¿Cómo saber si tu pareja te engaña?

Por El Mercurio / Chile / GDA 06/15/2013 | 09:30 p.m.
La mayoría de las infidelidades surgen, fundamentalmente, por la falta de intimidad y conexión en la relación.
Para hablar de infidelidad, traición, llantos y desamor se necesita un respiro. (Archivo)  

Para hablar de infidelidad, traición, llantos y desamor se necesita un respiro. Es que no es una situación fácil. Y como nadie quiere que le suceda es frecuente hacer vista gorda cuando algo no anda bien en la pareja. 

Según explica Verónica Freire, creadora del programa de coaching “Llamar a tu amor” , la mayoría de las infidelidades surgen, fundamentalmente, por la falta de intimidad y conexión en la relación. 

“Y cuando hablo de intimidad y conexión, incluyo todos los planos, el físico o sexual, el emocional, y también el mental y el espiritual”, dice. Además, indica que existen varios comportamientos en las relaciones, que atentan contra esta intimidad y conexión, que a la larga llevan al desamor. 

“Los más importantes en que todos los expertos mundiales en el tema coinciden son la crítica, la acusación al otro y la victimización”, establece. 

Porque, añade, no hay cosa que mate más al eros en el campo relacional que la crítica, el echarse la culpa por las cosas que ocurren y el defender quién es más víctima del otro.

“Esto hace que el otro se sienta no querido y cree verdaderos muros entre las partes”, asienta. 

Otras conductas que atentan contra la intimidad y la conexión a juicio de la coach son “el querer tener la razón o ganar discusiones para lograr que el otro haga lo que yo quiero”. 

La pasión se sigue matando, comenta, con las quejas permanentes, el actuar como si no existieran los problemas o ignorarlos con la esperanza de que desaparezcan y no ponerlos arriba de la mesa para buscar soluciones. 

El asunto se pondrá más desagradable aún y sin ni una gota de empatía, cuando abunden las amenazas de abandonar la relación. 

“Es como si estuvieras castigando al otro constantemente a través de amenazas, enojos y evasiones cuando la pareja no hace lo que uno quiere, donde el rogar, suplicar, llorar y gritar forman parte de la misma dinámica de desamor”, afirma Verónica Freire.

Sin embargo, la batalla no estará pérdida, según la experta en llamar al amor, si la vida en pareja se le agrega una cuota de imprevisibilidad que traiga permanente diversión, emoción y aventura a la relación. 

“Porque la monotonía y el aburrimiento pueden llegar a matar una relación. Para ello, también es trascendental incorporar un poco de juego y humor, cultivar la parte lúdica en la relación y dejar de lado demasiada seriedad e intensidad”, recomienda.

Lo que viene, la infidelidad

Si a este cóctel de malos ratos se le agrega la intención de que ambos quieren sentirse vistos, escuchados, entendidos y acogidos, pero ninguno de los dos lo consigue, todo indica que hay problemas.

Unos querrán evadirse con el trabajo, los hijos, la casa sin enfrentar el drama. Mientras que otros y otras, que tampoco querrán asumir lo caótico de su vida sentimental ni hacer nada para superarlo tenderán a mirar para el lado y convertirse en infieles. 

Aunque también hay estudios como el geneticista Hasse Walum, que afirman que la tendencia es genética, ya que el científico investigó en 2008 que cuando existen variaciones en la hormona “del compromiso” o vasopresina habría una alta probabilidad de tener problemas en la pareja o una tendencia a ser infiel. 

Pero, más allá de los argumentos científicos y emocionales para cometer un engaño, lo elemental será darse cuenta que está pasando y no sólo por lo mal que lucen los “cuernos” sino porque la verdad aunque duela permite crecer, evolucionar y cambiar. 

En qué fijarse

Además del distanciamiento emocional, acá va una lista de las acciones y actitudes que revisar cuando en casa la intimidad y el amor han desaparecido.

1. Evitan conversaciones sobre el futuro como pareja y planes en común.

2. Reticencia en el plano sexual. Siempre está cansado o no quiere. 

3. Mayor preocupación por la ropa y el estado físico. Se puso a dieta. 

4. Llegadas tarde a la casa. 

5. Más viajes de trabajo, reuniones o programas solo con los amigos. 

6. Más horas frente al computador chateando. 

7. Aromas diferentes al llegar a casa. 

8. Se ducha al llegar. 

9. Se esconde para hablar por teléfono y no lee sus mensajes delante de ti. 

10. Apaga el celular por la noche o silencia cuando está contigo. 

11. Anda de mal humor el fin de semana. 

12. Llega con regalos en forma inesperada. 

13. Insiste en que hagas planes con tus amigas.

Tags

infidelidad