Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Transferencia de grasa para un rostro más joven

11/19/2011 |00:00 a.m.
El cirujano Antonio Busquets lleva a cabo un procedimiento para “rellenar” el área nasolabial con transferencia de grasa que obtiene del paciente.

Hasta la Lola con el mejor cuerpo ha deseado sacarse un poquito de grasa de un lado para ponerse en otro.

Esto es posible, al menos para el cirujano Antonio Busquets, quien lleva a cabo un procedimiento para “rellenar” el área nasolabial con transferencia de grasa que obtiene de la propia paciente. La grasa se extrae del área donde más grasa tiene el paciente, aunque el Dr. Busquets advierte que hay pacientes que no tienen grasa de dónde sacar  y  hay quienes metabolizan la grasa rápidamente. En ambos casos es cuando único no se puede llevar  a cabo el procedimiento. Asimismo, recalca que la grasa que se inyecta es la del paciente, ya que la grasa de otra persona no sería compatible.

El Dr. Busquets explica que la transferencia de grasa  ha tomado auge por que la técnica se ha ido evolucionando. “A principios de los 90, la transferencia de grasa tenía una mala reputación porque mucha gente viajaba al extranjero para hacerse este tipo de procedimiento. En ese momento cogían un pedazo de grasa de una abdominoplastia, por ejemplo, y lo ponían en diferentes áreas. Es como coger un pedazo de bistec y colocarlo en alguna parte del cuerpo. Ese tejido no sobrevive porque no tiene flujo de sangre. La razón  por la cual este procedimiento funciona, es porque yo estoy inyectando celulita a celulita”, explica el cirujano al destacar también que el rostro, específicamente, es un área donde hay mucho flujo de sangre. 

El proceso de transferencia de grasa es  sencillo, invasivo e indoloro y se realiza en la propia oficina del Dr. Busquets. Una vez el paciente está en camilla, el cirujano adormece el área de la boca, que es a donde será transferida la grasa. Luego de determinar de dónde se extraerá la grasa, que casi siempre es el área abdominal, porque según el experto, no duele y no sangra, el cirujano utiliza una cánula para sacar la grasa. Esta grasa, de la cánula, pasa un tipo de papel absorbente que permite eliminar cualquier líquido y dejar la grasa compacta.

Cuando el cirujano procede a inyectar la grasa, la cantidad que coloca es un 1 cc en cada lado del área nasolabial. Sin embargo, al ser la grasa del propio cuerpo, se inyecta un poco más ya que el cuerpo tiende a absorber parte de esa grasa. En el área del pómulo, el 90 por ciento de la grasa permanece; en el área nasolabial permanece el 60% por ciento  en su lugar, mientras en los labios solo permanece de un 30 a un 40 por ciento. “Es el área que menos me gusta hacer transferencia porque es donde menos dura por el ejercicio del músculo de la boca”, dijo el doctor. 

El procedimiento completo dura unos 45 minutos y, una vez el cirujano termina la labor, el paciente puede irse a su casa. El área donde se transfirió la grasa puede quedar un poco hinchada, sin embargo, en uno o dos días puedes comenzar a ver los resultados y en una semana todos notarán que te ves diferente, pero que te ves superbién. Puedes hacer una cita en Busquets Plastic Surgery. Capitolio Plaza, Suite 501 #100, Calle del Muelle en  San Juan o llamar al 787-289-2222.