Carmen Ruscalleda, la chef de los platos antienvejecimiento-VÍDEO

02/23/2013 |01:48 p.m.
Ruscalleda es la única mujer chef en el mundo que goza de cinco estrellas Michellin gracias a un compendio de platos rejuvenecedores que ya forman parte del menú antiaging.
Una cocina creativa y moderna es la que propone Ruscalleda al traer lo que comían los abuelos al siglo XXI con alimentos que proporcionen los nutrientes que el cuerpo necesita. (Suministrada)  

Madrid.- La chef española Carmen Ruscalleda ha innovado el mundo de la cocina con sus comidas hechas para tonificar la piel, aumentar la esperanza de vida y retrasar el envejecimiento, platos que llegan a las cartas del restaurante Moments. 

Ruscalleda es la única mujer chef en el mundo que goza de cinco estrellas Michellin gracias a un compendio de platos rejuvenecedores que ya forman parte del menú antiaging. 

Es el caso de que al interior de su cocina se le ve preparando una crema antiarrugas y en esa lista de ingredientes no hay alguno que se llame colágeno, pero si como ella y su hijo, Raül han bautizado a los guisantes: caviar verde. 

"Van cocinados muy delicadamente, con puerro y un poco de tocino y sí que le vamos a poner una textura más, de butifarra negra elaborada en la casa y unas cebollas de platillo para que den ese sabor de seda que le aportarán las cebollas", explicó Ruscalleda. 

Un plato que hace parte de las 72 recetas antienvejecimiento que la chef ha reunido en el libro "Receptes Antiaging". Un compendio de comidas variadas en donde priman los alimentos frescos, naturales y de temporada. 


Una cocina antiedad que es prima hermana de la dieta mediterránea, que aumenta la esperanza de vida y previene las enfermedades cardiovasculares o la osteoporosis. 

"Lo previene con este tipo de dieta rica en productos frescos y vegetales porque contienen antioxidantes, polifenoles que nos ayudan en esta prevención de oxidación", dijo Miguel Ángel Royo, del Instituto de Salud Carlos III. 

Así se trata de una dieta sana que los médicos recomiendan acompañar de agua, buena no solo para la piel, también para el corazón, al tiempo que comer bien no significa probas cosas aburridas o desabridas para el paladar de los comensales. 

"Beber agua. Esto es una cosa elemental pero que se nos está olvidando. Estamos sustituyendo el agua por otros productos", manifestó Royo. 

Una cocina creativa y moderna es la que propone Ruscalleda al traer lo que comían los abuelos al siglo XXI con alimentos que proporcionen los nutrientes que el cuerpo necesita.