Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Maribel Acevedo y su esencia camaleónica

Por María Ivette Vega Calles 03/15/2017 |00:03 a.m.
Cuando era pequeña, su anhelo era ser modelo y fue reina de belleza en las fiestas tradicionales de su pueblo. ([email protected])  
La relacionista pública se ha reinventado a través de los años.

No importa el éxito y las metas que Maribel Acevedo consiga en su carrera, tarde o temprano sentirá la necesidad de reinventarse y hacer algo nuevo.

Su mente inquieta la hace incursionar en nuevos ámbitos, a pesar de que lleva 23 años en las relaciones públicas. En dicha faceta ha trabajado con artistas, atletas, doctores, gobierno y empresas, entre otros clientes.


“Una de las experiencias más hermosas, yo diría que es esta profesión. El tener un negocio, una carrera en tus manos es súper interesante, muy retante. Hay que ver el enfoque que se le da a cada cosa. Hay que trabajar todo de manera diferente, aunque el fin sea el mismo, que es estar en los medios”, indicó.

Nacida en Camuy, Maribel es la cuarta de seis hermanos y la primera nena. Cuando era pequeña su anhelo era ser modelo y fue reina de belleza en las fiestas tradicionales de su pueblo.

Su primera experiencia profesional en esa faceta fue como modelo en comerciales y en el programa de Wapa Televisión, Hello Wapa. Esa experiencia le sirvió para saber que quería algo más y fue entonces cuando se inclinó a las relaciones públicas.

Pero con los años, Maribel volvió a ejercer como modelo, pero esta vez de su propia línea de trajes de baño. En el 2012 comenzó a diseñar Mia Swim Couture.

“Quería diversificarme. Siempre he querido hacer otras cosas, no siempre quedarme en lo mismo. Y siempre que buscaba trajes de baño de mi gusto en Puerto Rico no los encontraba; buscaba trajes de baño más pequeñitos, más coloridos y no los encontraba. Así que siempre los compraba en Miami y tenía la idea hacía tiempo de algún día hacer una línea. Entre una cosa, y otra busqué inversionistas y no se daban hasta que un día decidí hacerlo por mí misma. Ahí fue que comencé con el negocio. Me fue excelente y para mí la mejor decisión que he tomado”, aseguró la empresaria, quien ya empezó a trabajar en una línea de ropa deportiva.

Actualmente, está enfocada en su nuevo proyecto, la escuela de navegación Mar Navigation Academy, que la ha convertido en la primera mujer que tiene la acreditación para ofrecer cursos de navegación certificados por la National Association of State Boating Law Administrators (NASBLA) y el Departamento de Recursos Naturales.

La navegación es uno de sus pasatiempos principales, pero le debe al fallecido productor Topy Mamery el interés de aprender a navegar.

“La primera vez que navegué vivía en Miami, fue como hace ocho años. Fue Topy Mamery el que me dijo ‘tienes que aprender’. Nosotros éramos vecinos allá y yo trabajaba con Yolandita. Un día estábamos navegando y me dijo ‘tienes que aprender, coge el timón, porque si a mí me pasa algo, ustedes tienen que saber’. Creo que eso es lo primero que piensa un navegante, porque alguien tiene que llevar el timón”, indicó.

Con el tiempo, Maribel volvió a vivir a Puerto Rico y eventualmente se compró una embarcación, pues asegura que el mar es donde más le gusta estar porque es allí en donde mayormente le llegan las ideas.

 “Cuando estoy en Puerto Rico me paso en el mar con mis dos hijas. Siempre donde voy hay un grupo y estábamos hablando lo de las licencias y salió a relucir que hay mucha gente que está en el mar sin la licencia y sin el conocimiento de qué hay que hacer en caso de una emergencia, que es lo más preocupante”, destacó.

 De esa manera y con un equipo de expertos está educando en ese campo a personas de diferentes pueblos del País.

Regresa a la portada