Organizaciones defensoras de los animales piden boicot contra la película "Water for elephants"

05/11/2011 | 01:43 p.m.
 
Las entidades sostienen que durante su entrenamiento, la elefanta protagonista fue víctima de múltiples maltratos

En una nota difundida hoy, miércoles 11 de mayo por la agencia noticiosa EFE, se informó que diversas asociaciones de defensa de los animales de todo el mundo han iniciado hoy un boicot contra la película "Water for elephants" por el supuesto maltrato que en este filme sufre una hembra de paquidermo, un hecho que ha sido desmentido por la productora Fox en un comunicado.

La organización Animal Defenders Internacional ha publicado un vídeo en su web en el que se ve cómo varios elefantes, incluyendo a Tai -la protagonista de la película-, reciben "descargas eléctricas" o son "golpeados en el cuerpo y las patas" durante su entrenamiento para la película.

"Water for elephants", recientemente estrenada y protagonizada por Robert Pattinson y Reese Witherspoon, está basada en el bestseller de Sara Gruen, de título homónimo, y narra los amores de un estudiante de veterinaria y una estrella de circo en 1930.

En la película, Tai, una elefante asiática de 42 años, es brutalmente atacada por el dueño del circo, quien la golpea con un gancho.

Movie star electric shocked from Animal Defenders on Vimeo.

En un comunicado, Fox Internacional asegura que el mensaje principal de la película es "la condena de la crueldad contra los animales", por lo que las escenas que retratan este maltrato se rodaron gracias a efectos digitales y con las medidas necesarias "para salvaguardar la integridad de todos los animales".

Fox destaca que el vídeo difundido se grabó en 2005, "al menos cinco años antes de que la película comenzase a gestarse, y uno antes de que el libro se publicara", por lo que estas imágenes, añade el comunicado de la productora, no pudieron grabarse durante el entrenamiento de los elefantes para la producción del film.

Además, Fox asegura que durante el rodaje de "Water for elephants", un representante de la Asociación Humanitaria Americana supervisó el estado de los animales y "ninguno, incluida Tai, fueron maltratados de ninguna manera".

Por su parte, en el portal de Animal Defenders International (www.ad-international.org), se comunicó que, en los vídeos obtenidos por ellos, es evidente que muchos elefantes, incluyendo a Tai, son sometidos a shocks eléctricos en repetidas ocasiones con aparatos eléctricos. Tai grita cuando le dan una descarga para que lleve a cabo (el truco de) pararse de cabeza. Elefantes, incluyendo a Tai, son golpeados en el cuerpo y en las piernas con ganchos y a un elefante bebé le enganchan el labio, haciéndole gritar. Por si fuera poco, ADI sostiene, también, que tienen prueba de que a una elefanta la aguantan con ganchos, mientras sus colmillos son aserruchados bien cerca del hueso.

Jan Creamer, directora ejecutiva de ADI, dijo: “Nos sentíamos incómodos con el mensaje de esta película, pero, mientras más oímos los alegatos de que esta elefanta había sido tratada con amor y afecto, y que nunca había sido abusada, nos dimos cuenta de que teníamos que sacar la verdad a la luz. El público, las estrellas y los productores (de la película) han sido engañados. Esta pobre elefanta fue entrenada para hacer los mismos trucos que se ven en el filme, pero por medio de shocks eléctricos.”