Esposa de Carlos Beltrán tuvo que practicarse una biopsia

Por Primerahora.com 05/19/2017 |02:20 p.m.
La madre de tres hijos y quien recientemente cumplió 40 años, indicó que una de las decisiones para celebrar y demostrarse amor propio, fue asistir a su visita ginecológica. (Captura / Facebook)  
Jessica Beltrán relató que la decisión de amarse más y dedicarse más tiempo surgió de una conversación que tuvo con su hija, Kiara.

La esposa del veterano pelotero boricua Carlos Beltrán, Jessica, compartió esta tarde una reflexión en su cuenta de Facebook en la que, además de relatar un emotivo conversatorio con su hija, informó que tuvo que practicarse una biopsia por unos resultados alterados en su mamografía.

Como parte de su amor propio, como bien describe ella, la madre de tres hijos y quien recientemente cumplió 40 años, indicó que una de las decisiones para celebrar y demostrarse amor propio, fue asistir a su visita ginecológica, donde el resultado de su prueba, según ella, llegó con resultados “alterados”.

Al final de la reflexión, Jessica Beltrán celebró que los resultados de la misma fueron negativos.

Aquí el texto:

“Era muy temprano en la mañana cuando me disponía a viajar con mis tres hijos. Todos finalmente estaban listos: niños bañados, vestidos, peinados y desayunados. Las maletas listas y cerradas, el contenido de los bultos de mano de cada uno de ellos minuciosamente pensados y examinados para asegurar que los tres tuvieran todo lo que necesitarían en su viaje. Bajamos todos ya con el tiempo contado. Monté las maletas en el carro con la ayuda del chofer. Cambié el 'car seat' de Eván Carlos ya que estaba instalado incorrectamente, mirando hacia al frente. Una vez montados en el carro, me doy cuenta de que el 'booster seat' de Kiara se había quedado arriba en la casa. Volví a buscarlo. Al bajar de regreso las gotas de sudor me bajaban por la frente, aun cuando la temperatura estaba en 40 grados. Finalmente, ya todos en el carro nuevamente, me aseguré de que mis hijas se abrocharan el cinturón y entonces pude decirle al chofer: 'Listos, vámonos'. Ya con el carro en movimiento, Ivana me mira y me dice: '¿Mamá, y tú no te vas a poner el cinturón?' y, mientras me lo ponía casi inmediatamente, Ivana hizo otra pregunta que me conmovió: '¿Mama como tú (no) te demuestras a ti misma que te amas como nos amas a nosotros?'. Mi mirada encontró en sus ojos unos realmente llenos de amor y curiosidad. Con una media sonrisa le contesté: 'Por ejemplo, poniéndome el cinturón, hija'. ¡Qué hermosa pregunta 'dije dentro de mí!'".

"Soy de las personas que pienso que todo lo positivo de la vida comienza con una buena relación con uno mismo. Me trato bien. Nunca utilizó palabras soeces para describirme cuando las cosas no me salen como quiero. Le enseño a mis hijos a ser amables con ellos mismos porque es el reflejo que verán en el mundo que crearán para ellos. Gracias a esa pregunta supe que todavía había más que podía hacer", agregó.

"Decidida a contestarla con acción inmediata, ese lunes próximo llamé a mi ginecóloga para hacerme un (examen) físico completo y le pedí un referido para una mamografía. ¡Vaya regalo de amor, perfecto para inaugurar mis 40 años de vida! ¿Qué mejor forma de demostrármelo que cuidando mi vida de la misma manera que cuido la vida de los que amo? Añadí en mi agenda dedicarme TODOS los días un tiempo para mí disfrute personal de la misma manera que les organizó a mis hijos todo tipo de actividades para su disfrute. También comencé con mi rutina de ejercicios diarios de al menos 40 minutos, que había interrumpido hace algún tiempo y, por supuesto, comencé a ponerme el cinturón antes de que el carro esté en movimiento para liderar con el ejemplo. Estos, entre tantos otros nuevos cariñitos que me estoy dando. En los ojos de mi hija, vi que el mejor regalo de amor que les puedo dar a ella y a mi familia, es cuidarme y quererme de forma incondicional porque es el primer paso para hacer, llena de entusiasmo, lo mismo con ellos. Esto sin hablar del ejemplo que les doy de cuidado y amor propio", expuso,

"El doctor me llamó diciendo que los resultados de la mamografía llegaron alterados y que necesitarían hacerme una biopsia. Esa pregunta que me hizo mi hija, no tan solo ha cambiado la forma en que valoro y cuido de mi vida, sino que también tiene la posibilidad de salvarla. A ti amig@ que me lees: ¿Cómo te demuestras a ti mismo que te amas?", concluyó.

Jessica Beltrán

*Les comparto mi historia para reflexión. ¡Los resultados salieron negativos, gracias a Dios!*”


Regresa a la portada