Amores peligrosos

02/16/2013 |
El junte de Rihanna y Chris Brown muestra un patrón común en los casos de violencia doméstica.
En la foto. La pareja durante la ceremonia reciente de los premios Grammy. (Getty Images)  

Hace cuatro años, la cantante Rihanna tuvo que cancelar su participación en la edición número 51 de los Grammy por la desfiguración de su rostro tras los golpes propinados por Chris Brown.

En la reciente ceremonia de los Grammy, la vimos acompañada del intérprete de R&B, sonriente y afectuosa, demostrando que el resentimiento de aquella agresión quedó atrás.

El mundo insiste en asombrarse y opinar. Ellos, por su parte, procuran dejar claro que poco les importa lo que piensen los demás.

En una entrevista para la revista Rolling Stone, la artista expresó que no va a permitir que la opinión de nadie interfiera en su camino para ser feliz y que, “incluso si se trata de un error, es mi error”.

Al analizar este criterio, el psicólogo Carlos Sosa explica que “estamos viendo una dinámica que se da con frecuencia en los casos de violencia doméstica”. Y añade que “no importa si es Rihanna, es un ser humano y no es raro que se reconcilie”. Incluso, no debe sorprender su escándalo porque “hay estudios de violencia doméstica que establecen que se puede dar la reconciliación no solo una vez, sino hasta cuatro veces”.

En el reportaje de la revista, la cantante defendió a su enamorado señalando que él “cometió un error y ya ha pagado sus deudas. Ha pagado mucho y a veces la gente necesita apoyo y estímulo, en lugar de burlas, críticas y ataques”. El doctor detalla que “cuando hay violencia doméstica, se establece una dinámica que puede ser hasta cierto punto disfuncional por las características que la componen”. Una de estas es que, precisamente, tanto la víctima como el agresor, tiende a minimizar el acto. Argumentos como ‘no me golpeó tan duro’, o ‘es que yo lo provoqué’ son típicos como resultado de una combinación de mecanismos de defensa que abarca la racionalización (buscar excusas para justificar la acción) y la negación. “Esto puede ser parte del famoso síndrome de la mujer maltratada, que justifica la conducta del agresor”, recalca el psicólogo. Y agrega que una de las razones por la que la conducta de la artista ha provocado un mar de decepción obedece a que “estas figuras públicas tienen su audiencia. Los que estamos fuera de su situación somos conscientes de que ella está en una relación inadecuada y nos molesta que la artista que admiramos no reconozca eso”.

A su vez, el psicólogo reconoce que “ella tiene una responsabilidad grande como figura pública. Pero aquí ella no está pensando en eso. Ella está tomando una decisión fundamentada en la características del proceso que acabamos de describir”.

Cuestión de tiempo

¿Cuánto durará esa reconciliación? ¿Funcionará? “Los estudios demuestran que cuando una mujer decide regresar con el agresor, siempre, a raíz de cada experiencia, aprende algo y lo internaliza”, destaca Sosa. “Llega el momento en que ella misma dice: ‘se acabó’. Las probabilidades son bien altas de que la relación termine”. De hecho, las investigaciones científicas han observado que “en promedio, la reconciliación ocurre de dos a cuatro veces”, aunque hay mujeres que con una sola vez es suficiente para recapacitar y terminar la relación.

De otra parte, el doctor añade que “las estadísticas dicen que la mayoría de las víctimas de violencia doméstica son las mujeres”. Además, hay que tener en cuenta que durante la agresión física, aunque ella también responda al golpe, el hombre “es físicamente más fuerte y más grande que la mujer y usa la fuerza bruta para agredirla”. Claro, “hay excepciones, pero no es la regla”, puntualiza.

¿Él cambiará?

“Lamentablemente, cuando son agresores como pasó en el caso de ella, que fue una paliza, no hay garantía de que no vuelva a ocurrir”, manifiesta enfático el doctor. “Al contrario, puede llegar a un extremo que la conducta se repita al tal punto que le cueste la vida”.

Pero resulta difícil romper “porque la persona cae en esa dinámica, hasta cierto punto, disfuncional, donde a lo mejor está convencida de que ama a su pareja y que ambos se aman. Pero hay que romper con eso, definitivamente”.

¿Es posible modificar esta conducta violenta? “Se puede cambiar con la ayuda adecuada, si hay un proceso de terapia tanto para el agresor como para la víctima”, aclara. En este caso, “el agresor tiene que someterse a una terapia intensiva donde haya un enfoque en control de impulsos y manejo adecuado de la conducta agresiva para que pueda haber un cambio real”.

Por otro lado, el psicólogo observa que “en Puerto Rico no existen programas de desvío adecuados para que los agresores dejen de agredir a las víctimas y lamentablemente mueren en manos de estos agresores”. A esto se añade que en la Isla “muchas veces los agresores no son castigados por ley adecuadamente porque algunos jueces son poco severos con la sentencia aunque salgan culpables”.

Rihanna y Chris Brown

Ojos, mejillas y labios hinchados fueron solo parte del saldo de la golpiza provocada por Chris Brown a la artista en febrero de 2009. El cantante fue declarado culpable de violencia física y condenado a cinco años de libertad condicional, además de mantener distancia de la artista, orden que fue levantada tiempo después con la autorización de Rihanna. Recientemente, Brown fue acusado de no cumplir las 180 horas de servicio comunitario que se le ordenaron. En la vista para discutir al respecto, se alega que la cantante se sentó junto a la madre de Brown, le envió un beso cuando empezó la sesión judicial y dejó el lugar junto al rapero, tomándolo del brazo.

Aseguran que lo superaron

Tina Turner

La relación abusiva que vivió la veterana cantante con el músico Ike Turner se documentó en el filme biográfico What's Love Got to Do With It. Luego de 16 años de matrimonio, en 1976, solicitó el divorcio, aun cuando no contaba con dinero y todavía la fama internacional como la conocemos hoy no había tocado a su puerta. 

Halle Berry 

La actriz ha confesado que creció viendo a su padre maltratar a su madre, por lo que por un tiempo ella repitió ese patrón. En 1993, reveló a la revista Ebony que los golpes provocados por un novio le causaron la pérdida de audición en un 80 por ciento en su oído derecho. “Al momento en que hizo eso, me fui”, declaró al Daily Mail en 2007.

Relaciones escandalosas 

Whitney Houston y Bobby Brown

La relación turbulenta de la fenecida cantante con su esposo prevaleció durante los 15 años de matrimonio, antes de que en 2007 la artista decidiera poner fin a su relación. Aunque al principio la pareja negaba esta realidad, en una ocasión la intérprete de Run to You  confesó a la agencia de noticias Prensa Asociada que “contrario a lo que se piensa, yo soy la que golpeó, no él. Él nunca me ha puesto las manos encima”. Y añadió que “cuando peleamos, eso es amor para nosotros. Estamos peleando por amor”. 

Denise Richards  y Charlie Sheen  

La actriz de Wild Things ha declarado en más de una ocasión que el protagonista del sitcom Anger Management la maltrató verbal y físicamente durante los cuatro años de matrimonio, y en al menos dos ocasiones, la amenazó con matarla. Después de un primer intento de divorcio (en 2005), en 2006 terminó la relación. El actor se casó por tercera vez (con  Brooke Mueller) y en una ocasión fue arrestado por una denuncia de maltrato doméstico mientras vacacionaba en su residencia de Aspen, Colorado. Se alega que durante el matrimonio, también amenazó de muerte a Mueller colocándole una navaja en la garganta. La pareja se divorció en 2011 luego de casi tres años juntos.  

Pamela Anderson y Tommy Lee 

En 1998 el el baterista de la banda Mötley Crüe fue sentenciado a cuatro meses de prisión por patearla  mientras ella cargaba a su bebé Dylan. La actriz de la extinta serie Baywatch lo perdonó y se dice que ella estaba esparándolo fuera de la institución carcelaria el día en que terminó su sentencia. En 1998 la pareja se divorció.

Libérate de esta conducta

Debes estar atenta a las señales para no quedar atrapada en este tipo de relación. El psicólgo menciona algunos indicadores: 

Es una pareja que cuestiona tus salidas

Quiere controlar tu espacio y tus relaciones con la familia y amigos

Manifiesta celos sin fundamentos

Se muestra agresivo a nivel verbal o físico

Tags

RihannaChris Brown