Un nuevo hermanito en casa

02/17/2012 |03:05 p.m.
 
Son múltiples los beneficios que trae el integrar a una segunda mascota

María y Pedro viven felices con Ralphy. Hace ya más de cuatro años que el perro llegó a casa y, ahora que están acoplados, cada vez más ronda por sus mentes la idea de adoptar a otro perrito o perrita.

Sin embargo, muchas dudas se asoman en este panorama. ¿Cómo  traer a otra mascota a     casa?  ¿Ralphy la aceptará? ¿Estarán realmente preparados para dar este paso? ¿Cómo dividen el tiempo entre los dos animalitos?   

Beneficios al hacerlo

En ocasiones, traerle una mascota nueva a un perro mayor para que le sirva de compañía puede ser beneficioso. Y es que, por lo general, los perros maduros se vuelven más perezosos. Con una mascota nueva, es muy posible que el perro adulto nuevamente comience a jugar y a correr otra vez, por lo que el efecto puede resultar rejuvenecedor.

Sin embargo, para la mascota joven también existen múltiples beneficios. Entre ellos, está el hecho de que, invariablemente, la mascota adulta le “enseña ” a la más joven las “reglas” de la casa.

Antes de traerla

Antes de  la llegada de la nueva mascota, conviene llevar al perro de la casa al veterinario para que le haga una revisión completa. Si el perro adulto tuviera una molestia o un dolor, y el perro nuevo lo tocara, precisamente, en ese lugar, la mascota de la casa podría reaccionar de manera negativa, sin que ello signifique que no aceptará al animalito nuevo.

También analiza con detenimiento el temperamento de tu mascota actual. Considera, además, su carácter, sexo y tamaño. ¿Reacciona negativamente o positivamente a animales de su mismo sexo? ¿Cómo reacciona a animales del sexo opuesto? Los sexos opuestos tienden a llevarse mejor en estos casos.

Por otro lado, ¿cómo suele reaccionar en situaciones nuevas? ¿Se pone nervioso cuando sale de la casa? ¿Se agita mucho cuando llega visita? Esto es importante saberlo porque si la mascota nueva es bien gregaria y se alegra cuando llega gente, su excitación puede confundir al perro de la casa y provocar que reaccione de manera negativa, puramente por nerviosismo.

¿Cómo se comporta en presencia de otros animales? Antes de tener una mascota nueva, es recomendable socializar a tu perro con otros perros. Reúnete con amistades que tengan mascotas, llévalo al parque para perros o déjalo algunos días en un cuido diurno para que se acostumbre a estar con otros animales.

¿Le intimidan los animales más grandes? ¿Ve a las mascotas más pequeñas como presas? Por lo general, si tienes un perro grande, debes traerle un perro que vaya a ser más o menos de su mismo tamaño.

¿Conoces la raza o la mezcla de razas de tu mascota actual? Diferentes razas tienden a estar más predispuestas a comportamientos territoriales, por lo que añadir una mascota nueva a su núcleo puede precisar de supervisión.

Hay perros muy independientes y tener un cachorro alterándoles la rutina y tratando de jugar con ellos es lo menos que les interesa.

Considera la edad de tu perro actual. A menos que tu mascota esté acostumbrada a socializar con otros perros, es recomendable que la mascota nueva sea joven. De esta manera, todavía su instinto de cuidar el territorio no estará desarrollado y se acoplará mejor a las reglas del perro de la casa.

Cuando llegue

 –En el momento de presentar a los dos perros, asegúrate de que haya por lo menos dos adultos presentes. Debes estar pendiente, pero déjalos que se conozcan. Primero se van a oler y, luego, el mayor probablemente le gruñirá al otro.  

–Esto es normal, porque estarán estableciendo quién es el que manda. Si se agreden, sepáralos y reúnelos al rato.

 –Asegúrate de compartir la atención entre ambas mascotas para que la mayor no se sienta abandonada.

 –Incluye a ambos perros en la rutina diaria, pero dale prioridad al perro que ya estaba en casa. A la hora de repartir comida, sírvele al mayor y, después, a la nueva mascota. Si el mayor está acostumbrado a dormir en la cama, deja que siga durmiendo contigo y al perro nuevo déjalo que duerma en su jaula, dentro del cuarto.

 –Sácalos juntos a pasear. Ésta es una buena manera de crear unión entre ambos.

Antes de tener otra mascota

Aunque María y Pedro están decididos a adoptar a un animalito, siempre es bueno hacernos algunas preguntas antes.

–¿Tendrás tiempo suficiente para dedicarle a la otra mascota? Las mascotas requieren cuidados como ejercitarlas por los menos 30 minutos al día, encargarnos de su higiene y su salud. Recuerda que ahora serán dos.

 –¿Tendrás paciencia suficiente? Las mascotas jóvenes o sin entrenar hacen travesuras. Ahora deberás enseñarle al nuevo inquilino lo que le enseñaste al adulto. 

 –¿Cuentas con el presupuesto necesario? Al año, un perro puede costar entre $810 y $1,580. Pero, si lo vacunas y desparasitas, te evitarás los gastos futuros de muchas enfermedades.

 –Recuerda que también tendrás que castrar o esterilizar al animal para ayudar a disminuirla sobrepoblación.

Otras razones para hacerlo

No olvides que cuando adoptas:

  –Mantienes un estilo de vida más saludable porque la ejercitas y la paseas.

  –Promueves un sentido de responsabilidad y compasión en niños y jóvenes.

  –Ayudas a disminuir la incidencia de eutanasia de animales saludables que se sacrifican anualmente porque no encuentran hogar.

  –Experimentas la satisfacción de haber salvado a una criatura indefensa que no pidió nacer.