, “es una época llena de felicidad y jolgorio; es la época del año más ajetreada, cuando casi no tenemos tiempo ni para compartir con todos los que quisiéramos. Y ahí es que está el mayor problema porque, ¿con qué tiempo vamos a educar esa mascota para que no rompa los muebles, aprenda a hacer sus necesidades donde debe y conozca su posición social dentro de la familia?”.
De hecho, si no se manejan bien, las variables anteriores podrían determinar si la mascota se queda
en la casa o si termina en un albergue. “Y si, de por sí, es bien estresante para un animal entrar a una ‘sociedad’ nueva, imagínense cómo será con todo el alboroto que implican las Navidades”, acota el veterinario.

CONSEJOS ADICIONALES

1) Las mascotas necesitan constante atención y supervisión desde que llegan a la casa. Es mejor adquirirlas después de que pasen las Navidades, cuando todo está más tranquilo. Si va a adquirir un perro o un gato, no lo compre, ADÓPTELO.
2) El ambiente navideño está cargado de emociones. Como, de por sí, las mascotas llegan asustadas y con estrés a sus nuevos hogares, toda esa algarabía puede aumentar la presión sobre el animalito, lo cual puede crearle problemas de conducta.
3) La comida navideña es muy deliciosa y como la mascota todavía no conoce las reglas de la casa, podría alcanzar el zafacón para robarse unas sobritas. Además, un familiar amistoso pude querer darle algún “premio” a escondidas y, sin querer, causarle trastornos gastrointestinales que afectarán la salud del animal y, muy posiblemente, el bolsillo del amo.
4) Los adornos brillantes y olorosos llamarán la atención de la mascota, que, probablemente, irá a investigarlas con su boca y sus patas. Sin la debida supervisión, esto pudiera convertirse en una emergencia quirúrgica por cortaduras u obstrucción intestinal.
5) Muchas decoraciones están iluminadas, lo que significa electricidad. Los que trabajamos emergencias, vemos muchos casos de quemaduras de mascotas por electrocución.
6) Por último, tome en cuenta que la mayoría de los animales que se venden en Navidad son el producto de criaderos irresponsables, que no piensan en el pedigree del animal ni en las consideraciones médicoveterinarias o el cuidado nutricional de calidad que implica el criar mascotas debidamente.

 

Escríbenos con tus dudas, preguntas e inquietudes sobre comportamiento y salud animal a:
Instinto animal, Editorial Primera Hora, PO Box 2009, Cataño PR 00963-2009, o al email
atumanera@primerahora.com