Placeholder

Por Táyna Rivera Llavona

Lo mejor de ti con Táyna

La necesidad que todos tenemos

04/16/2018
Conocernos a nosotros mismos nos ayuda a entender cuáles son nuestras verdaderas necesidades

Conocernos a nosotros mismos nos ayuda a entender cuáles son nuestras verdaderas necesidades y no nos mareamos con necesidades aprendidas que realmente no nos hacen falta para ser felices.

¿Cuántas veces no hemos querido algo que en realidad no nos hace falta? Pasa a menudo que entendemos necesitar cosas o situaciones que realmente no aportan a nuestro bienestar. Uno de los aspectos que más trae satisfacción y nos acerca al estado de libertad y felicidad es precisamente satisfacer nuestras necesidades. Cuando somos niños se nos enseña que necesitamos ropa para cubrirnos, agua, comida, techo y vivir en comunidad, entre otras, como trabajar.

Ahora, ¿cuánto nos conocemos como para reconocer nuestras necesidades específicas? Ya alejándonos de las básicas como comer y dormir, qué realmente son los componentes de cada cuál para cubrir lo que se necesita. Con el paso de los años y la experiencia trabajando con gente, me queda claro que hay dos necesidades que todos tenemos: Ser felices y amar

Las más reales, las compartimos, lo que sugiere que somos mucho más parecidos de lo que creemos, tenemos aspectos que nos hacen iguales. Así que cuando nos vayamos a relacionar con otra persona, ¿qué tal si comenzamos desde ese punto en común que tenemos? ¡Todos queremos ser felices! ¡Todos queremos amar y sentirnos amados! Lo demás se va definiendo momento a momento. La ventaja de conocer esas dos necesidades como principales es que permite que depuremos o limpiemos los aspectos tóxicos de nuestra personalidad más fácilmente porque estamos basando nuestras acciones desde esas dos necesidades para uno y para los demás. 

Para esto, hay que conocernos. Hacer una lista de diez puntos y revisarlos a menudo nos ayuda en el proceso. Algo que he visto común en este ejercicio es que pocos recuerdan la necesidad del amor.  Estar tranquilos durante el día, dejar las preocupaciones, sentir paz, soltar la ansiedad, tener lo necesario y no demás o de menos, dar y recibir. ¿Qué hay en tu lista? Si bien todos queremos gozar de las bondades del universo, espirituales, materiales y físicas vale la pena ir a lo particular cuando se trata de formar nuestra filosofía y práctica de vida según esas necesidades. Dice Gandhi que los siguientes son peligros a la virtud humana.

* Riqueza sin trabajo

* Placer sin conciencia

* Conocimiento sin carácter

* Negocios sin ética

* Ciencia sin humanidad

* Religión sin sacrificio

* Política sin principios

La lista  que creamos a medida que el tiempo pasa, es bueno revisarla otra vez. Lo que no podemos detener es la evolución y con eso el cambio. Así que antes de tomar decisiones cuidemos de no basarlas en únicamente lo que vemos alrededor, lo que nos dice la gente (que a veces nos intentan detener por no querer hacer el trabajo ellos), lo que otros creen mejor para nosotros,  mejor vamos a basarlas desde nuestro profundo interior y desde qué realmente necesitamos y nos hace verdaderamente feliz. ¡Adelante voy a ti!

Sugerencias:

1. Busca información sobre el tema de las necesidades espirituales, materiales y físicas, ya que somos las tres.

2. Prepara con tu familia, pareja o amistad la lista de 10 necesidades.

3. Revísalas varias veces y haz cambios si es necesario.

4. No juzgues ninguna necesidad, solo obsérvalas.

5. Confía en el proceso.

6. Luego de reconocerlas trabaja hacia obtenerlas desde tu interior.

7. Comparte el proceso con los tuyos si les va a ayudar.

8. Busca la sencillez en el camino.

9. Para ser feliz da #lomejordeti

Tags

diez puntosvirtudesnecesidadesnecesidad