Depender de los padres sería causa válida en la Iglesia para la anulación del matrimonio

Por Agencia EFE 02/16/2014 |11:20 a.m.
La noticia ocupa hoy gran espacio en la prensa italiana, después de que el vicario judicial de la diócesis de Liguria lo explicase durante la apertura ayer del año judicial eclesiástico de esta región. (Archivo)  
Opinión de vicario judicial identifica el "mammismo", como una "droga" que hace que los afectados sean incapaces de “cumplir con los deberes conyugales”.

Roma - La obsesiva dependencia de la madre por parte de uno de los dos cónyuges puede considerarse una causa válida para que la Iglesia católica anule un matrimonio.

La noticia ocupa hoy gran espacio en la prensa italiana, después de que así lo explicase el vicario judicial de la diócesis de Liguria (noroeste), Paolo Rigon, durante la apertura ayer del año judicial eclesiástico de esta región.

Los afectados por esta dependencia no "son capaces de cumplir con los deberes conyugales. Hay casos en los que se está tan apegado a la madre que no se puede hacer vida común con la pareja", confirmó en declaraciones al diario "La Stampa" el cardenal jurista Velasio de Parolis, miembros del Tribunal Supremo de la Signatura apostólica.

En su alocución, el vicario judicial Rigon explicó que puede ser considerada causa de nulidad ya que "para cada decisión, para cada movimiento que se quiera hacer en el seno de la pareja, se busca siempre la aprobación del padre o de la madre, que de hecho se convierte psicológicamente en el verdadero cónyuge y la persona casada pasa a ser sólo un sustituto".

"Es como haberse casado con la suegra", resumen así la prensa italiana la explicación de la Iglesia católica.

Rigon cita que en su experiencia se ha encontrado con "situaciones concretas" en las que "jóvenes y adultos, debido a una inmadurez psicológica, falta de preparación a la vida, se casan si saber lo que les espera" y "continúan su vida como la hacían cuando eran niños o adolescentes".

Los diccionarios italianos recogen la palabra "mammismo" que significa excesivo sentimiento protector de la madre y la consecuente subordinación afectiva del hijo, por ello Rigon la diferencia de la clásica figura en Italia del "mammone", es decir de las personas que "necesitan a sus madres o no se quieren despegar de ellas".

Esta dependencia es como una especie de "droga" que "incide gravemente en la vida conyugal", añade Rigon.

El "Corriere della Sera" publica también la opinión del decano del colegio cardenalicio, Angelo Sodano, arzobispo de Génova, que asegura que "el matrimonio debe ser un acto realizado en total libertad", por ello el "mammismo" puede ser causa de nulidad ya que "uno no es libre cuando busca constante a una tercera persona".