Advierten sobre alza en el consumo de alcohol "extremo"

Por Agencia EFE 05/17/2017 |05:21 p.m.
Los investigadores destacaron la necesidad de que los hallazgos del reporte sirvan para ayudar a identificar programas de intervención que sirvan para prevenir las consecuencias del abuso en el consumo de alcohol. (Archivo)  
Investigadores enfatizan los peligros de la borrachera.

Atlanta - Casi 32 millones de adultos en Estados Unidos han consumido al menos en una ocasión más del doble de la ingesta de bebidas alcohólicas a partir de la cual se considera borrachera, según una encuesta llevada a cabo en 2013 por el Instituto de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIAAA).

El informe, publicado hoy en el American Journal of Preventive Medicine, resalta los riesgos asociados a un alto consumo de alcohol entre estos millones de personas que representan el 13% de las personas mayores de 18 años.

"Un gran número de personas en Estados Unidos bebe en niveles muy altos y enfatiza los peligros asociados con tal consumo de alcohol 'extremo'", declaró George F. Koob, director del NIAAA tras dar a conocer el reporte.

La encuesta encontró que de casi 90,000 personas que mueren por consumo de alcohol cada año, más de la mitad (50,000), mueren a causa de lesiones y sobredosis asociados a un alto nivel de alcohol en la sangre.

Los expertos definen "borrachera" cuando se consumen cuatro a más bebidas alcohólicas en las mujeres, cinco en los hombres y el nivel de alcohol en la sangre supera el 0.08%.

El reporte, no obstante, encontró que muchas personas consumen más de las cuatro o cinco bebidas alcohólicas establecidas como de consumo excesivo.

La investigación estableció tres niveles de consumo excesivo entre las mujeres: el primero cuando consumen entre cuatro y siete bebidas, el segundo entre ocho y once y el tercero con más de 12.

Entre 2012-2013, el 39 % de las mujeres reportaron un consumo de alcohol al menos una vez en el año anterior del primer nivel, un 5 % el segundo nivel y al menos el 3 % del nivel 3.

Un estudio previo de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) encontró que las mujeres hispanas y blancas no hispanas son más propensas a tomar en exceso o tener "borracheras" cuando toman.

En el caso de los hombres, el primer nivel de consumo excesivo de alcohol es entre cinco y nueve bebidas, el segundo de diez a catorce, y más de 15 en el tercero.

El 39% de los hombres adultos reportaron un consumo de alcohol del primer nivel en el año anterior, un 11% del segundo nivel y el 7% del tercer nivel.

Asimismo, los investigadores encontraron que entre los períodos de 2001-2002 y 2012-2013 hubo un aumento en el consumo entre ambos periodos, lo cual sugiere que más adultos están consumiendo alcohol de esta forma.

El reporte encontró además que el consumo excesivo de alcohol o borracheras era "particularmente" común en aquellas personas que consumían alcohol en conjunto con otras drogas, lo cual puede aumentar el riesgo de sufrir una sobredosis y morir.

El consumo excesivo de alcohol supuso un coste de 249,000 millones en 2010, según los últimos datos de los CDC. La mayoría de estos costos se debieron a una menor productividad laboral, con 179,000 millones; el costo del cuidado de salud, con 28,000 millones; delincuencia con 25,000 millones, y accidentes de tránsito, con 13,000 millones de dólares.

Los investigadores destacaron la necesidad de que los hallazgos del reporte sirvan para ayudar a identificar programas de intervención que sirvan para prevenir las consecuencias del abuso en el consumo de alcohol.

Para Rosendo Rodríguez, de la organización CETPA que ofrece terapia a personas con problemas de adicción en Atlanta (Georgia), es importante que tanto la persona afectada como la familia estén atentos a las señales de alerta y busquen ayuda lo antes posible.

"La familia debe buscar ayuda una vez que se reconoce que existe un problema. Una vez que los detiene la policía por ir ebrios, se empieza a faltar al trabajo o se dan problemas legales, es hora de actuar", declaró a Efe el experto.

Pese a que el presente reporte no incluye información sobre el origen étnico, según una encuesta de NIAAA divulgada en 2014, el 70.3% de los blancos dijeron haber tomado al menos una bebida alcohólica en el pasado año en comparación con un 54.5% de los hispanos.

No obstante, el 42.4% de los latinos indicó haber tomado tres bebidas o más en el mismo año, en comparación con un 31.6% de los blancos no hispanos.

"Hay una parte cultural que está muy arraigada dentro de los latinos y que ve el consumo del alcohol como una forma de socializar y eso hace que se dificulte cuándo reconocer que se tiene un problema", señaló Rodríguez.

Las autoridades sanitarias recomiendan buscar ayuda a través de la línea gratuita (1-800-662-HELP) del programa National Drug and Alcohol Treatment Referral Routing Service.

Los investigadores analizaron datos de la Encuesta Nacional Epidemiológica sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas (NESARC) entre 2001-2002 y 2012-2013 que incluye información sobre 42,748 y 36,083 adultos estadounidenses respectivamente.

Regresa a la portada