Carbón activado y pega blanca, una mezcla peligrosa

Por Liz Sandra Santiago 03/20/2017 |00:05 a.m.
El dermatólogo Luis Ortiz Espinosa señala que los beneficios que puede tener el carbón activado en la superficie de la piel se pueden ver empañados por los daños que la pega puede causar. (Archivo)  
La popular combinación puede traerte más problemas en la piel que beneficios.

En las últimas semanas, las redes sociales se han inundado con demostraciones de cómo hacer en casa una mascarilla "peel off" a base de carbón. Tal vez esta práctica no sería tan llamativa y peligrosa si el otro ingrediente importante en esta mezcla fuera pega blanca, de esa que se utiliza para proyectos escolares.

Los usuarios de esta combinación de ingredientes aseguran que sirve para limpiar los poros de manera dramática y de un solo tirón. Pero, ¿cuán perjudicial puede ser el uso de pega en la piel?

El dermatólogo Luis Ortiz Espinosa señala que los beneficios que puede tener el carbón activado en la superficie de la piel se pueden ver empañados por los daños que la pega puede causar.


“La pega no es algo que se hizo para ponerla en la piel y mucho menos en la cara. Es un material tóxico. Aunque hay algunas que dicen que no son tóxicas, siempre va a tener la capacidad de irritar al contacto y más en este tipo de mascarillas que la gente las deja por mucho tiempo, lo que propicia que haya mayor absorción de algunos de los componentes de la pega”, asegura el también director médico de NovaDerm.

El carbón activado es similar al carbón regular, la diferencia entre ambos está en la manera en la que se procesa. El primero se logra calentando el carbón común en la presencia de un gas que crea poros en la parte interior del mineral y estos son los que ayudan a atrapar sustancias químicas, según indica Medlineplus.com, la página de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Esta propiedad ha hecho que el carbón activado se haya convertido en un ingrediente popular en muchos productos de belleza que aprovechan su eficacia para limpiar los poros a profundidad, extrayendo suciedad y la grasa del poro. Por eso, en los últimos años, se ha convertido en un ingrediente clave en fórmulas limpiadoras y mascarillas.

Sin embargo, el dermatólogo explica que se trata de beneficios superficiales, porque el carbón es un material que absorbe pero no penetra lo suficiente como para lograr cambios significativos por dentro en la piel.

“El carbón se usa para absorber tóxicos y veneno porque a esa partícula se le añaden algo para que aumente la capacidad de la absorción. Si lo pones en la piel, la lógica diría que si hay partículas que pueda absorberla se van a pegar y van a salir. Por eso se usa para limpiar la salida de los poros donde se acumulan los tóxicos del ambiente y los tapones que forman los folículos, pero es un acto mecánico, algo superficial”, menciona Ortiz Espinosa.

El dermatólogo advierte a quienes lo usen que, ya sea el carbón oxidado solo o mezclado con otros componentes como la pega, podría empeorar condiciones de la piel como dermatitis, infecciones, la piel muy reseca y dermatitis seboréica, entre otras. Por eso, recomienda buscar orientación médica en casos de que notes cambios o experimentes algún problema en tu piel.

¿Beneficioso?

Aunque la última moda es usar el carbón activado en tratamientos faciales, se trata de un compuesto que se utiliza desde hace mucho tiempo como remedio a diferentes condiciones.

No obstante, el Natural Medicines Comprehensive Database –que clasifica la eficacia de los productos basándose en evidencia científica– señala que el carbón activado es eficaz atrapando sustancias químicas para detener algunos tipos de intoxicaciones cuando se utiliza como parte del tratamiento estándar.

Por otro lado, no existe suficiente evidencia médica que pruebe que el carbón activado es efectivo para la reducción de los niveles de colesterol, la disminución de gas o flatulencia, el tratamiento de la reducción del flujo de la bilis (colestasis) durante el embarazo y la prevención de resaca.

(Fuente Medlineplus.com)

¿Para blanquear los dientes?

Como muchas cosas que se vuelven virales en Internet, hace un tiempo comenzó a publicarse en blogs y vídeos un nuevo método para blanquear los dientes en casa: carbón activado.

El mismo carbón que se utiliza en la extracción de metales y en la purificación del agua, es promovido no solo para blanquear la dentadura, sino que también para equilibrar el pH de la boca y eliminar caries. Sin embargo, los expertos aseguran que no existe evidencia científica que corrobore ese efecto y que, incluso, su uso es prejudicial para la salud dental.

Alberto Fuentes, implantólogo y odontólogo de la Clínica Implanet, asegura que el blanqueamiento a base de carbón activado desgasta el esmalte dental, lo cual genera un daño permanente debido a que este no se vuelve a regenerar.

Según detalla el implantólogo, este carbón "se usa en filtros de agua y hospitales. En casos de envenenamiento, este se usa para absorber el veneno, y en el caso del agua, para absorber las sustancias no deseadas", explica. Sin embargo, el experto insiste en que no debe usarse para blanquear los dientes, ya que el producto "blanquea por el método de desgaste".

(Fuente: El Universal, GDA)

Regresa a la portada