Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Baja esa calentura

Por Primerahora.com 11/15/2017 |11:45 p.m.
Entre los calores y el estrés post huracanes, estas recomendaciones pueden ayudarte a hacer frente a los “sofocones” de la menopausia.
 

Uno de los síntomas más incómodos de la menopausia son los llamados “hot flashes”, una sensación de calor que comienza en la cara y la zona superior del pecho y se extiende por todo el cuerpo.

Luego de varias semanas sin servicio eléctrico, tras el paso por Puerto Rico de los huracanes Irma y María, los llamados “sofocos” o “sofocones” pueden llegar a ser verdaderamente irritantes para la mayoría de las mujeres que los sufren. 

Y es que la falta de electricidad dificulta para muchas controlar la temperatura ambiental en casa. Pero igualmente, la falta de luz a más dos meses de los fenómenos atmosféricos ha provocado una serie de situaciones en diferentes áreas del diario vivir que han provocado un aumento en los niveles de estrés de la población. 

Y, precisamente, se cree que este es uno de los causantes de “hot flashes”, por lo que controlar el estrés es fundamental. Las condiciones en la Isla no ayudan, pero hay estrategias que podrían ayudar a reducirlo, como yoga, masajes, meditación o ejercicios de respiración profunda.

De acuerdo con la Clínica Mayo, la respiración lenta y controlada puede ayudar a aliviarlos. Es bastante simple y lo puedes realizar prácticamente en cualquier lugar: Respira profundo y sostén la respiración durante cinco segundos. Al inhalar, contrae los músculos abdominales. Exhala durante cinco segundos y suelta lentamente la tensión en los músculos.

Se desconocen cuáles son las causas de los sofocones, pero se ha relacionado con el desequilibrio del centro termorregulador del hipotálamo debido a cambios hormonales. Durante la menopausia, los niveles de estrógeno y progestágenos disminuyen y esto hace que la temperatura corporal interna suba. 

Aunque hay diferentes tratamientos, como la terapia hormonal sustitutiva, la tibolona y los progestágenos, existen maneras que te ayudarán a combatir los sofocos modificando ciertos aspectos de sus hábitos de vida. Entre estos, hacer ejercicios y evitar el sobrepeso, y dejar de fumar.

Ojo a la dieta

La dieta es otro aspecto que debes tener en consideración, pues hay alimentos que ayudan a paliar las incomodidades y otros las provocan.

Según la Clínica Cleveland, las mujeres que experimentan síntomas de la menopausia deben aumentar el consumo de calcio en su dieta. Los productos lácteos como la leche baja en grasa y el yogur, brócoli, almejas, sardinas y las legumbres son buenas fuentes de calcio. 

De otro lado, un estudio realizado por el American Journal of Epidemiology encontró que las mujeres que consumen productos de soja durante la menopausia pueden experimentar una disminución en la severidad y frecuencia de los sofocos. Esto podría deberse a que la soja es una isoflavona, la cual se cree que tiene efectos similares al estrógeno. Si tu doctor está de acuerdo, incluye alimentos que contengan soja en su dieta.

Asimismo, una deficiencia de hierro en tu dieta puede agravar los sofocones. El hierro se encuentra comúnmente en la carne roja magra, pescado, nueces, huevos, aves de corral y alimentos enriquecidos. 

Como contraparte, los alimentos preparados con especias picantes pueden provocar “hot flashes”, ya que elevan la temperatura del cuerpo temporalmente.

Otras comidas que se deben evitar son las que contienen azúcar blanca, que se encuentra en una gran variedad de cereales preparados comercialmente, galletas, pasteles, postres, helados, bebidas azucaradas. Tambien evita bebidas que contengan cafeína y bebidas alcohólicas ya que pueden estimular un sofocón.

Regresa a la portada

Tags

Revista De Mujer